[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

“Desde hace 13 años está claro lo que hay que hacer, pero no se hace nada”


Roberto Castañeda Solares, presidente de Planesa y el director de la firma, Roberto Castañeda Andrade.

foto-articulo-Finanzas

Planesa, es una compañía que se dedica a la producción y exportación de vegetales y frutas a Estados Unidos y otros mercados. Sus representantes, Roberto Castañeda Solares (RCS) presidente de la compañía y Roberto Castañeda Andrade (RCA), director, comentan los retos de competitividad y las oportunidades para Guatemala.

¿Cómo está el proceso para exportar hacia México?

– RCS: Vemos una gran oportunidad en el sur de México, como un mercado natural para Guatemala, mientras que se trata de abrir mercados en Asia, Europa y en otros lugares, hay que ver el potencial del sur de México por la gran población que tiene. Nosotros producimos desde hace 16 años en el norte de México, desde donde estamos cerca de EE. UU. y Canadá porque están a 14 horas de la frontera. Los problemas de  competitividad de Guatemala se reflejan en el desbalance comercial con EE. UU., México, Taiwán y con todos los países con los que se tienen acuerdos comerciales. Se solicitó desde el 2000 que se revisara el tratado que se firmó con México porque hay varios problemas, entre ellos, los fitosanitarios. 

¿Cuáles son las dificultades que existen?

– RCA: Es un problema fitosanitario porque no en todas las fronteras con México pueden entrar todos los productos de Guatemala. En el aeropuerto de Cancún pueden entrar algunos productos, en el de Ciudad de México otros y en las fronteras terrestres otros, y se convierte en problema complicado de logística porque no podemos enviar un camión con distintos productos a cada una de las fronteras. 

– RCS: Hace falta voluntad política. Cuando vino la vicepresidenta Kamala Harris dijo que debe haber más comercio entre Centroamérica y México, creo que es una forma para generar empleos y que las personas no migren a EE. UU. Luego vino la secretaria de Economía de México, Tatiana Clouthier con quien se debe negociar el acuerdo, y ya se le entregó al Ministerio de Economía de Guatemala un documento para empezar a arreglar lo que no está bien en el tratado. En este momento, hay una oportunidad tomando en cuenta el tema de la migración, ya que puede ayudar a entender que si se logra desarrollar el mercado del sur de México hay posibilidades de que la gente se quede en Guatemala. 


El empresario Roberto Castañeda Solares enfatiza en la atención que se debe poner para mejorar el clima de negocios en el país.

¿Qué otras dificultades enfrentan las exportaciones?

– RCS: No hay una política de exportaciones guatemaltecas. Los empresarios debemos tener un acuerdo de qué va a beneficiar al país para generar empleo y no solo a un sector. Puede ser turismo, comercio, productos no tradicionales, etcétera. La Agexport hizo un estudio de los países que compiten con Guatemala (México, Perú, Ecuador, Chile, Colombia y Honduras) y ellos tienen una política de país para el fomento a las exportaciones que incluye una gran cantidad de instrumentos financieros, transferencia tecnológica, infraestructura, electricidad y otros temas para que el país salga adelante. Esto, Guatemala no lo ha hecho. Hace 13 años se planteó ser un país exportador y se analizaron las dificultades que habían como el costo de electricidad, que se requería que estuviera en US$0.09 el kilovatio y ahora llegamos a US$0.24 con el último incremento que se dio. Están buscando desarrollar el departamento de San Marcos, pero no se puede instalar una empresa allí si se tiene un recorrido de 10 horas con carreteras destruidas, no se puede llegar al puerto ni al aeropuerto; y además el problema de la inseguridad que existe, allí no van a querer que lleguemos a sembrar vegetales porque siembran otras cosas; no hay electricidad y así no se pueden hacer cuartos fríos para los productos y hay un deficiente servicio de  comunicaciones. Se requiere que el gobierno haga la infraestructura de la que tanto se ha hablado durante décadas y que ponga las condiciones necesarias para poder invertir.

¿De qué manera se puede ir solucionando la problemática?

– RCS: Hay muchas maneras de hacerlo. Fundesa y Agexport presentaron un documento con varias propuestas para riego, túneles, vivienda digna para los trabajadores temporales, es decir, que no necesariamente vayamos a desarrollar un proyecto en San Marcos o en Huehuetenango con los problemas que mencioné. La idea es que las personas puedan llegar por temporadas a donde están los cultivos que generan mucho empleo durante todo el año, como los productos no tradicionales, y que tengan un empleo con salario mínimo durante la temporada que ellos no tienen trabajo en sus lugares de origen. Esa sería una solución en lugar de ir a desarrollar lugares donde no hay condiciones y el costo de generar empleo es millonario comparado con lugares donde hay infraestructura. Actualmente se necesitan trabajadores, nosotros hemos tenido dificultades para contratar personal, lo que no había sucedido antes y es que quizá muchas de esas personas se fueron del país. 

Considero que la agricultura no tradicional (frutas, verduras) es lo que se necesita y con el COVID-19 se evidenció su importancia porque siempre hay demanda de la comida. Es un sector que genera empleo todo el año, y no requiere de extensiones grandes sino que son áreas medianas y participan cooperativas y productores pequeños que producen todo el año y generan empleo constante. Desde hace 13 años estaba claro lo que había que hacer y cambian ministros, presidentes y el tema sigue igual. 

¿Cómo les afecta que no contemos con la ley para la Protección de Obtenciones Vegetales?

– RCS: La ley de UVOP debió pasar hace años en el Congreso pero se satanizó y no se logró. He tratado de explicarles a muchos la importancia que tiene la genética en la agricultura, ningún genetista va a poner recursos para desarrollar una variedad si va a ser robada. Eso nos limita para poder estar a la vanguardia en los supermercados de EE. UU. En nuestro caso, nosotros tenemos años de estar trabajando con genetistas pero no es algo fácil. La mora, fue un cultivo de éxito durante cuatro décadas y cuatro generaciones que se dedicaron, pero por los cambios en la genética las variedades que tenían más de 2 mil productores pasaron de moda en el mercado. ¿Cuánto cuesta hacer un nuevo cultivo? ya teníamos un negocio exitoso de cuatro décadas y lo perdimos. Se puede generar empleo si se aprueba la ley UVOP, pero seguimos en un impasse

Adicional a estos problemas internos, ahora hay dificultades logísticas a nivel  internacional. ¿Cómo lo están enfrentando?

– RCA: Se ha vuelto muy complicado. Guatemala tiene muchas menos frecuencias aéreas de las que tenía hace 10 años. De los cuatro cargueros que se tenían ya solo hay tres y que traen vuelos compartidos con Honduras y Costa Rica lo que hace que la capacidad de levante para Guatemala dependa de la que nos dejan los otros países. Hay mucho producto perecedero que requiere salir todos los días para llegar a los diferentes mercados. Es algo que nos afecta no solo para abastecer a EE. UU. sino también con las conexiones que se tienen para diferentes partes del mundo porque con un aeropuerto tan pequeño y pocas opciones necesitamos llegar a un aeropuerto en EE. UU. para poder salir, además con la pandemia las condiciones se complicaron más porque no se tiene mucha carga de bajada y los aviones han optado por irse a otros países. 

En el tema marítimo, para Guatemala ha sido muy fuerte el impacto porque ya llevamos cinco años de incrementos en las tarifas marítimas que se pueden comparar con las que paga Perú y otros países de Sudamérica, a pesar de que son viajes mucho más cortos. Esto se debe a que las navieras ven los problemas de infraestructura de puertos en el país, la seguridad, las carreteras, los paros que se han dado, un sistema de rayos X que es deficiente y todo esos costos los trasladan a nosotros. 

¿Cómo se puede mejorar esta infraestructura en un corto plazo?

– RCS: No se ve nada claro. El presidente (Alejandro Giammattei) hablaba antes de llegar al cargo que se tenían que abrir mercados y poner buenos embajadores pero no se hace nada. México tiene 14 Tratados de Libre Comercio (TLC) con 50 países, nosotros tenemos seis TLC, unos acuerdos de alcance parcial y otras negociaciones que no se concluyeron con Canadá y Corea. Falta voluntad para apoyar las exportaciones para llegar a EE. UU., Europa y Asia que son grandes mercados y que podamos llevar bastante cantidad de productos y así generar empleo. También pasa que las exportaciones parecen que ya no son un tema en el que se enfoca el país y no se sabe si es la minería, hidroeléctricas, o comercio… Se dan varios esfuerzos aislados, pero lo que se necesita es una visión de país, hay una ley de Competencia que está detenida en el Congreso porque a alguien no le interesa y así hay muchas situaciones en las que por defender nuestra parcela nos olvidamos del país y por eso venimos de retroceso. 

¿Qué productos tienen potencial para exportar?

– RCS: Hay una gran cantidad de productos que se pueden exportar. Con los arándanos llevamos 14 años de estar negociando el acceso a EE. UU. mientras que Colombia en dos años lo logró. Se necesita también el apoyo de EE.UU. porque la única entrada que tenemos ahora es vía Miami y el problema es que los productores de Florida no quieren que entremos por allí para que no compitamos con ellos, entonces hay un doble discurso al no querer la migración pero tampoco dejan que exportemos nuestros productos. Hay oportunidades pero nadie está haciendo algo. Se necesita liderazgo como cuando el sector agrícola creció bastante, principalmente en no tradicionales y con la arveja china se llegó a ser en el mundo el producto más importante de exportación hacia EE. UU. 

Las divisas por remesas familiares ya superan a las exportaciones

– RCS: Eso quiere decir que estamos en una economía ficticia. Es mentira que la economía este año crecerá cinco o seis por ciento, eso es solo consumo. Lo que genera empleo es un buen negocio, son los trabajos de calidad, constantes y en el área rural. Las remesas es dinero que se va a consumo, pero sin generar empleo y vemos al Corredor Seco en las condiciones que está con la desnutrición, pero hablan de que la macroeconomía está bien y en el fondo no es cierto vemos que las personas migran, decir que estamos bien es una frase para que no veamos la situación tan fea, son palabras si no hay competitividad.

Moneda

Castañeda Solares considera que el Banco de Guatemala (Banguat) no debe estar interviniendo en el mercado cambiario. “Honduras, México, Chile y Nicaragua devaluaron la moneda para apoyar las exportaciones y en Guatemala se apreció la moneda y lo que sucedió fue que aumentó el contrabando. Mantenemos un tipo de cambio que no es real” que afecta a exportadores y a las remesas.

“Alguien tiene que dar un estartazo y decir, ya es suficiente, el país tiene que salir y lógicamente deben ser los políticos, pero ahorita estamos paralizados esperando nuevas elecciones y que a saber cómo nos va a ir”.

— Roberto Castañeda Solares,
Planesa.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia EFE
EE.UU. no invita a Venezuela ni Nicaragua a la Cumbre
noticia AFP
Un muerto y más de una decena de heridos atropellados por un auto en centro de Berlín
noticia AFP
«Dr. Strange», un líder con tropiezos en la taquilla


Más en esta sección

El covid-19, su situación actual y nuevas perspectivas para enfrentarlo

otras-noticias

Nicaragua simulará escenario de tormenta Bonnie en ejercicio de desastre

otras-noticias

Costa Rica lanza programa de incubación turística para pueblos indígenas

otras-noticias

Publicidad