[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

¿Importa la economía?


Sociedad de Plumas

foto-articulo-Domingo

En septiembre de 2018 el presidente del Banco Mundial celebraba que en los últimos 25 años, más de mil millones de personas habían salido de la pobreza extrema, un hecho sin precedentes en la historia de la humanidad. De hecho, la tasa de pobreza extrema ha estado en mínimos históricos a nivel mundial en los últimos cinco años, pero eso podría cambiar rápidamente con la crisis económica que ha desatado el coronavirus.

El Banco Mundial advierte que entre 40 y 60 millones de personas podrían caer en pobreza extrema en 2020 (vivir con menos de US$1.90 al día). Adicionalmente, entre 40 y 150 millones de personas podrían caer por debajo de los US$3.50 al día; y entre 70 y 180 millones más podrían caer por debajo de los US$5.50 diarios. El coronavirus no solo dejará a su paso cientos de miles de fallecidos en todo el mundo sino, además, dejará a millones de personas sumidas en la pobreza y pobreza extrema.

El incremento de la pobreza tiene su explicación en la destrucción masiva de empleos que está causando el cierre de las economías para evitar la propagación del virus. Solo en Estados Unidos se han destruido 33.7 millones de empleos en las primeras siete semanas del cierre de la economía. En Guatemala, las estimaciones del BID indican que en el corto plazo se podrían perder 100 mil empleos formales; y si la crisis se extiende podrían perderse más de 300 mil empleos formales. En el sector informal, las pérdidas podrían ser mucho peores.

La mayoría de las familias en Guatemala vive sin posibilidades de ahorrar y si pierden sus empleos o sus pequeños negocios, rápidamente dejarán de cubrir sus necesidades básicas como alimentación, vivienda o la educación de sus hijos. En las últimas semanas hemos sido testigos de un aumento exponencial de familias pidiendo ayuda con una bandera blanca en los centros urbanos del país. El hambre ha sido una triste realidad en Guatemala desde siempre, pero en las últimas semanas se incrementó a niveles nunca vistos en las últimas décadas. Ante la falta de estadísticas pertinentes que nos permitan medir la dimensión de la crisis económica que estamos viviendo en Guatemala, las familias con sus banderas blancas se convierten en un triste recordatorio de que la economía importa.

Para enfrentar esta realidad, las decisiones que tienen que tomar los gobiernos alrededor del mundo son sumamente complejas. Continuar de forma indefinida con el encierro podría causar un daño tan severo en las economías, que la recuperación podría tardar varios años. Las empresas que quiebran y los empleos que se pierden no se recuperarán de forma inmediata, como algunos piensan. Y en los años que dure la crisis, las altas tasas de desempleo podrían generar un incremento en la desnutrición, un aumento de niños que no pueden ir a la escuela e incluso la muerte por inanición o por suicidio.

Dañar la estructura productiva de un país no es un juego. Las consecuencias pueden ser desastrosas y por eso no se debe decidir a la ligera cuánto tiempo más mantener cerrada la economía. Esta es una decisión crítica, no solo por consideraciones de salud, sino también, por el drama humano que implica una crisis económica.

Algunos abogan por un mayor papel del Estado para resolver la crisis económica. Sin duda, se deben implementar las políticas públicas correctas para ayudar a los más necesitados. Eso es impostergable. Pero los recursos que utiliza el Estado para gastar, los extrae de la economía y si esta se encuentra en crisis, también lo estarán las finanzas públicas, lo cual limita el alcance de las acciones gubernamentales.

Por último, el Estado jamás podrá tomar el papel del mercado. Las empresas que quiebran y el empleo que se pierde no pueden ser sustituidos por el Estado. Comprender esta realidad, nos hará más cautos sobre esa perspectiva ingenua e irresponsable de que es posible arruinar la economía hoy y arreglarla el día de mañana.

Una crisis económica implica sufrimiento humano. No lo olvidemos.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Katerin Chumil / elPeriódico
“El Patrón” habría abusado de una adolescente en hospital de Zacapa

Seis agentes del Sistema Penitenciario son capturados por supuestamente haberlo permitido.

noticia Andrea Paola
Mujer encuentra un barco y se lo regalan por su honradez
noticia Paola Guerra
Esto es lo que tienes que saber sobre Black Panther

Estratega y un guerrero en todas las formas de combate.



Más en esta sección

Congreso de Costa Rica aprueba polémica ley de pesca de arrastre

otras-noticias

Obras Sociales realiza sorteo de la Rifa Un Millón de Amigos

otras-noticias

Costa Rica alivia restricciones para entrada de turistas

otras-noticias

Publicidad