[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

La AIE rebaja su previsión de demanda de crudo


Los expertos de la agencia creen ahora que el requerimiento global será este año de unos 99.4 millones de barriles diarios.

foto-articulo-Finanzas

La Agencia Internacional de la Energía (AIE), en línea con lo que hizo la OPEP, revisó a la baja de forma significativa sus previsiones sobre la demanda mundial de crudo para este año y, aunque existe una importante incertidumbre sobre el petróleo ruso, en principio no espera graves problemas de escasez.

En su informe mensual sobre el mercado petrolero publicado la semana pasada, la AIE indica que los confinamientos decretados en China ante la aparición de brotes de COVID explican buena parte de esa revisión –que se concentra sobre todo en el segundo trimestre– con respecto a lo que había calculado en marzo.

De acuerdo con las nuevas prospectivas, China absorbió 730 mil barriles diarios menos de lo anticipado en marzo, cifra que será 925 mil en abril y 690 mil barriles en mayo.

Además, los datos del primer trimestre muestran que el consumo también estuvo por debajo de lo que se daba por descontado, en particular en Estados Unidos.

Rebajan sus expectativas
Al añadir todos esos elementos, los expertos de la agencia creen ahora que la demanda global será este año de unos 99.4 millones de barriles diarios, es decir 1.9 millones más que en 2021, pero 260 mil menos que lo que habían augurado hace un mes.
La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) había recortado, en su estudio mensual divulgado el martes, en 410 mil barriles diarios su estimación previa, y dejó su proyección para el conjunto de 2021 en 100.5 millones de barriles diarios, lo que supondría 3.67 millones más que el ejercicio pasado.

Por el lado de la oferta, la AIE –que reúne a la mayor parte de los países desarrollados miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE)– pone el acento en que la producción y las exportaciones de petróleo ruso continúan disminuyendo, en el contexto de la guerra en Ucrania y de las sanciones que le han impuesto o que planean los occidentales.

Según sus cálculos, esa producción a comienzos de abril ya ha bajado en unos 700 mil barriles diarios y esa tendencia va a agudizarse para llegar a una media de 1.5 millones en abril y a cerca de 3 millones en mayo.

Es verdad que algunos compradores, sobre todo en Asia, están aprovechando la situación para captar crudo ruso con descuentos significativos.

Pero subraya que no hay signos de que se estén incrementando las cantidades importadas por China, donde el COVID ha reducido la actividad de sus refinerías y la demanda de petróleo.

Críticas a la OPEP
La agencia critica de forma mesurada, como lo viene haciendo desde hace semanas, el análisis del mercado que ha hecho la OPEP con sus socios (y el primero de ellos Rusia) sobre el hecho de que no hay escasez de aprovisionamiento.

Así califica de “modesto” el aumento de producción anunciado por la alianza OPEP+ para el mes de mayo, tras recordar que en marzo la subida fue de solo 40 mil barriles diarios, “lejos por debajo” de los 400 mil que se habían planeado y 1.5 millones inferior al que era su objetivo.

En cualquier caso, se espera que de marzo a diciembre salgan al mercado 3.9 millones de barriles diarios más, excluyendo Rusia, de los cuales 1.9 millones tendrían que salir de la OPEP+. En Arabia Saudí, la subida proyectada es de 780 mil barriles diarios.
Fuera del cartel petrolero, la principal aportación debería llegar de Estados Unidos, cuya producción aumentará este año en 1.27 millones de barriles diarios.

Otro elemento para atajar las tensiones a corto plazo ha sido la decisión de la AIE el pasado 1 de abril de sacar al mercado otros 120 millones de barriles de sus reservas estratégicas, después de una medida similar un mes antes por la mitad de esa cantidad.
Una decisión que para los autores del informe está en el origen de la caída de los precios del barril de petróleo en unos US$10 y “proporciona un amortiguador crucial para los mercados y un alivio muy necesario para los países consumidores”.

A su juicio, eso “debería impedir que se produzca un fuerte déficit” de suministro, aunque al mismo tiempo reconocen una “gran incertidumbre”, teniendo en cuenta entre otras cosas que las reservas industriales de la OCDE siguieron reduciéndose en febrero por decimocuarto mes consecutivo y estaban ya entonces 320 millones de barriles por debajo de la media de los últimos cinco años.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Cristian Velix/elPeriódico
Sala confirma a Erika Aifán en el caso de Juan Francisco Sandoval
noticia Luis Javier Medina Chapas
Después del bicentenario
noticia Cindy Espina / elPeriódico
Un conflicto territorial que ha durado 150 años


Más en esta sección

La Unesco inscribe la sopa «borsch» ucraniana en la lista de patrimonio en peligro

otras-noticias

Ricardo Arjona confirma su presentación en Guatemala

otras-noticias

Universidad Da Vinci abre clínica de rehabilitación física gratuita para público en general 

otras-noticias

Publicidad