[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

La FECI, a un centímetro de la CICIG


foto-articulo-Domingo

De acuerdo con Galeano, en una entrevista publicada por la revista Liberty en octubre 17 de 1931 –hace casi un siglo– se podía leer lo siguiente: “Hoy en día, ya la gente no respeta nada. Antes poníamos en un pedestal la virtud, el honor, la verdad y la ley… LA CORRUPCIÓN campea en la vida americana de nuestros días. Donde no se obedece otra ley, LA CORRUPCIÓN es la única Ley. LA CORRUPCIÓN está minando este país”. Días después de la entrevista, el entrevistado, el hombre de negocios Al Capone, iría a prisión por evasión de impuestos, por CORRUPTO, no por mafioso y criminal. Hacienda, no el FBI, había logrado ponerlo a ver la luz a cuadros en la infame prisión de Alcatraz.

En octubre 23 de 2017, días después de ser absuelto de toda sospecha de CORRUPCIÓN, por la cúpula del sector empresarial del país en el foro ENADE 2017, el anterior Presidente , durante la inauguración de la Quinta edición de la Feria del Empleo, en un particular ejercicio de hermenéutica jurídica declaro “Y si alguien está haciendo actos de corrupción, que se persiga el delito, pero que no se persiga a las personas, porque la Justicia es para perseguir a los delitos, no a las personas”.

Un año después, a mediados de octubre del 2018, durante la inauguración del tramo parcial del libramiento de Chimaltenango el exmandatario manifestó a la prensa: “No defiendo CORRUPTOS y puedo seguir viéndolos a los ojos, bendito Dios, NI CORRUPTO NI LADRÓN”. Dos años después, en octubre del presente año, se encuentran Q122 millones en efectivo en una casa supuestamente alquilada por un exfuncionario de su gobierno. Como diría José Alfredo Jiménez, octubre “me gusto pa’ que te vayas; que sea tu cruel adiós mi Navidad”. Claro está, el exministro siempre podrá argumentar “que él no se mandaba solo”.

La incautación por parte de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI), de más de Q122 millones en efectivo en una casa en la Antigua Guatemala, y la integración de la “nueva” Junta directiva del Congreso de la República, le han puesto, de nuevo, nombre y apellido al PACTO DE CORRUPTOS y han vuelto a colmar la paciencia ciudadana en el tema de la CORRUPCIÓN y a poner sobre el tapete, el polémico tema del papel que jugó la CICIG en Guatemala.

En una Guatemala, donde presidentes, diputados, alcaldes, jueces, magistrados, empresarios entre otros, desprecian abiertamente, sin decoro ni pudor alguno, la honestidad y recompensan para sus propios y aviesos fines, la falta de escrúpulos, resulta evidente que el problema de la CORRUPCIÓN continuará siendo parte de este paisaje sin futuro, y que el problema no se resolverá, sino total, por lo menos parcialmente por sí solo.

Al respecto, la eventual elección de Biden como próximo presidente de los EE. UU., el tuitazo del Subsecretario interino para asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, Michael Kozak en defensa de la FECI, el discurso del Embajador William W. Popp en el Senado y su inmediato apersonamiento en Guatemala, sus primeras y simbólicas visitas al Ministerio Público y a la Corte de Constitucionalidad, el tardío pero sentido arrepentimiento del no condecorado Embajador Arreaga, son todos claros mensajes que la hora de los jueces y fiscales en Guatemala, merece tiempos extras, desde la perspectiva del próximo gobierno de los EE. UU.

En este contexto, no solo de supervivencia, sino de fortalecimiento, la FECI bien podría acabar convirtiéndose en una nueva CICIG, con la ventaja que sería dirigida por guatemaltecos, (lo que evita el escabroso tema de la soberanía nacional) y que estaría supeditada a la Fiscal General, quien seguramente podrá interpretar “los signos de los tiempos”; circunstancia que además, evitaría los protagonismos innecesarios de los funcionarios de la FECI. Finalmente, basada en experiencias aprendidas, obvio que la FECI no deberá politizarse, ni ideologizarse, ni extralimitarse en su mandato, mucho menos, seguir con el pernicioso “no me ayudes compadre” del nostálgico Juan Valdez.

La corrupción es un pastel muy grande, y para comérselo no solo se necesita ser valiente y tener hambre; sino también, tener una dieta estratégica, que indique cuales son los pedazos que se comerán primero, cuales los siguientes, dejando por último la guinda del pastel, no como se hizo con anterioridad, cuando el exceso de hambre, tozudez, protagonismo, ambición política e ideología, terminaron por empachar la lucha contra la corrupción haciendo inviable un copy past’ del experimento en otros países.

¿Quién con un tuit se pierde?

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Luisa Paredes
Investigan el arresto de un hombre en Mataquescuintla, Jalapa

La PDH verifica denuncia de abuso de autoridade por parte de agentes de PNC. 

 

noticia Juan Carlos Zapata
Urgente aprobación de reformas

Organizaciones de sociedad civil demandan cambios importantes por parte del Congreso.

noticia Luisa Paredes
Afiliados que usan el servicio de la pediatría del Hospital de zona 9 deben actualizar datos

Solicitan una verificación de la dirección domiciliar para la entrega de medicamentos.



Más en esta sección

Queman bus de Transurbano y PNC se retira de la Plaza

otras-noticias

Seis departamentos se unen a las protestas en contra de Giammattei

otras-noticias

Galería: Vuelven cientos de guatemaltecos a la Plaza de la Constitución

otras-noticias

Publicidad