[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Una ruta hacia el futuro


Sociedad de Plumas

foto-articulo-Domingo

El planeta está viviendo un período trascendental en su historia. Somos testigos y protagonistas de un proceso singular de transformación del que no podemos quedarnos rezagados. Pero este proceso no es automático ni improvisado, sino que es la respuesta obligada a los efectos de una pandemia global que requiere de liderazgos ejemplares, ideas coherentes, acciones efectivas y, ante todo, ciudadanos bien formados que puedan impulsar y sacar el país adelante. 

Está claro que este itinerario no debe dejar a nadie atrás, porque su éxito radica en incorporar lo mejor de los diversos sectores de la sociedad. Por eso, me parece que es oportuno identificar cuatro aspectos que podrían resultar claves en este punto de inflexión: un liderazgo honesto y bien preparado, un plan sencillo y claro, un conjunto de iniciativas visibles y concretas, y con ellas, una respuesta activa de la sociedad. Vamos por partes. 

Un liderazgo honesto y bien preparado. Hasta hace unos meses se hablaba de una lucha entre la vieja y la nueva política. Ahora el tono de conflicto ha cambiado, y más bien prevalece esa lucha perenne entre quienes trabajan por el bien común y los que solo creen en su bien particular. No importa la edad, filiación política o identidad de los protagonistas, esto siempre es un tema de principios. Por eso, el desafío actual requiere contar con un umbral suficiente de personas con grandes cualidades humanas y dispuestas a trabajar por el bien del país. ¿Cuánto es ese umbral? Podrían ser cien, quinientas, mil o más personas, no tengo idea, pero cada país merece tener un liderazgo visible que ilusione, dé confianza y genere un buen ambiente para progresar en paz, justicia, respeto al estado de derecho y seguridad.

Un plan sencillo y claro. En otras palabras, una meta asequible y razonable, a la que podamos dirigirnos como sociedad. A lo largo de las últimas semanas, hemos conocido diversas opciones de reapertura económica, pero las condiciones actuales no terminan de facilitar que se concreten. ¿Qué ha sucedido? Posiblemente, se han planteado diversas rutas hacia el resurgimiento económico, pero antes resulta decisivo superar algunas circunstancias que impiden superar esta crisis. Mientras tanto, es bueno enfocar la atención en un proyecto concreto de desarrollo, que cuente con un liderazgo político y económico que defina el norte a seguir y lo convierta en una propuesta sencilla y clara.

Un conjunto de iniciativas visibles y concretas. La recuperación de nuestra sociedad va más allá del tema económico. Es una apuesta al futuro. Pero no un futuro cualquiera, sino aquel que tiene como base el respeto sin fisuras a la integridad de la vida humana y a la protección de la familia, y, por tanto, enfocado en la mejora sustancial de las condiciones humanas y socioeconómicas de la población, tanto urbana como rural. Por ello, no hay plan de desarrollo que antes no pase por la inversión sostenida y progresiva en servicios de salud, educación e infraestructura, la cual requiere de una ampliación formal de la base tributaria y una mayor racionalidad del gasto público. 

Una respuesta activa de la sociedad. Porque qué sentido tiene que hayan condiciones políticas y materiales proclives al desarrollo, si antes no asumimos como sociedad el rol activo de emprender el cambio. Esto es decisivo. Hoy más que nunca, debemos promover la simplificación de la tramitología y potenciar los esfuerzos emprendedores de cientos de personas que se arriesgan para progresar y generar empleos. La meta es disponer de más y mejores políticas públicas, que ayuden a ampliar el marco de la clase media, porque está demostrado que es la que impulsa los cambios económicos y saca a los países de la miseria.

En todo caso, como bien decía el papa San Juan Pablo II: “Hay que recordar el pasado con gratitud, vivir el presente con pasión y estar abiertos al futuro con confianza”. Efectivamente, es imposible volver al pasado, pero haciendo bien las cosas en el presente se puede apostar por un futuro prometedor. Porque es verdad que es inteligente saber a dónde se quiere ir, pero aún es más inteligente saber a dónde ya no se quiere volver. Este es el momento oportuno para hacerlo.

(*) Doctor en Comunicación Pública.


Sociedad de Plumas es una red de colaboradores comprometidos con promover en las páginas editoriales el balance, el contraste y la propuesta constructiva.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
Nota aclaratoria:
noticia Lucero Sapalú/ elPeriódico
Continúan reportes de oficinas de contac center y BPO que no tienen medidas de seguridad

“Nos dicen que si faltamos nos van a descontar los días o nos cuenta como parte de las vacaciones”, relató uno de los colaboradores.

noticia Cindy Espina Cespina@elperiodico.com.gt
El encargado de la política exterior de Jimmy Morales

Fuentes cercanas al partido FCN-Nación señalan que Rodrigo Colmenares es a quien el presidente electo le ha designado manejar las relaciones internacionales.

 

 



Más en esta sección

España decreta toque de queda por el virus

otras-noticias

Líder opositor venezolano Leopoldo López ya está en Madrid

otras-noticias

Sismo de 5,7 grados en sur de México sacude suroeste de Guatemala

otras-noticias

Publicidad