[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Economía

La generación “millennial” se impone en la dirección gerencial


Las ideas y formas de actuar de los directivos jóvenes rompen con las prácticas del pasado.

 

Una nueva generación de jóvenes irreverentes, que visten informales y con una gran formación académica tiene cada vez más peso en las empresas. Ellos, los nacidos entre 1981 y 2000, conocidos como millennials están tomando decisiones corporativas.

Esa ola de juventud parece relevante en un país como Guatemala, donde según las proyecciones del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) en 2015, de una población alrededor de los 16 millones, casi 13 millones son menores de 40 años.

Son jóvenes que ya no se preocupan tanto por el protocolo ni por los formalismos y no son indiferentes a lo que pasa a su alrededor. Aunque a veces ser millennial es más una cuestión de actitud que de edad.

“Esta generación se cuestiona las actitudes de sus antecesores acostumbrados a tener prácticas monopólicas o poco amigables con el medio ambiente, privilegios hechos a la medida de sus empresas”, afirma el empresario Estuardo Porras Zadik, quien tiene negocios en el sector del café, telecomunicaciones y medicina.

Porras Zadik no duda que si hubiera más jóvenes en posiciones claves seríamos otro país. Y cree que los “empresarios clásicos” deberán abrirse a las nuevas ideas y empezar a rejuvenecer sus equipos directivos, porque “los que no tengan un promedio de edad en sus corporaciones debajo de los 40 años, no estarán entendiendo el mundo”.

Entre la pobreza

Uno de los obstáculos para continuar con las gerencias jóvenes en Guatemala es la carencia de oportunidades, ya que según las cifras de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida de 2014 (Encovi), casi el 60 por ciento de la población vive en la pobreza, y alrededor del 68 por ciento de los menores de 18 años viven en esa situación.

La parte “positiva” es que el 93 por ciento de los jóvenes saben leer y escribir. Pero según las cifras aportadas por Empresarios por la Educación en 2015 la tasa de escolaridad se colocó en el 49.7 por ciento en preprimaria, 81 por ciento en primaria, 45.6 en básicos y 23.9 por ciento en diversificado.

Pese a los problemas, parece claro que la tendencia de que jóvenes lleguen al poder es imparable y según Juan Pablo Morataya, director ejecutivo de CentraRSE, “en los próximos diez años el 50 por ciento de las corporaciones estarán dirigidas por esta generación”.

Aunque reconoce que en este momento y de acuerdo a un estudio de PrinceWaterhouse, donde ellos participaron, el 65 por ciento de los CEO latinoamericanos encuestados reconocían que no tienen la capacidad de trabajar con una nueva generación con un perfil tan diferente al tradicional.

Mario López, presidente de la Asociación de Gerentes de Guatemala, comentó que ya se está viendo ese cambio y que de los 2 mil socios con los que cuentan, donde hay desde empresas multinacionales hasta emprendedores, el 24 por ciento de los líderes de esas organizaciones están debajo de los 36 años.

Falta de apego a las instituciones

Un estudio realizado por Linkedin entre 3 millones de perfiles de estadounidenses concluyó que los que se graduaron entre 2006 y 2010 cambiaron de trabajo un promedio de 2.85 veces en sus primeros cinco años, mientras los graduados entre 1986 y 1990 cambiaron de trabajo 1.6 veces en ese mismo periodo.

Esa necesidad de movilidad, según Quique Martínez de Joven360, empresa que promueve oportunidades de empleabilidad y emprendimiento a jóvenes, se debe a que los millennials ya no se motivan por el nombre de una corporación, sino que se guían más por sus valores y lo que pueden aprender y aportar.

Por eso prefieren trabajar en lugares donde abunden los espacios abiertos, colaborativos y donde los guíe un líder y no un jefe dictando órdenes. En definitiva, quieren trabajos que les inspiren y si no es así, se irán.

Jóvenes en el poder

Un ejemplo de juventud en la toma de decisiones es Fabio Ziegler, gerente de la multinacional Bayer para Guatemala, que no sobrepasa los 35 años, reconoce que no es fácil abrirse camino siendo joven. Para él los millennials son más “democráticos, inclusivos y participativos a la hora de tomar decisiones”. Pero no resta valor a las generaciones anteriores y cree que uno debe tener humildad para escuchar a esa gente y aprender de su experiencia.

“El mejor ejemplo que ser un millennial es cuestión de actitud es Bernie Sanders, que a sus 74 años ha sabido conectar con los jóvenes en su campaña”.

Estuardo Porras Zadik, empresario.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
The Weeknd rinde homenaje a la radio FM con la complicidad de Jim Carrey
noticia AFP
Fallece López-Calleja, figura clave de la economía cubana
noticia A. Valdéz/E .Boche/elPeriódico
El exministro José Luis Benito se entrega y es enviado a prisión


Más en esta sección

Costa Rica acoge a las Misioneras de la Caridad expulsadas de Nicaragua

otras-noticias

Dos guatemaltecos arrestados por planear tiroteo masivo en Virginia

otras-noticias

World Vision: 4.6 millones de guatemaltecos están en riesgo de inseguridad alimentaria

otras-noticias

Publicidad