[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Empresa

Unidad de Cardiología del Hospital El Pilar, realiza con éxito primera Rotablación Coronaria


foto-articulo-Empresa

Equipo médico de la Unidad de Cardiología del Hospital El Pilar, que practicó con éxito la primera Rotablación Coronaria.

La Rotablación Coronaria (o aterectomía rotacional) es un procedimiento mínimamente invasivo de intervencionismo cardíaco en el que se utiliza un dispositivo llamado Rotablator (Boston Scientific). Este es un pequeño barreno con fragmentos de diamante adheridos que giran a una velocidad de 160 mil revoluciones por minuto, lo que permite la pulverización de la obstrucción coronaria sin dañar la estructura de la arteria.

Esta técnica, es una herramienta importante en la cardiología intervencionista para el tratamiento de lesiones coronarias complejas.  Recientemente, fue realizada por primera vez en Guatemala por los cardiólogos intervencionistas Dr. Edgar Illescas, Dr. Marco Rodas, Dr. Allan Rivera y Dr. Héctor Mora, en el Hospital El Pilar.

“Este es un procedimiento complejo, en este caso se había intervenido de forma convencional previamente a nuestra paciente, sin lograr la apertura y restauración de la circulación coronaria, por eso se utilizó esta técnica de angioplastia compleja por catéter”, comenta el Dr. Edgar Illescas, cardiólogo intervencionista.

“Para asegurar el éxito del procedimiento es indispensable el uso de un ultrasonido intracoronario conocido como IVUS, para hacer las mediciones exactas del tamaño de la arteria obstruida, y así decidir las medidas precisas de los stents a implantar”, asegura el Dr. Marco Rodas, cardiólogo intervencionista.

El procedimiento se hizo accediendo al corazón desde una arteria que pasa por la mano (arteria radial), con catéteres de 2 mm de diámetro. La paciente egresó del hospital al día siguiente.

Los candidatos

Los pacientes con posibilidad para ser intervenidos con esta técnica son aquellos que padezcan estrechez severa de las arterias coronarias no dilatables de forma convencional, debido a que dicha estrechez es dura y rica en calcio. Usualmente, son personas mayores con presencia de otras afecciones como diabetes, tabaquismo, hipertensión arterial, obesidad, alteraciones del colesterol, entre otros.

Los síntomas generalmente de la enfermedad coronaria estrecha son angina o dolor de pecho debido al esfuerzo físico o falta de aire. El dolor de pecho, suele irradiar al brazo izquierdo, cuello o mandíbula. Si tiene estos síntomas debe consultar al cardiólogo a la brevedad.

“En Hospital El Pilar se están haciendo procedimientos cada vez más complejos de intervencionismo cardiaco mínimamente invasivo.  El hospital está avanzando en cuanto al tratamiento de afecciones de corazón para ofrecer mayores soluciones, vamos hacia adelante y estamos frente a un horizonte de terapias novedosas que se quieren implementar en beneficio de nuestros pacientes”, concluye el Dr. Allan Rivera, cardiólogo intervencionista.

VENTAJAS DE LA INTERVENCIÓN

•          Procedimiento mínimamente invasivo

•          Estancia más corta en el hospital 

•          Disminución del número de intervenciones

•          Reduce el riesgo para el paciente

Estuardo Artiga
Periodista especializado en el área comercial. Trabaja en advertorials y publireportajes para la sección de Suplementos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia afp
Inter de Milán aún sueña con el título
noticia Redacción/elPeriódico
PMT reporta baja carga vehicular en calles de la ciudad capital
noticia AFP
Primera imagen del agujero negro supermasivo en el corazón de la Vía Láctea


Más en esta sección

Vivir en un país violento

otras-noticias

La Contraloría y sus 453 “asesores”, en cuenta unas alhajas

otras-noticias

Diputado denuncia el hallazgo de 400 osamentas en una construcción en Guatemala

otras-noticias

Publicidad