[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Pensante: Deje su zona cómoda


foto-articulo-Domingo

Y allí, otra vez, el farsante, con sus necias letanías. Habla de dedicación, sacrificio y esperanza. Habla de mucho trabajo que le ocupa todo el día; de equipos bien conformados, de visión por el futuro… luciendo apesadumbrado, sufrido y muy agobiado. La gente –que lo detesta– lo ve sin falta o demora, están atentos al circo y hasta lo esperan y añoran.

Si el farsante dice “bien”, la gente luce contenta y si él está “disgustado”, los mirones y parientes, se ponen muy preocupados. Como si fuese un rebaño de animalitos muy torpes, sucumben ante su voz… en obediencia pasmosa que es también muy aberrante, patética y vergonzosa. ¿Y si nos vuelve a encerrar? ¿Y si nos quita el transporte? ¿Y si no vamos a poder, ni siquiera trabajar? Son preguntas recurrentes y carentes de razón, son las imbecilidades que han destruido al país, generando desazón y permitido que el perjurio… fortalezca su raíz.

Ejerciendo los poderes con gastos exorbitantes, también hay otros protervos igualmente repugnantes. Solo tienen el talento para robar a granel, hacer campaña perenne y lucen como un tonel. Colmado de porquería, avaricia, perversión, basura muy variopinta y fétida corrupción. Algunos son de “derecha”, otros tantos son de “izquierda”, hay varios amanerados, impresentables fantoches que hacen gala de ordinarios… mientras se hartan del erario.

Pero esa es la eterna historia, del pasivo que es honrado que respeta a los idiotas que son tan solo la escoria: de sociedad fragmentada, de aquella triste apatía que se ha vuelto ya la norma, permitiendo tropelías. Lo peor de lo peor al mando; no se exige competencia y mucho menos decencia. Algunos de los más tétricos representantes del circo, saben que ser diputado, ministro o presidente, es solo para indecentes; además se jactan de ello, sin presentar, de pudor, tan solo exiguo destello.

El sistema se ha agotado, hoy en día confrontados, los malignos y los peores; no aprenden de sus errores quienes los ungen y apoyan… para llegar al poder, pues solo quieren servirse del botín que implica muerte, desnutrición, desagrado; provocando ciudadanos, cada vez más endeudados. En estos meses aciagos de terror y desconsuelo, de ansiedad y de desvelos, porque no hubo trabajo, las empresas colapsaron y los funestos se hartaron, el país dio un paso más: al precipicio ominoso que le da el poder total, al infame vanidoso. Este está por todas partes: es asesor del Congreso, es contratista corrupto, es un ministro de Estado, director defenestrado, secretario, Presidente… magistrado delincuente.

El farsante está en su salsa, ejerce sus apetitos, con impudor e indecencia, con total alevosía, ventajismo y cobardía. Él es el rey sin corona, un remedo repudiable de merolico fatal que miente sin inmutarse y procrea mucho mal. En las otras estaciones de poder y decepciones, reinan otras sabandijas, ni mejores, ni capaces, sino ladrones voraces.

Todo eso ya lo sabemos y ellos no son el problema. El problema es el pensante, el honrado, el laborioso que acepta como supremos a los payasos odiosos. El problema es que decimos ¿Y qué podemos hacer? mientras pagamos impuestos para mantener funestos. Pues portarnos como hombres y como gente de honor, para parar a estas lacras y restaurar el pudor. Pero insultando en las redes, escondidos en pseudónimos, eso cualquiera lo hace, es cobardía total… no rescatará el país y continuaremos mal.

La factura onerosa, por la triste indiferencia, la apatía y complacencia, será el totalitarismo; como pasó en Venezuela, en Cuba o en Nicaragua. Esos malditos tiranos, con objetivos insanos, nunca fueron los causantes de las carencias causadas; fueron el cruel resultado de mentes mustias y tristes, de la gente acomodada. Del que creyó que la pita, nunca se reventaría ¿Cuál fue la materia prima que causó tal ironía? La miseria e ignorancia, el olvido y la arrogancia ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Jorge Sierra
Un réquiem a la naturaleza

El joven compositor Axel Avendaño es un rupturista de nuestros tiempos. Esta vez, escribe un grito al daño ecológico de Guatemala.

noticia Maurice Echeverría
Las buenas personas

buscando a syd

noticia Rony Ríos rrios@elperiodico.com.gt
Clausuran ejercicio humanitario “Más allá del Horizonte” en San Marcos

Delegaciones del Ejército Nacional, con colaboración del estadounidense y de cuatro países más reconstruyeron dos escuelas y edificaron tres clínicas.

 



Más en esta sección

The Conjuring 3, revelan nuevos detalles de la cinta de terror

otras-noticias

Actividades de Halloween quedan suspendidas en Antigua Guatemala

otras-noticias

Crean el parque arqueológico Naj Tunich

otras-noticias

Publicidad