[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

¿Quién toca el son que bailan las Cortes?


Sociedad de Plumas

foto-articulo-Domingo

El convulso enfrentamiento entre la Corte de Constitucionalidad y la Corte Suprema de Justicia, demerita aún más, un sistema de justicia desgastado y lacerado por innumerables gazapos conscientes, que van desde resoluciones casuísticas retorcidas a pedido, amparos inmediatos a favor de los que están en contra, amparos a la postre en negativa de los que están a favor, y por supuesto de “autoamparos”. Reiterativas y obvias resoluciones de blindaje a influyentes políticos y a contrario sensu, diligentes denuedos de desprestigio en materia de antejuicio contra quien estorba políticamente; aunque para nadie sea políticamente correcto. Dentro de las cortes “superiores” se desarrolla, al mejor estilo de una danza medieval, las peores envidias de las princesas, los más descabellados y obscenos caprichos de los príncipes; mientras los reyes observan desde el palco de lujo, la lujuria ilegal de los que, a pesar de sus coronas temporales, siempre serán sus vasallos. Vasallos, que sin querer queriendo, arriesgan hasta su libertad al filo del prevaricato y la continua violación a la misma Carta Magna, retorciendo el Derecho, ese que alguna vez defendieron a voz de “ilustre catedrático” en las aulas de la academia. Degradando las garantías constitucionales, pisoteando los Derechos Humanos, y limpiándose la rabadilla con el Debido Proceso.

Tan lejos estamos de un Estado de Derecho, que los ciudadanos los estamos rechazando in limine. Está llegando ese momento de decepción absoluta, en el peor momento. En este tiempo, en medio de una pandemia de muerte, que mata de síntomas y mata de hambre. Cuando el sistema de justicia debería ser el mejor pilar de la República, las Cortes se lucen con sus payasadas abstractas, como que no bastara con la incertidumbre y el oscurantismo de los otros poderes del Estado. Señores Magistrados: sus puestos no son eternos, sus garantías, prerrogativas e inmunidades tampoco. Apaguen el sonido del son que les tocan, los que ya se sabe; sean intérpretes no danzantes, ya es hora de presumir sus arrestos y demostrar, en el poco tiempo que les queda de investidura, que son juristas dignos de hacer historia con la frente en alto, de hacer a un lado las presiones políticas, oenegeras, internas, externas y extranjeras. Tiempo de hacer patria y de ejercer el mandato que el pueblo les ha delegado: bailar al son de la norma y no del son que les toquen.


Sociedad de Plumas es una red de colaboradores comprometidos con promover en las páginas editoriales el balance, el contraste y la propuesta constructiva.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia editorial
El FMI con la misma cantaleta
noticia EVELYN BOCHE elPeriódico
Presunto acosador señalado por muerte de Véliz Franco

Gustavo Bolaños fue detenido por el asesinato de María Isabel, una adolescente de 15 años desaparecida en 2001.

 

noticia Tulio Juárez
Lluvias, nublados, fuertes vientos y descargas eléctricas por condiciones inestables hoy y el fin de semana

Seis departamentos permanecen con declaratorias de alertas por posibles crecidas repentinas de ríos, inundaciones y deslizamientos de tierra en el país este invierno.



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad