[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Más allá del cenzontle


¿Es libertad de expresión un resultado de la democracia o viceversa? Pregunta válida cuando los poderes fácticos de oligarquías y mafias entremezclados, quieren imponer su “verdad”, es decir sus intereses sobre la VERDAD que el auténtico periodismo busca y defiende. Los regímenes autoritarios suelen defender y difundir ficciones, impuestas como “realidades” a la opinión pública. Me recuerda el canto del cenzontle.

El cenzontle, cuyo nombre viene del antiguo idioma náhuatl que significa 400 diferentes cantos, tiene la característica única de ser un perfecto imitador de otras aves, en especial de los mirlos. El cenzontle sería en sentido simbólico un ave embaucadora. Los ornitólogos consideran a esta especie como aves capaces de producir 40 o más cantos propios diferentes, lo que los ha hecho acreedores al avícola título de cantores políglotas, aludiendo a que serían pájaros que “cantarían en varias lenguas”.

Recordemos, por un momento, la operación cenzontle, Operation Mockingbird, una campaña de la CIA americana a principios de los años cincuenta, cuyo propósito era influir en la opinión pública por medio de manejar los medios de comunicación o utilizar periodistas de renombre con objetivos de desinformar sobre una situación y realizar acciones encubiertas de conspiración internacional, como fue la operación PBSUCCESS que derrocó al gobierno de Árbenz.

Pero antes de la operación encubierta PBSUCCESS, la CIA lanzó una previa que bautizó PBFortune, también encubierta, que buscaba crear las condiciones para el derrocamiento mediante el trabajo de incidencia en instancias políticas, empresariales y también con la prensa. Es decir, crear una opinión favorable a la intervención y al golpe de Estado. No solo fue la propaganda mentirosa de Edward L. Bernays, como lo resalta Mario Vargas Llosa en su reciente novela Tiempos Recios, sino el trabajo invisible de incidencia y manipulación de los medios.

Hacer que se escuchen cantos equivocados, recurrir a la desinformación y confundir, ha sido parte negativa de la historia guatemalteca. Algo estructural desde el golpe del 54. Se trata de poderes efectivos detrás del trono del Estado. Titiriteros invisibles que mueven las pitas adecuadas para manipular a la opinión pública. 

En la actualidad están también los netcenters, incluyendo los falsos perfiles, en la manipulación de las redes sociales. Llegan a la degradación de personas o de instancias que molestan, que se oponen a los designios de los pactos encubiertos de la corrupción y el crimen organizado. 

Por otra parte, un ejemplo de actitudes desinformantes o desinformadas es afirmar que la libertad de expresión tiene límites impuestos por la verdad. En lo que se refiere a la Constitución, Artículo 35, y a la Ley de Emisión del Pensamiento no existe tal limitación. La verdad será siempre un asunto discutible y es en esa discusión donde reside la libertad de expresión. 

La verdad es la primera víctima de un conflicto, afirmaba hace casi un siglo el periodista norteamericano Hiram Johnson. Lo primero que un régimen autoritario elimina es la libertad de expresión. Se corta el acceso público a la verdad y se suprime el derecho a la fiscalización. En situaciones extremas se elimina a los periodistas, se les persigue judicialmente o se les agrede. El poder ejercido autoritariamente se resiente con el contrapoder que logre un periodismo independiente y profesional.

Lo peor es que en un país se persiga a periodistas que hayan investigado corrupción o conflicto de intereses que indiquen nepotismo o tráfico de influencias. Es el caso de la persecución, difamación por redes sociales y agresiones físicas y verbales al periodista Sonny Figueroa por un reportaje realizado donde se descubren aspectos que afectarían al actual e íntimo protegido del Presidente guatemalteco. 

Por otro lado, es lamentable que Guatemala haya retrocedido en los últimos años en la superación de la pobreza, como lo indican con mucha claridad las estadísticas y análisis del reciente informe del  INCAE. Guatemala, según el Índice de Progreso Social (IPS) de 2020 ocupa el último lugar de Latinoamérica.

La pandemia sorprendió al actual gobierno que venía sin planes ni equipos. La respuesta retórica del presidente Giammattei tuvo algún efecto al principio, pero con el paso de las semanas se fue viendo que era un mero canto de cenzontle. Los infectados subían y siguen subiendo y las condiciones de los pacientes eran y siguen siendo pésimas a pesar del estresante y admirable esfuerzo del personal médico y paramédico que tiene que luchar con escasos recursos y carencias sanitarias. En estas dramáticas circunstancias el diputado Alejos, señalado varias veces de corrupción, pretendió expulsar a los médicos cubanos que luchan contra el COVID-19. 

Mas la pregunta central, a nivel VOX POPULI, consiste en indagar sobre el destino final de los multimillonarios recursos que se decidieron para enfrentar la crisis sanitaria. ¿Dónde está el dinero? ¿A qué manos fue a parar esta vez?

Resulta, asimismo, un cinismo inexcusable hacer mérito de las remesas en un país exportador de pobres. También es inaceptable imponer, aunque sea verbalmente, límites a la fiscalización de funcionarios del Estado. 

El Pacto de Corruptos constituye una realidad incuestionable. Cada vez más se evidencian con actos y palabras. Resulta condenable desde todo punto de vista que en lugar de gobernar y legislar, se dediquen a contratar asesores que en muchos casos son parientes o amigos que continúan con las prácticas de concesiones dudosas y también ilegales, y que se evite maliciosamente la elección democrática y profesional de las cortes. Inaceptable en un país con tanta pobreza y carencias en la población. Partimos de una ecuación irrefutable: corrupción y pobreza son dos caras de la misma moneda. 

El régimen actual está profundizando el daño a las estructuras del Estado, al sistema de pesos y contra pesos, lo que conduciría a un daño institucional que será difícil reparar y acarreará más pobreza, más violencia y más insatisfacción en la población. 

Los sectores que hoy dominan la política, apoyados por empresarios de la misma calaña, esperan con ansiedad los resultados de las elecciones en Estados Unidos. Esperan que nada cambie. Esperan seguir recibiendo el supuesto apoyo del coloso del Norte para seguir depredando el país y entregándolo más y más a las mafias. ¿Estará Guatemala condenada a ser gobernada por una clase política corrupta y dominada por una oligarquía aledaña?

Los cantos del cenzontle recuerdan las sirenas de Homero. Los verdaderos mirlos y ruiseñores, sin olvidar a los jilgueros y canarios, tienen derecho a cantar sin ser desvirtuados, acosados o brutalmente ahogados. Tenemos una historia desde el 54 de censura y desinformación. Una tradición tenebrosa resumida en una frase del fallecido expresidente Álvaro Arzú: “A la prensa se le paga o se le pega”. Pero no dijo con qué dinero se le paga, ¿del Estado?

Una sociedad mal informada o desinformada se aleja de los controles democráticos, si partimos de que libre expresión, información verídica y acceso a la misma constituyen el triángulo equilátero de la democracia. El periodismo se ocupa de buscar la verdad y nada más que la verdad. No podemos dejarnos confundir con los cantos imitativos del cenzontle. 

La misión periodística no consiste en agradar a los políticos, sean presidentes o fueran reyes. El verdadero periodismo no se basa en la propaganda y defensa acrítica de un régimen, sino en la fiscalización democrática como función principalísima de la prensa. De tal manera que sea permisible afirmar que hay una correlación esencial entre la democracia y el periodismo. Sin democracia no hay libre expresión ni medios independientes. Y sin prensa responsable y libertad de expresión no puede haber democracia.  

Preocupa esta telenovela nacional que podría llamarse usando una paráfrasis: “Los buitres también cantan”. Recordemos la advertencia de George Washington: “Si nos quitan la libertad de expresión nos pueden guiar como ovejas al matadero.” 

Hay que cuidarse de los falsos cantos o graznidos disfrazados. El coraje y el control ciudadano resultan un imperativo. Urge defender la democracia. ¿Por qué tendrán tanto miedo los guatemaltecos? 

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Enrique García elPeriódico
Cobra vigencia Ley de Alimentación Escolar
noticia AFP
Chile: Cinco muertos y 15 desaparecidos por aluvión

Cinco muertos y 15 desaparecidos se registraron este sábado tras un aluvión que arrasó parte de un poblado en el sur de Chile, el cual fue declarado zona de catástrofe por la presidenta Michelle Bachelet.

noticia SPUTNIK
Venezuela asegura que mantiene control del coronavirus


Más en esta sección

España decreta toque de queda por el virus

otras-noticias

Líder opositor venezolano Leopoldo López ya está en Madrid

otras-noticias

Sismo de 5,7 grados en sur de México sacude suroeste de Guatemala

otras-noticias

Publicidad