Viernes 25 DE Septiembre DE 2020
Domingo

Historias de la banca

Fecha de publicación: 02-08-20
Por: Alejandro Maldonado Aguirre

La banca, como entidad de intermediación financiera, tiene orígenes muy remotos, que se detectan varios siglos antes de Jesucristo, con antecedentes registrados en la antigua Babilonia y en las culturas griega y egipcia. De Roma se tiene noticia que hubo intervención estatal y que la actividad fue objeto de vigilancia de parte de funcionarios públicos, incluyendo definir el valor de los libros que los banqueros debían llevar, antecedentes de lo que después sería la ciencia contable.

Se señala puntualmente el 30 de enero de 1401 como la fecha de la instauración de la Taula di canvi, primera con forma propiamente bancaria, creada en Barcelona, con actividad en las letras de cambio. Se ha especulado que esta forma de pago se dispuso para evitar llevar oro o moneda a bordo de los barcos mercantes, para frustrar los ataques piratas a las naves. Le siguen de cerca la Casa de San Jorge y el Banco de Ambrosio (Milán) y el Banco de la Plaza de Rialto (Venecia) operado bajo la inspección del Senado. Instituciones que, en su tiempo, implicaron orden en la emisión monetaria, librada entonces a diversos agentes. Se afirma que la fundación del Banco de Inglaterra (1694) representó un momento fundamental en la historia de la banca. Este fue llamado “la banca de los bancos”, lo que constituye la primicia de la banca central.

En Francia surge, en 1716, el Banco General de depósito y descuento. En 1806 Napoleón crea el Banco de Francia, que se dice inspiró las normas españolas sobre la materia. En 1846 se materializa el Banco Real de Prusia, institución privada pero bajo el control del Estado. El Reichsbank asume la dirección nacional del crédito y regula todo el sistema bancario alemán. El Banco de San Carlos (1782) y luego Banco Español de San Fernando (1829) es el pivote de la banca nacional, que toma el nombre de Banco de España (1856), que adquiere el absoluto monopolio de la emisión de moneda. Es interesante la evolución que fue llevando a algunos entes a convertirse, por ministerio de ley, en la banca central, con los atributos de regulación, control y fiscalización de todo el sistema.

El autor elegido, Alfredo Robles (NEJ, tomo III pág 247, Barcelona), sintetiza la realidad del prototipo de nuestro tiempo: “La conveniencia de que el Banco central fuera un banco dominado por el Estado es ya cuestión pacífica. En las condiciones actuales del mundo, es al poder central al que corresponde decir la última palabra en materia de política del dinero. Otra cuestión es si personalmente nos gusta o disgusta dicha política, ya que es evidente que cualquiera que se adopte tiene sus peligros y sus ventajas”.

Guatemala: de banca, bancos y banqueros. Con relación a Guatemala, conocer la historia de su sistema bancario, ver uno por uno los bancos que surgieron desde 1877 y los que llegaron con vida a 2007, saber de las instituciones y de los personajes prominentes de la administración estatal y del liderazgo en la banca privada, lo encontramos didáctico, exacto e ilustrado en el libro Guatemala: Un siglo y seis lustros de banca, bancos y banqueros escrito con esmerada pesquisa histórica de acontecimientos y de personajes por el incansable economista, historiador y promotor José Molina Calderón. Los efectos positivos de la pandemia me hicieron volver a textos que muy serenos esperaban en su anaquel que volviera a leerlos, y el citado es una obra ordenada, documentada con certeza e ilustrada con los grabados de billetes de colección. Al lado de fotografías de personalidades cimeras de las empresas y de la administración bancaria, también encontramos postales de los edificios que los albergaron. Reconocimiento también al mecenas de la impresión: Banco Industrial.