[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Economía

Trabajadores pierden capacidad de pago en los últimos 15 años


Un estudio evidencia el deterioro del poder adquisitivo de la población laboral entre 2002 y 2017.

 

 

Al comparar el ingreso de los trabajadores de 2002 con los de 2017 se muestra un deterioro, ya que cubren menos del costo de las canastas básicas alimentaria y ampliada.

Esto se muestra en el estudio Nivel educativo e ingresos laborales en Guatemala 2002-2017, de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (Asíes), que analiza datos de la Encuesta Nacional de Empleo e Ingresos (ENEI 2002), finalizada en noviembre de 2002, y la tercera de 2017 (ENEI 3-2017) en diciembre de 2017.

El consultor de Asíes, Luis Linares, comentó que se refleja el estancamiento salarial y deterioro de ingresos, porque fue más alto el porcentaje de los que ganan el salario mínimo en 2017 que en 2002, y de igual forma, es más alto el porcentaje de los asalariados sin protección social.

Estos datos concuerdan con el informe sobre la evolución de los salarios en el mundo del Organización Internacional de Trabajo (OIT), que menciona que los salarios nominales en cayeron 5.2 por ciento en 2017.

Para el consultor Enrique Maldonado, otra forma de ver el deterioro es por medio de la medición del Producto Interno Bruto (PIB) por el método del ingreso. “Se aprecia al comparar 2012 con 2001 que los salarios cada vez tiene una menor proporción del PIB, mientras que el excedente de explotación, que son las utilidades de las empresas, tiene un proporción mayor”, dijo.

Según el Banco de Guatemala, en 2001 las remuneraciones de los asalariados representó 33.4 por ciento del PIB y en 2012 fue 30.1 por ciento, mientras que el excedente de explotación bruto fue de 38.2 y 41.5, respectivamente.

A DETALLE

En 2002, la canasta básica alimentaria o familiar se cotizaba en Q1,243.76 y la vital o ampliada en Q2,269.63, mientras que en 2017 costaban Q4 mil 454.10 y Q8 mil 127.92. Según Asíes, para 2002 el ingreso promedio de los ocupados con nivel académico de primaria o más cubrían o excedían el valor de la canasta básica familiar, mientras que los ocupados con nivel de posgrado de más alto ingreso superaron en casi ocho veces el valor de dicha canasta.

Para 2017, solo los ocupados con nivel de secundaria y más cubrían el valor de la canasta familiar, y aquellos con nivel de posgrado que tienen el ingreso más alto, lo hicieron en un poco menos de tres veces el valor de la canasta familiar.

En el caso de los asalariados, en 2002 el ingreso promedio de quienes tenían educación secundaria, superior y posgrado fue superior al valor de la canasta familiar. Los últimos cubrían siete veces dicho valor. Hace dos años, igualaron o superaron el valor quienes tenían educación superior. Aquellos con posgrado alcanzaron un ingreso promedio similar a dos veces el valor de dicha canasta.

Respecto al costo de la canasta vital en 2002, el ingreso promedio de los asalariados fue mayor entre los que tienen nivel superior y posgrado. Los últimos cubrieron más de cuatro veces el valor. En 2017 los asalariados con nivel de posgrado superaron por escaso margen el valor de una canasta vital.

MENOS PROTEGIDOS

En 2002 los afiliados al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social sumaban 719 mil 457 —el 34 por ciento de los asalariados—, que equivalía al 47 por ciento de los ocupados. En 2017 los afiliados, poco más de 1.2 millones —el 30 por ciento de los asalariados—, constituían el 60 por ciento de los ocupados.

El economista Carlos Aníbal Martínez refirió que la brecha se explica porque el ritmo de incremento de los precios de los alimentos ha sido más acelerado que cualquier aumento del salario. Destacó que el crecimiento de la economía es insuficiente para generar empleo.

SIN INGRESO SUFICIENTE

El estudio concluye que aunque se mejoró el nivel educativo de la población ocupada en 2017, y que mayor educación garantiza mejor ingreso, la precariedad de ingresos y el deterioro del poder adquisitivo afecta a todos los ocupados.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia DPA
Los diez retos del nuevo presidente cubano 

Raúl Castro comenzó su mandato con reformas que abrieron la economía cubana a pequeños sectores privados y con el restablecimiento de las relaciones con Estados Unidos, pero durante los últimos años el ritmo de apertura aminoró y el deshielo con Washington se frenó, dejando al nuevo presidente algunas tareas pendientes.

noticia Editorial
El Gobierno de Belice a tambor batiente
noticia Redacción / elPeriódico
«Para Banrural es prioridad contribuir con la actividad productiva de los clientes”

El Banco de Desarrollo Rural está enfocándose aún más en la tecnología para apoyar a su cartera de clientes.



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad