Domingo 12 DE Julio DE 2020
Domingo

Lo que habla la mascarilla

Fecha de publicación: 31-05-20
Por: CÉSAR A. GARCÍA E.

Habla de la inexpresión, de no saber ver sonrisas, de ojos tristes y apa- gados, desconfiados y asustados; entre afanes, la zozobra, las cadenas y las prisas. Habla del alejamien- to, de estar aterrorizados, por una infección “letal” y “única” causa de muerte… que nos tiene confronta- dos. ¡Cómo que no hubiera otras!, ¡Cómo si no hubiese tantas!… que pintan nuestra tragedia, de indife- rente arrogancia.

Habla de ya no dar besos, de no abrazar al amigo, de enseñar a nues- tros niños que sus vidas y destinos, la elige, ahora y siempre, quien –en su vil desatino– nos quiera impo- ner las cosas; nos disocia, nos aleja, nos desune y apendeja.

Oculta la mascarilla los dientes hechos pedazos, de los pobres y los viejos, carentes de toda atención; oculta la voz de auxilio de madres atormentadas –con sus desnutri- dos hijos– que deben languidecer, sin comida y sin cobijo; mientras muchos pequeñitos, respiran –con mascarilla– el triste fuego delleño, que enferma y que debilita, mata e imposibilita.

Nos habla, la mascarilla, del engaño legendario de ser limpios… más sin agua, ser lúcidos… sin cere- bro, acusar a quien trabaja, insultar al que camina, a quien compra en el mercado, juntando sus centavitos, a quien subsiste con penas, entre la escasa faena… pues el trabajo se extingue y –en efecto– no distin- gue, sus amargas consecuencias; para quien ha sido honrado, labo- rioso y esforzado, y ha ganado su sustento, sin lujos, sin aspavientos y quien creyó ingenuamente en la virtud –ya “caduca”– de ser genui- no y decente.

Los ladrones, los protervos y mentirosos tarados, usan la mas- carilla, para tenernos coartados. Y grita la mascarilla: ¡No hablen!, ¡No tengan hambre!, ¡Quédense quie- tos en casa!… el infausto dictador, será ahora su sustento, su protector y dador. Que cosa tan increíble, que engaño tan asqueroso, que igno- rancia tan profusa, que estrategia de asesinos, tan oprobiosa y obtusa. ¡Piénselo!