[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Finanzas

EE. UU. acusa a China de piratería informática


Los países han planteado un riesgo para la seguridad económica.

foto-articulo-Finanzas

Estados Unidos y sus aliados acusaron a China el lunes de una campaña global de ciberespionaje, formando una coalición inusualmente amplia de países que responsabiliza públicamente a Pekín por los últimos actos de piratería.

A Washington se unió la OTAN, la Unión Europea, Gran Bretaña, Australia, Japón, Nueva Zelanda y Canadá en la condena del espionaje que, según el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, plantea “una gran amenaza para nuestra seguridad económica y nacional”.

Simultáneamente, el Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó a cuatro ciudadanos chinos –tres funcionarios de seguridad y un contratista– de piratería informática contra decenas de empresas, universidades y agencias gubernamentales en el país y el extranjero.

La Embajada de China en Washington no respondió a una solicitud de comentarios. Funcionarios chinos dijeron anteriormente que su país también es víctima de la piratería y que se opone a todas las formas de ciberataques.

En un evento sobre el plan de infraestructura de su gobierno, el presidente Joe Biden dijo a periodistas: “Tengo entendido que el Gobierno chino, al igual que el Gobierno ruso, no está haciendo esto por sí mismo, sino que está protegiendo a los que lo están haciendo”.

Más tarde le preguntaron a la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, en una rueda de prensa diaria por qué Biden no culpó directamente al Gobierno chino.

“Esa no era la intención que estaba tratando de proyectar. Se toma la actividad cibernética malintencionada increíblemente en serio”, dijo Psaki, que también sostuvo que la Casa Blanca no diferencia entre Rusia y China en lo que respecta a los ciberataques.

Si bien esta ráfaga de declaraciones de las potencias occidentales marca una alianza de base amplia, expertos cibernéticos dijeron que la falta de consecuencias para China más allá de la acusación de Estados Unidos es evidente.

Hace solo un mes, el G7 y la OTAN plantearon la amenaza para el orden internacional que implica la situación y advirtieron a China.

Adam Segal, experto en ciberseguridad del Consejo de Relaciones Exteriores en Nueva York, calificó el anuncio del lunes como un “esfuerzo exitoso para conseguir que aliados atribuyan la acción a Pekín, pero que no es muy útil si no hay algún tipo de seguimiento concreto”.

Algunas de las declaraciones del lunes incluso parecieron ser más cautas. Mientras Washington y sus aliados cercanos, como Reino Unido y Canadá, siguieron apuntando al Estado chino como responsable directo de la piratería, otros fueron más prudentes.

OTAN reconoce acusaciones
La OTAN simplemente dijo que sus miembros “reconocen” las acusaciones formuladas contra Pekín por Estados Unidos, Canadá y Reino Unido.

La Unión Europea, por su parte, instó a los funcionarios chinos a frenar “actividades cibernéticas maliciosas llevadas a cabo desde su territorio “, una declaración que dejó abierta la posibilidad de que Pekín sea inocente de dirigir el espionaje.

Estados Unidos fue mucho más específico y formalmente atribuyó a piratas informáticos afiliados al Ministerio de Seguridad de China de los ataques como el que afectó a los servidores de Microsoft (NASDAQ:MSFT) Exchange a principios de este año. Microsoft ya había culpado a Pekín por este hecho.

Las agencias de inteligencia y seguridad de Estados Unidos han descrito más de 50 técnicas y procedimientos que “actores patrocinados por el Estado de China” utilizan contra las redes estadounidenses, según un alto funcionario del Gobierno.

Washington en los últimos meses ha centrado una gran atención sobre el tema en Rusia, al acusar a piratas informáticos de ese país de una serie de ataques en Estados Unidos.

Plan de energía limpia
El sector energético de Estados Unidos perdió el 10 por ciento de su fuerza laboral el año pasado por los efectos de la pandemia de coronavirus, según un informe presentado el lunes por funcionarios del gobierno, quienes dijeron que el plan de energía limpia del presidente Joe Biden era fundamental para revivir la industria.

La fuerza laboral del sector energético de Estados Unidos, desde los combustibles fósiles hasta la energía solar, eliminó 840 mil puestos de trabajo en 2020, a medida que la crisis de salud mundial mermó la demanda de combustibles para el transporte y ralentizó los nuevos proyectos, según el informe anual de empleo en el sector energético de Estados Unidos.

Las mayores caídas se produjeron en los combustibles de petróleo y gas natural con una pérdida combinada de 186 mil puestos de trabajo, o el 21 por ciento de su fuerza laboral, según el informe. El empleo en la industria de la energía eólica fue uno de los únicos sectores que crecieron, aumentando un modesto 1.8 por ciento.

El gobierno de Biden está impulsando varias iniciativas para alentar las industrias de energía limpia como parte de un amplio paquete de infraestructura que está elaborando el Congreso, argumentando que una transición lejos de los combustibles fósiles puede crear millones de empleos bien pagados al tiempo que contrarresta el cambio climático.

El crudo se desploma
Los precios del petróleo cayeron con fuerza como resultado del acuerdo alcanzado por la alianza OPEP+ para incrementar progresivamente la oferta durante la segunda mitad del año y, sobre todo, por los miedos a que el avance de la variante Delta del COVID-19 frene la recuperación de la demanda.

El crudo de Brent, de referencia en Europa, cerró la jornada en US$68.62, un retroceso del 6.75 por ciento, con los contratos futuros para entrega en septiembre dejándose en Londres US$4.97.

En Nueva York, el petróleo intermedio de Texas (WTI) cayó aún más, un 7.51 por ciento, hasta US$66.42 el barril. Es el precio de referencia en América.

www.inoncapital.com

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Tras la absolución de Donald Trump, ¿qué le espera en lo inmediato a Estados Unidos?
noticia Méndez Vides
El recurso del asombro

Viaje al Centro de los Libros

noticia AFP
Panamá roza récord de decomisos de droga pese a pandemia, con 84 toneladas

Panamá se ha convertido en la entrada del corredor centroamericano que los narcotraficantes utilizan para trasladar cocaína proveniente de Sudamérica, principalmente Colombia, hacia Estados Unidos, el mayor consumidor mundial.



Más en esta sección

Publican imágenes del interior de una casa que se cree está encantada

otras-noticias

Este hombre tarda 25 años en transformar su patio en un jardín tropical

otras-noticias

Así son las cinco horas de viaje de este gato en un tren

otras-noticias

Publicidad