[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Popurrí navideño


foto-articulo-Domingo

Estamos “en modo” navideño, llega el frío, con él los regalos, el correcorre en el tráfico de la ciudad, el descanso y la alegría de la unión familiar.

Son postales a las que estamos acostumbrados desde niños y que hacen parte de una cultura universal del cierre de ciclos que nos prepara y nos renueva física y psicológicamente para iniciar con energía un nuevo año.

Es parte también de la cultura latina, bailar y cantar todos los años canciones navideñas y popurrís que consolidan todas las melodías que históricamente van haciendo parte de las festividades. Los ritmos y letras cambian, pero el efecto en la celebración es el mismo: alegrar la temporada decembrina.

Es por esto que para cerrar el ciclo de Sociedad de Plumas traigo por analogía el popurrí navideño para hacer un popurrí con tres acontecimientos políticos y sociales que marcaron el cierre de este 2019.

El primero es –irónicamente denominado por mí– la maduración del “perfecto idiota latinoamericano” al perfecto “imbécil” latinoamericano. Me disculpo por las palabras altisonantes, pero no hay otra forma de describir, la transformación, cada vez más decadente de lo que en su libro Plinio Apuleyo Mendoza describía como el perfecto idiota latinoamericano.

Y es que la juventud chilena y colombiana, mutó de la idiotez a la imbecilidad. Algunos grupos de jóvenes demostraron al mundo este año, que los efectos de la comodidad y el acomodamiento, dan fruto a la pusilanimidad y debilidad personal que decanta y se manifiesta en la delincuencia colectiva, por no tener la valentía de buscar, como lo hicieron abuelos y padres, su lugar en el mundo y darle sentido a la vida en medio de una realidad cada vez más uniforme y competitiva.

No se dieron cuenta los padres y la sociedad que crecer hijos cediendo tanto a la tolerancia, y que las conquistas “colectivas” frente a Estados cada vez más burocráticos y populistas, se convirtió en el caldo de cultivo de un movimiento que, no solo se les salió de las manos, sino que está mal visto controlar, repitiendo los errores de la crianza. A la fecha no se sabe a dónde más migrará esta tendencia y cómo se le va a salir al encuentro; en todo caso marcó sin lugar a dudas un lugar en la historia de Latinoamérica y el mundo.

El segundo acontecimiento es el reconocimiento que hizo el presidente Donald Trump al recibir con los máximos honores la visita del presidente Jimmy Morales y la primera dama de Guatemala la semana pasada. Independientemente de lo que se discuta alrededor de las preferencias sobre republicanos o demócratas, o de que si Jimmy es esto o aquello, pocas veces hemos visto la deferencia con que la Casa Blanca recibió a nuestro presidente. A mi modo de ver, reconocer el haberse mantenido en el poder por cuatro años en medio de tanta turbulencia política, y haber tenido logros sobresalientes en materia de política exterior, son la siembra de Jimmy, que logró recibir su fruto con bombos y platillos en Washington. Eso se lo lleva históricamente no solo el Presidente sino Guatemala como nación.

Por último, pero no menos importante, es la histórica resolución de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que da luz verde al “impeachment” de Donald Trump. Desde el punto de vista político esta resolución puede verse como el resultado del pulso que mantienen los partidos Republicano y Demócrata, que encuentra su pico más alto de confrontación en la historia reciente de Estados Unidos con esta presidencia que amenaza con repetir.

Donald Trump ha roto todos los moldes políticos y eso choca a muchos, y al igual que Jimmy Morales ha resistido, desde su juramentación, múltiples intentos de derrocamiento, de los cuales el presente es el que ha llegado más lejos.

Lo más probable es que al igual que Andrew Johnson, en 1868 y Bill Clinton, en 1998 resulte exonerado en el Senado; lo que sí podemos anticipar es que tendremos mucha entretención mediática el año entrante en torno a este caso.

Habiendo finalizado este corto popurrí, deseo para todos los lectores de Sociedad de Plumas una Navidad llena de cariño y paz, y un 2020 con muchos logros y energía, que se transforme en buenas obras personales y para Guatemala. ¡Feliz Navidad!

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia
La portada del día
noticia AFP
UE pide el desbloqueo al plan de recuperación económica pospandemia

Orban -quien conduce un gobierno ásperamente criticado por Bruselas precisamente por sus atropellos al estado de derecho- insiste en que la UE podría utilizar esa condicionalidad para doblar las rodillas de los gobiernos que no están de acuerdo con la política migratoria del bloque.

noticia DPA
Apple empleará paneles Micro-LED en los iPad y MacBook de gama alta que llegarán entre finales de 2020 y 2021


Más en esta sección

Tarjeta de crédito Puntos BAM Empresarial: Poder elegir, sí es un beneficio

otras-noticias

Compras navideñas desde casa con aeropost.com

otras-noticias

Al menos 41 muertos en choque de camión con autobús en el sudeste de Brasil

otras-noticias

Publicidad