[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

En Guatemala, “America First”


foto-articulo-Domingo

Los temas discutidos en medios de comunicación tienden a ser un reflejo de lo más importante en el ámbito público. En ese sentido, una revisión de noticias del año 2019 muestra la enorme influencia de Estados Unidos en el sistema político guatemalteco. Esto no es un hallazgo sorpresivo. La historia de nuestro país, y de la región latinoamericana, se ha visto marcada por la intervención estadounidense en los asuntos políticos. Sin embargo, en la actualidad nuestro vecino del norte se ve afectado por una creciente polarización política y social interna, un proceso de elección que culminará en el 2020, y el fortalecimiento de corrientes aislacionistas y nacionalistas, en las que la política America First determina la posición del país ante el mundo. Esto podría tener implicaciones importantes para Guatemala en el 2020 y el largo plazo. 

La influencia estadounidense en la agenda pública guatemalteca durante el 2019 fue evidente. Al inicio del año, el apoyo de la administración republicana al presidente Morales, le dio suficiente legitimidad para dar por finalizado el acuerdo de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala. Asimismo, Estados Unidos mostró su influencia en instituciones públicas clave. En el Ministerio Público, inauguró una unidad contra el tráfico ilícito de inmigrantes, y recientemente apoyó la expansión de la institución en el territorio guatemalteco. En el Congreso, rechazó la discusión de reformas a la Ley de Reconciliación Nacional, y en la Corte de Constitucionalidad, se “complació” del cambio de posición de la institución con respecto al Acuerdo de Tercer País Seguro. En efecto, la relación más directa fue con el Ejecutivo, donde a pesar de algunos momentos de controversia, se vio una cercana cooperación en materias de seguridad y migración, finalizando el año con la histórica reunión entre Donald Trump y Jimmy Morales. 

La intervención estadounidense en América Latina no es nueva; sin embargo, en la actualidad, la situación política de dicho país se ve afectada por varios factores. Primero, la polarización se ha profundizado durante este año y podría incrementar luego del proceso de destitución iniciado por los demócratas en la Cámara Baja del Congreso contra el presidente Trump. Dicha división ha ido más allá de lo político; la sociedad estadounidense, reconocida por su capacidad de consenso, se ha vuelto más estática y dividida a partir de la ideología. Segundo, se ha iniciado un proceso de elección presidencial, el cual se ha visto definido por la radicalización del Partido Demócrata. Por último, se observa el fortalecimiento de las corrientes aislacionistas y nacionalistas, definidas por el apoyo al proteccionismo, un nuevo énfasis en la clase trabajadora, y el rechazo a la inmigración. Estas han tomado auge en el pensamiento conservador estadounidense, dándole un soporte ideológico importante al presidente Trump. 

Lo anterior tiene varias implicaciones para Guatemala. Por un lado, se podría esperar constantes cambios de curso en la política exterior, especialmente de darse una victoria demócrata en las elecciones del 2020. Esto podría reforzar el papel de la burocracia del Departamento de Estado en decisiones de política exterior, y un retorno a las posturas de la administración de Obama. Por otro lado, de darse una victoria republicana, se puede anticipar la consolidación de la política nacionalista, lo cual reforzaría el énfasis en el tema de la migración ilegal, y profundizará el enfrentamiento entre la presidencia estadounidense con el famoso deep state. Independientemente de la dirección que adopte Estados Unidos, en Guatemala el sistema político seguirá sujeto de los vaivenes internacionales. A falta de una visión consensuada de la función del Estado, el America First, entendido como una total sumisión a los intereses estadounidenses, seguirá siendo la norma. Si bien, por momentos esto es conveniente a nuestras respectivas causas, un verdadero orden liberal depende de la existencia de un Estado nación, con poderes limitados, pero sobre todo, representativo de sus ciudadanos, y no de las imposiciones de élites externas.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Lorena Álvarez elPeriódico
Café y arveja con demanda en Noruega

El café guatemalteco ya es un producto reconocido en el mercado noruego y ahora, con la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Guatemala y los países del grupo EFTA (Suiza, Noruega, Lichtenstein e Islandia), podría ganar más.

noticia
¡Cuidado! la cena no debe ser el platillo más importante del día

La lista de cosas que debemos evitar comer antes de ir a dormir cada vez se hace más grande.

noticia Paola Guerra
INCREÍBLE: este bebé hace snowboard con solo un año de edad


Más en esta sección

La de Guatemala Inédita

otras-noticias

Pueblos indígenas piden la renuncia del Presidente y diputados

otras-noticias

El diálogo excluyente de Giammattei y otra comisión que duplica funciones

otras-noticias

Publicidad