Sábado 15 DE Agosto DE 2020
Domingo

Non grato

Fecha de publicación: 02-08-20
Por: José Luis Chea Urruela

Rescatado del olvido y complacencia tradicionales de la diplomacia guatemalteca, el latinismo “NON GRATO” se volvió parte del lenguaje cotidiano del guatemalteco de pie, a finales de agosto del año 2017, cuando, en un oscuro video grabado después de medianoche, en las instalaciones de la Secretaría de Inteligencia Estratégica (SIE), un desvelado y acorralado presidente Morales, armado de valor, decide, por fin, después de muchas marchas y contramarchas declarar “Non grato” al comisionado de la CICIG Iván Velásquez, y ordenar su inmediata expulsión de Guatemala.

En realidad, el proceso de expulsión del comisionado Velásquez había comenzado durante el segundo semestre del 2016, cuando, en la casa de uno de los más importantes capitanes de la industria guatemalteca, la cúpula empresarial organizada, en un inédito acto de contrición, le manifestó a un, ya por entonces, “iluminado”, Comisionado que, en nombre de la economía, las cosas tenían que parar y que ellos “ya habían aprendido la lección”. Quien aparentemente no aprendería la lección sería el comisionado Velásquez, quien, en esa misma reunión, sin medir las consecuencias políticas de sus afirmaciones, les hizo saber que la lucha contra la corrupción, que para ese momento ya se había ideologizado y politizado, llegaría “hasta donde las pruebas lo permitieran”. Al entendido por señas. Los días del Comisionado estaban contados.

En mayo del 2018 la palabra “NON GRATO” vuelve a ponerse de moda, cuando la Cancillería guatemalteca a través de uno de sus viceministros, solicitó por escrito, al Gobierno de Suecia el cambio del Embajador de ese país en Guatemala, Anders Kompass, con la amenaza que si el Gobierno de Suecia no procedía de conformidad, el gobierno de Guatemala lo declararía “NON GRATO”. Hasta su salida de Guatemala, el Embajador Kompass vivió con la sensación de sentirse, de facto, “NON GRATO” en círculos oficiales, empresariales y políticos de Guatemala. Por decisión de su Gobierno, el Embajador Kompass finalizó su misión en junio de este año, e irónicamente abandonó Guatemala el recién pasado 16 de junio en un vuelo de “rescate”.

Enquistada en el nuevo imaginario colectivo, la alocución “NON GRATO” se niega a esfumarse de la realidad nacional, y a finales del mes de julio del presente año, saltándose las trancas de su tradicional ámbito diplomático, incursiona en el ámbito político nacional, cuando las legítimas autoridades que conforman los Pueblos originarios de Occidente declararon, en un acto sin precedentes, “NON GRATO” al presidente Giammattei, quien con la prepotencia que lo caracteriza, interrumpió a un líder indígena que estaba exponiendo las necesidades de sus poblaciones y comunidades, durante una visita que el Presidente realizara a San Juan Comalapa, Chimaltenango. El “NON GRATO” e ingrato capataz le llamaron.

En términos diplomáticos, una persona “NON GRATA” es aquel diplomático EXTRANJERO, a quien, por razones de Estado, el Gobierno de un determinado país le niega la entrada o permanencia en el mismo. En términos diplomáticos, la declaración de “NON GRATO” es la forma más seria de rechazo que un Gobierno puede aplicar a un diplomático extranjero, quienes usualmente están protegidos por la inmunidad diplomática inherente a su cargo. Rusia, China, los EE. UU. y otros países recurren a esta práctica en forma regular, y en clave morse, no son más que cifrados mensajes que pueden conducir al diálogo y la negociación. El ejemplo más reciente es la expulsión de los diplomáticos chinos del Consulado de China en Houston, y en inmediata respuesta, la expulsión de los diplomáticos estadounidenses del Consulado de los EE. UU. en la ciudad de Chengdu. Nada inusual en el mundo diplomático.

Lo que, sí es inusual, es que fuera del mundo diplomático, en el ámbito político nacional, los representantes de pueblos originarios de Guatemala, que constituyen alrededor del 50 por ciento de la población nacional, en un acto sin parangón, declaren “NON GRATO” a un CONNACIONAL, al mismísimo Presidente de su propio país, por prepotente y abusivo. Muy lejos del tan ansiado Hijo Predilecto de la Patria…

Cuando los gobernantes mezclan ignorancia y soberbia, la sobredosis de mediocridad resulta insufrible. Ya lo decía José de San Martín, “La soberbia es una discapacidad que suele afectar a los pobres infelices mortales, que se encuentran, de golpe, con una miserable cuota de poder” Salve “NON GRATO”, en nuestros territorios, por los siglos de los siglos, no serás BIENVENIDO.