[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Diálogo en Sapuyuca entre Maquiavelo y Firulais. (I)


foto-articulo-Domingo

Maquiavelo: Me informaron que, en este anaquel de la Biblioteca Universal, localizado en la aldea Sapuyuca, ubicada al Sur de la frontera de Guatemala y al Oeste del Sol, como diría Haruki Murakami, podría encontrar al insigne Firulais, acaso el perro más famoso de esta Nación olvidada por Dios. ¿De casualidad, serás tú? 

Firulais: Oh inmortal Maquiavelo, como muy bien sabes, las casualidades no existen, todo pasa por algo y yo, al igual que Dios, no juego al azar, porque tú bien sabes, como diría Schiller, “que lo que se nos presenta como azar, surge de las fuentes más profundas”. Pero en efecto excelso florentino, soy yo. El mismo que ladra y muerde. 

Maquiavelo: De los perros ilustres que habitan este pueblo sin ley, a nadie anhelaba encontrar tanto como a ti, emérito can. Mucho me temía no poder encontrarte, pensando que tal vez te habrías marchado a la apertura del Zoológico, invitado por el último “Zoon politikon” de moda, a quien, por cierto, vengo a asesorar. Obligado a guardar la obligatoria cuarentena impuesta por tu Gobierno debido al 

COVID- 19, doy gracias al azar, ese en el que tú no crees, por haberme puesto, por fin, en presencia del autor del “El poste Donde Tú Orinas”. Pero dime ¿cómo sabes quién soy? grandioso Firulais.

Firulais: Guauu, escuchó que el antiguo Secretario de Estado de la República Florentina no ha olvidado aún su lenguaje cortesano. Déjame decirte que te conozco perfectamente, porque siendo ateo, al inicio de la pandemia me convertí a la Fe cristiana, y ahora creo en Dios; y he comprobado que tu coterráneo Humberto Eco tenía razón al afirmar que “si Dios existiera sería una biblioteca”. Es en esta biblioteca de Babel, donde he leído la primera traducción al castellano de tu obra “El Tratado del Príncipe”; y “siendo Dios un libro cíclico” como diría Borges, en esta Biblioteca Universal, somos parte del mismo libro, del mismo Paraíso y del mismo infierno, todos infinitos, todos interminables.

Maquiavelo: Querido Firulais, déjame contarte, ese libro al que tú te refieres, me ha creado una terrible reputación, y ahora resulta que desde su primera edición (1532) soy el responsable de la Tiranía Global, incluida la última, en ciernes, de tu Presidente, mi coterráneo Giammattei, quien, siguiendo mis directrices pretende convertir la frágil democracia guatemalteca en una dictadura disfrazada de democracia, asumiendo de facto el control de los tres poderes del Estado, en connivencia con el Pacto de Corruptos y sus nuevos socios, tirando por la borda, las teóricas enseñanzas del segundo Barón de la Brede y Montesquieu, acuñadas en su “ilustrado” libro “El espíritu de las Leyes”. 

Firulais: Estoy enterado estimado Maquiavelo. No deja de asombrarme como una inverosímil fantasía diplomática, escrita desde la prisión, cuando te acusaban de conspirador, acabase por convertirse en el libro de cabecera de las cabezas coronadas de Europa, las gorras y kepis militares de América Latina y testas criollas de Guatemala. Hoy en día, los príncipes han sido sustituidos por los Presidentes y las familias criollas y oligarcas por familias de nuevo cuño, corruptas y narcotraficantes. Esas son las terribles consecuencias de darle la opción, a un pueblo ignorante y cobarde, de elegir autoridades. Que enorme irresponsabilidad la Democracia.

Maquiavelo: Coincidimos avezado Firulais; “mi único crimen fue decir la verdad, tanto a los pueblos como a los reyes; no la verdad moral” esa que predican los pastores fariseos de tu pueblo, en las nuevas casas de Dios, “sino la verdad política, no la verdad como debería ser, sino como es, como será siempre. No soy yo el fundador de la doctrina cuya paternidad me atribuyen; es el corazón del hombre”.  El maquiavelismo me antecede y me sobrevive. Salomón, Alejandro Magno, Julio César, Carlomagno, Luis XI, César Borgia, Carrera, Cabrera, Ubico, tal vez Giammattei…

Firulais: Caro Maquiavelo, me da tristeza reconocerlo, pero como decimos los perros aquí en Sapuyuca, tienes el hocico hinchado de razón. En Guatemala, desde el inicio de la “Era Democrática”, en 1986, no hemos avanzado, sino retrocedido, y percibo que el actual Presidente, aparentando respetar las formas va camino a convertirse en tu mejor pupilo. “Todo cambia para seguir igual”, diría tu otro coterráneo Giuseppe Tomasi di Lampedusa.  (continuará).

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
América Latina supera los 2 millones de casos de COVID-19
noticia Jose Rubén Zamora
¡¡¡Fuera!!!
noticia Braulio Palacios elPeriódico
Proponen quitar el uso del cheque en pagos de indemnización

La iniciativa de ley 5441 está en la Comisión de Trabajo del Legislativo en análisis.



Más en esta sección

Día del Periodista

otras-noticias

Autoritarismo policial y criminalización de la protesta social

otras-noticias

Retrato del dictador

otras-noticias

Publicidad