[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Trump y Biden: visiones enfrentadas sobre la migración


El tema migratorio ha pasado a un tercer plano en la campaña electoral.

foto-articulo-Domingo

La migración ha adquirido un carácter simbólico de cara a las elecciones presidenciales del 3 de noviembre en Estados Unidos. El endurecimiento de las políticas migratorias impuesto por la Administración del presidente Donald Trump, ha supuesto una “vergüenza moral” para el país, según su rival demócrata, el ex vicepresidente Joe Biden, consciente sin embargo de que estas políticas de Trump contra la migración ilegal fueron facilitadas precisamente por el hombre al que sirvió, Barack Obama.

“Donald Trump no ha hecho sino abusar de la máquina que construyó Obama”, explica la abogada especializada en migración Amy Maldonado, a la cadena CBS. Las cifras hablan por sí solas. Trump ha deportado a casi 750 mil personas desde que llegó al poder hace cuatro años. A mediados del mandato de Obama, más de 400 mil fueron deportadas en un solo año. “Barack Obama sigue siendo el deportador en jefe y dudo mucho de que Trump pudiera igualarle aunque ganara las elecciones, porque no es tan competente”, añade Maldonado.

Biden, por lo tanto, se enfrenta a un problema que no se limita estrictamente a Donald Trump ni a sus políticas regresivas. “Biden debe deshacer el daño creado”, indica por su parte el integrante de la plataforma política sobre migración creada por el ex vicepresidente estadounidense, Javier Valdés. “Cuando digo daño no me refiero solo al que ha ocurrido durante Trump. Es verdad que le ha inyectado esteroides, pero estamos ante un problema histórico”, señala a la misma cadena.

La respuesta del candidato demócrata todavía está por definir. Si bien ha dado indicios de “inclinarse ligerísimamente a la izquierda” en esta cuestión, según el panel de expertos sobre justicia criminal The Marshall Project, en parte gracias a la incorporación del senador y excandidato presidencial Bernie Sanders a su comité de intervención en políticas sociales, Biden todavía no ha confirmado si aplicará algunas de las propuestas más inmediatas, como la declaración de una moratoria de cien días sobre las deportaciones si llega a la Casa Blanca.

De hecho, las propuestas del comité ignoran una de las grandes peticiones de la izquierda norteamericana: la abolición del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE), al menos en su forma actual; una agencia que Trump ha empleado como ejecutora de los aspectos más criticados de su política migratoria, comenzando con la separación de los menores de sus padres al pisar suelo estadounidense.

Esta medida, considerada por sus críticos como un ejemplo de crueldad por parte de la Administración Trump, ha provocado que 545 niños separados en la frontera todavía no hayan podido encontrar a sus padres, según un documento judicial presentado el martes, por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos y la Unión Estadounidense de Libertades Civiles.

PROMESAS EN SOLITARIO

Nada representa mejor la política migratoria de Trump que el muro de separación con México, una barrera que Trump ha reforzado, más que ampliado –la Administración ha trabajado aproximadamente sobre 443 kilómetros de muro, pero la mayor parte de estas obras han ocurrido sobre estructuras existentes–.

No obstante, se ha tratado de una iniciativa que la Casa Blanca ha desarrollado prácticamente en solitario, hasta el punto de que ha llegado a recurrir a partidas militares para completar el proyecto dada la falta de cooperación del Congreso de EE. UU.; un modelo de financiación irregular que se someterá a escrutinio el año que viene en el Tribunal Supremo.

La Administración denuncia en este sentido la falta de cooperación a su alrededor, desde la bancada demócrata a los departamentos de Policía de las “ciudades santuario” del país que se niegan a aplicar las políticas federales contra la migración ilegal, según lamentó en 2019 el director en funciones del ICE, Matthew Albence.

Es por ello que Trump ha aplicado esta política a golpe de orden ejecutiva, como la que impuso el pasado mes de julio y que suspendió la emisión de nuevos visados de trabajo, impidiendo que casi 200 mil trabajadores extranjeros y sus familias llegaran a Estados Unidos; una decisión que, según el Instituto Brookings, ha costado a las 500 principales compañías del país más de US$100 millardos en beneficios.

Desde la Administración se percibe como el precio a pagar por la preservación de la ley y el orden frente al caos y la violencia que, según sus palabras, acompañan al fenómeno de la migración.

“La abrumadora mayoría del pueblo estadounidense está comprometido con el fortalecimiento de la nación estadounidense para el pueblo estadounidense”, asegura a la CBS el asesor de la Casa Blanca en política interior Theodore Wold. “El grito de guerra de la izquierda de sin fronteras, sin muros es, en realidad, una coartada para esconder más violencia por drogas, más tráfico de personas, más pobreza intergeneracional y, en último término, menos empleos y menos oportunidades para los trabajadores estadounidenses”, añade.

Amparándose en este argumento la Casa Blanca tiene intención de endurecer las restricciones hasta el último momento. En las últimas semanas, la Administración ha impuesto límites de tiempo para que los estudiantes extranjeros completen sus estudios, requisitos de ADN en algunos casos para obtener beneficios de inmigración y una nueva regla para que los donantes de programas para la entrada de migrantes presenten su historial de créditos, extractos bancarios y financiación adicional.

BIDEN Y EL LEGADO

“Creo que fue un gran error”, reconoció Biden sobre la política de deportaciones de Obama en una entrevista concedida en febrero a la cadena de televisión Univision. “Y hemos tardado demasiado tiempo en entenderlo”, añadió el candidato, quien se vio obligado a admitir que en 2006 votó a favor de una expansión puntual del muro de separación porque “en algunos sitios tiene sentido, pero la noción de que se trataba de lo mismo que Trump está haciendo ahora con el muro de separación es ridícula”.

Sin embargo, Biden, que en su web declara sus propuestas son “un intento de reclamar los valores de una América como una nación de migrantes”, ha adoptado posiciones específicas en solo algunos temas de inmigración –en particular los que se refieren a la expansión de las condiciones de la migración legal– mientras que se ha ofrecido a trabajar con el Congreso en cuestiones sin solución a la vista, como las incursiones policiales en las comunidades de migrantes.

“La comunión entre la intervención policial y política migratoria es algo extraordinario que va a sobrevivir a Trump”, indica al diario Los Angeles Times el profesor de Derecho Migratorio de la Universidad de California, Hiroshi Motomura.

El candidato demócrata tampoco se ha mostrado especialmente predispuesto a derribar los nuevos segmentos del muro de separación levantados por la Administración Trump y, en su lugar, ha ofrecido paralizar el proyecto. Aunque ha asegurado que mejorará las protecciones para los “soñadores” (los migrantes ilegales que llegaron al país siendo menores de edad), ha guardado silencio sobre la posibilidad de anular otras cuestionadas medidas de Trump, como las que obliga a los migrantes a permanecer en México mientras aguardan el permiso de entrada, en una situación insegura; otra normativa que será objeto de escrutinio por el Supremo.

Todo esto ocurre en un momento en que la migración parece haber pasado a un tercer plano en lo que se refiere a los intereses de los estadounidenses. Según una encuesta de CNBC/Change Research a principios de octubre, solo el 15 por ciento de los votantes declaró que la inmigración era un problema importante, en comparación con el 39 y el 40 por ciento que se decantan por la economía y la pandemia de COVID-19, respectivamente.

32 millones de hispanos están habilitados para votar en estas elecciones. Esto los convierte en la primera minoría racial y étnica del electorado.

Fuerza económica

Los inmigrantes –legales e ilegales– agregan US$1.6 billones a la economía estadounidense cada año, de acuerdo con un documento académico del Centro de Estudios de Inmigración de 2013. Incluso el Departamento de Salud realizó un informe en el que demostraba que la comunidad migrante le ha significado al Gobierno unos ingresos netos de US$63 millardos durante la última década. El reporte no salió a la luz pública porque Stephen Miller, asesor y arquitecto de la política migratoria de la actual administración, evitó su publicación, por no concordar con la retórica que quieren manejar desde la Casa Blanca, pero una fuente lo filtró a The New York Times. -CONNECTAS

Muro por partes

Para convencer a su electorado, Trump asegura que ha construido unos 550 kilómetros adicionales; y en las últimas semanas ha logrado avanzar a un ritmo de hasta 3.5 kilómetros diarios, según cifras de la Casa Blanca.

Aunque el magnate republicano se ha comprometido a entregar la totalidad del muro antes de los comicios del 3 de noviembre, en los que busca la reelección, salvo un milagroso esfuerzo de última hora, parece que no lo lograría.

Entre tanto, miles de migrantes siguen partiendo desde Honduras y Guatemala, buscando cruzar la frontera con México y hacer el cruce hasta Estados Unidos, en una travesía que supone, en promedio, 20 días de viaje.

Según datos de la Red de Documentación de las Organizaciones Defensoras de Migrantes (Redodem), contenidos en un documento divulgado algunos días atrás, el flujo de migrantes creció 27 por ciento en el último año, incluso pese a la pandemia.

La red cuenta con 25 centros de apoyo, distribuidos en 13 de los 32 estados mexicanos, aunque algunos de estos albergues transitorios se han visto obligados a cerrar total o parcialmente sus puertas debido a la contingencia sanitaria.

Como ocurre con la mayoría de los albergues en la ruta migrante hacia EE. UU., hace falta un número suficiente de tapabocas, gel antibacterial, alcohol y productos de aseo, así como alimentos no perecederos para brindar a los migrantes.

Las titánicas travesías de migrantes se reactivaron tras la pausa forzada por la contingencia sanitaria del COVID-19: unas 40 mil personas que cada mes intentan cruzar la frontera mexicana rumbo a EE. UU. -SPUTNIK

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Richard Aitkenhead Castillo
2,700 contribuyentes, 76% de los impuestos

La forma más descarada es vender sin dar factura. En esta no gana el consumidor ni el fisco, solamente el vendedor.

noticia
Una ecuación con dos incógnitas

Por: Federico Bauer Rodríguez

noticia AFP
Trump aparta a Steve Bannon del Consejo de Seguridad Nacional

Steve Bannon, el controvertido jefe de Estrategia de la Casa Blanca, fue removido del influyente Consejo de Seguridad Nacional (NSC), una reestructuración de alto nivel en el Ejecutivo estadounidense.



Más en esta sección

Morata clasifica a la Juventus

otras-noticias

Neymar salva al París Saint Germain

otras-noticias

Barcelona golea en Kiev

otras-noticias

Publicidad