[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Economía

360 grados a vuelo de pájaro


Jose Rubén Zamora

foto-articulo-Economía

Otros 4.4 millones de personas presentaron en los últimos ocho días, sus expedientes reclamando los beneficios de seguro de desempleo en EE. UU., alcanzando los desempleados en esta difícil situación la cifra de 26 millones de personas en las últimas cinco semanas.
Este reporte del Departamento de Trabajo intensifica el debate sobre cuándo levantar las restricciones que han ayudado en el combate a la diseminación y propagación del virus, pero ha paralizado y asfixiado la economía. El dolor de perder trabajos productivos se extiende en Estados Unidos.

Se deshace negocio: la firma de inversión que acordó comprar la conocida empresa de lencería Victoria’s Secret se hizo para atrás. Este es un ejemplo ilustrativo de un grupo inversionista, que intenta revertir un negocio de gran dimensión debido a la pandemia. Sycamore Partners ha pedido a la Corte de Delaware, que le permita dejar atrás el negocio y seguir adelante. Las razones: el vendedor, L Brands, se deshizo de la mayoría de sus empleados sin compensaciones, redujo drásticamente los salarios de los Ejecutivos que se quedaron, y no pagó las rentas del mes de abril en su cadena de tiendas al detalle. Argumentan también que “el cambio ordinario” de dirección del negocio, debería haber estado plasmado en el acuerdo de adquisición de Victoria’s Secret.

El presidente de Sycamore Stefan Kaluzny manifestó que, a pesar que la pandemia, es una tragedia y una emergencia de salud, no existe excusa para el cambio radical de desempeño de las obligaciones de L Brands.

El valor de las acciones de L Brands ha caído 20%.

¿Está el presidente Trump privilegiando la política sobre la ciencia?: Estas son las palabras de Rick Bright, el doctor que ha estado al frente de los esfuerzos federales para desarrollar una vacuna contra el coronavirus. Esta semana fue removido de su posición por su resistencia a los esfuerzos de Mr. Trump de destinar recursos a la hidroxicloroquina, medicina que se utiliza para combatir la malaria y sin mayor experimentación científica, que ha sido impulsada, por algunos funcionarios de salud como viable para combatir el coronavirus.
Según Bright, fue transferido a otra Institución del sistema de salud en EE. UU., como respuesta a su insistencia en invertir en el desarrollo de soluciones científicas y no en drogas, vacunas y otras tecnologías que carecen de mérito científico.

US$8 trillones a escala global de estímulos fiscales han sido insuficientes para contener las implicaciones sanitarias y económicas de la pandemia.

Mientras el petróleo alcanzó su estabilización a -US$100 el barril, la turbulencia se extiende a otros mercados. Tyson y Smithfield se han visto forzados a cerrar plantas de procesamiento de carne de cerdo. La carne procesada de cerdo y sus derivados, como el caso del tocino, se han ido a la nubes. Sin embargo, los finqueros de diferentes tamaños, que se dedican a la crianza y engorde de cerdos, con el cierre de las plantas de procesamiento, se han quedado sin sus clientes grandes y los precios de venta de sus cerdos han caído significativamente.

Mientras la atención mundial se ha enfocado en la pandemia del coronavirus, el régimen comunista chino aprovechó el momento de distracción en el orbe, para arrestar a los más prominentes demócratas en Hong Kong. Los inescrupulosos autócratas chinos aprovecharon una oportunidad sin precedentes, para aplastar la oposición democrática, mientras el mundo ve para otro lado.

En la medida que la economía cayó en picada, los gobiernos están confeccionando cheques para familias, empresas vulnerables y los crecientes desempleados. Los ingresos fiscales en todos los países han colapsado. En el caso de Guatemala, la carga fiscal en 2020 será, en el mejor escenario de 4% del PIB. En los países ricos, el FMI dice que la deuda de los gobiernos pasará de representar el 105% de su PIB colectivo, al 122%. La pandemia dejará a los países ricos profundamente endeudados y forzados a seguir muy duras opciones económicas y financieras, y tendrá que encontrar cómo conciliar y armonizar estímulos con restricciones.

Los grandes fabricantes de vehículos deben moverse rápido: después de los decepcionantes 2018 y 2019, los pronósticos para 2020 anticipaban escenarios de ventas optimistas. Sin embargo, el punto de quiebre, efectivamente tendrá lugar, pero en la dirección contraria: las ventas se contraerán en más de un 20%, en medio de un contexto de plantas de producción paralizadas, cadenas de suministros de partes, experimentando multiplicidad insospechada de problemas y un mercado más que retraído, inhibido. La estrategia del sector es la sobrevivencia. En un escenario de “cero” ventas, los meses de liquidez de los grandes fabricantes de vehículos, según estimaciones de Bloomberg, serían los siguientes:
BMW y Daimler 12 meses, Volkswagen ocho meses, PSA siete meses, General Motors siete meses, Renault seis meses, Ford cinco meses y Fiat Chrysler un trimestre; en tanto su capacidad de endeudamiento es en exceso limitada con la banca privada y más bien varios de los grandes fabricantes deben amortizar préstamos billonarios a los grandes bancos americanos y europeos.
Los grandes fabricantes de momento han tomado dos cursos de acción: cancelar programas de dividendos y “rogar” a los gobiernos por asistencia financiera, que parecen ser sus únicas salidas, además de potenciales fusiones y adquisiciones.

La administración Trump está considerando aprobar un préstamo de emergencia de US$10 billones para el Servicio Postal de Estados Unidos.

El Congreso Norteamericano aprobó el cuarto paquete en dos meses, con que los policy makers —hacedores de políticas— han respondido a la pandemia: US$484 billones para pequeños negocios, hospitales y programas de “testeo”.

Generalmente, una catástrofe nacional, se traduce en unidad nacional, una visión común y sacrificios compartidos. Esta vez no está sucediendo de esta manera en ningún país o región del mundo y, más bien, ha sido motivo de polarización y radicalización social y política. Por ejemplo, en Estados Unidos, Georgia y Tennessee están empujando por reabrir la economía, mientras Michigan, Virginia y Nueva York han optado por mantener estrictas medidas restrictivas.

El desempleo ha pasado de alrededor del 4% hasta alcanzar cerca del 20%; en tanto el sistema alimenticio en Estados Unidos de Norteamérica progresivamente se está paralizando, y afecta desde el suministro de leche, huevos, frutas y legumbres.

La Bolsas de las principales plazas financieras cerraron a las baja, debido a los reportes que trascendieron relativos a los pobres resultados de la vacuna experimental conocida como Remdesivir.

Muchos aplicantes al primer programa federal de rescate de pequeños negocios, por alrededor de US$437 billones, enfrentaron obstáculos de enormes proporciones. Obstáculos que no experimentaron los grandes y muy ricos clientes de los bancos.
La muy de moda y exitosa cadena de hamburguesas Shake Shack y la Universidad de Harvard (una de las universidades con los fideicomisos mas grandes y sólidos de Norteamérica) consiguieron préstamos destinados para las pequeñas empresas, aunque al trascender la información, sonrojados los devolvieron.
Cerca de 8 mil 500 clientes comerciales y de banca privada de JP Morgan aplicaron a los préstamos para la pequeña empresa y los obtuvieron ágilmente. Sin embargo, más de 300 mil pequeños negocios y empresas, para los que estaba diseñado y destinado este plan de rescate financiero, y que aplicaron al programa, sólo 18 mil, apenas el 6% consiguieron prestamos, presuntamente “hechos a su medida”, y paradójicamente, confeccionado para rescatarlos.

El mayor beneficiario de préstamos destinados para las pequeñas empresas, es el hotelero de Dallas, entre cuyas propiedades tiene el Marriott Beverly Hills y el Ritz Carlton de Atlanta y recibió US$59 millones. Otro beneficiario del programa de rescate a las pequeñas empresas es Nikola Motor, una compañía de vehículos eléctricos fundada por el billonario Trevor Milton, quien está preparando salir a la bolsa con una valuación de su empresa de US$3 billones. Obtuvo un préstamo insospechado de US$4 millones.

(Leído para usted estimado lector en New York Times, Economist, Washington Post, New York Post, Bloomberg, Newsweek).

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia L. Álvarez elPeriódico
Divisas por remesas suman US$5.1 millardos

El Banco de Guatemala (Banguat) reportó que en octubre ingresaron US$583.8 millones en remesas familiares, con lo que se acumulan US$5.17 millardos hasta octubre de este año. La cifra supera los US$5.10 millardos que la banca central registró durante 2013.

noticia
El COVID-19, el cisne negro del siglo XXI

Estamos pasando por un momento sin precedentes. COVID-19 no es la enfermedad más letal que la humanidad ha combatido, pero ha expuesto las vulnerabilidades de la sociedad contemporánea y ha generado una crisis global sin precedentes.

noticia Andrea Paola
VIDEO: Oso hambriento persigue a hombre para quitarle su helado


Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad