Jueves 20 DE Junio DE 2019
Domingo

Persiste el fantasma del acarreo de votantes

Los crecimientos anormales en el padrón se dan especialmente en los nuevos municipios y los que se ubican en las zonas fronterizas.

Fecha de publicación: 09-06-19
El municipio de Sipacate, Escuintla, creado en octubre de 2015, tiene un padrón de 6,792 personas de diferencia respecto a los registros del Renap.
Por: Ana Lucía González

Las brechas de empadronados vs. la cantidad de población persisten en 23 municipios de 11 departamentos del país, cuando se comparan las bases de datos de los mayores de 18 años de los 340 municipios entre el Registro Nacional de las Personas (Renap) y el padrón electoral del Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Este crecimiento “irregular” del padrón puede interpretarse desde variables como problemas en la actualización de datos, migraciones internas o que obedezca a la vieja práctica de “acarreo de votantes”, pero ahora con más sofisticación. De acuerdo con datos del TSE, en las elecciones pasadas se identificaron 2 mil 303 casos de personas que alteraron su domicilio y fueron suspendidas del padrón.

Por otro lado, un promedio de 2.5 millones de guatemaltecos mayores de edad no podrá votar en estas elecciones por no estar empadronados. En proporción, uno de cada cuatro. De acuerdo con datos del Renap, se tienen identificados a 10 millones, 717 mil 556 guatemaltecos mayores de 18 años en los 340 municipios del país hasta la fecha cierre del padrón electoral, 17 de marzo; mientras que el total de empadronados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para la actual contienda electoral ascendió a 8 millones 86 mil 526 personas.

En cuanto al voto en el extranjero, la base de datos del Renap en Estados Unidos registra que hay 200 mil 507 guatemaltecos mayores de edad que cuentan con DPI, distribuidos en nueve Estados. Sin embargo, solo 63 mil 267 (31.5 por ciento) estarán aptos para votar el próximo 16 de junio.

Un fino acarreo de votantes

El “acarreo de votantes”, también conocido como trashumancia electoral, que favorece especialmente la elección de alcaldes, puede ser que este año sea mejor controlada que en elecciones anteriores, en donde a pesar de ser una prohibición, ha sido una práctica recurrente, puesto que un voto puede hacer la diferencia para elegir al ganador de la vara edil.

La trashumancia se refiere a la inscripción de datos falsos, como el lugar de residencia, para movilizar a los ciudadanos para ejercer su derecho al voto en un puesto de votación que no le corresponde. El total de ciudadanos suspendidos por cometer el delito de alteración del domicilio sumaron 2 mil 303 casos, cifra actualizada hasta el 5 de junio del año en curso, por el Departamento de Inscripción de Ciudadanos y Elaboración de Padrones (DICEP), del TSE.

Durante las elecciones del 2015, la mayoría de casos se registraron en los departamentos de Chiquimula (403), Petén (231) y Jutiapa (222), mientras que departamentos como Huehuetenango, Izabal y Totonicapán no presentaron ninguna denuncia de este tipo.

Según municipio, los casos más abundantes correspondieron a: San José del Golfo, Guatemala (80), La Democracia, Escuintla (116); El Tejar, Chimaltenango (91), Pueblo Nuevo Viñas, Santa Rosa (103); Canillá, Quiché (159); Granados, Baja Verapaz (129); Santa Ana, Petén (158); Concepción Las Minas, Chiquimula (382); y El Adelanto, Jutiapa (146), entre otros.

Con la aprobación de la nueva Ley Electoral y de Partidos Políticos (LEPP), el Artículo 13 estableció que: “el traslado de votantes de un municipio a otro, tramitándoles el cambio de residencia electoral de manera ficticia se sanciona de conformidad con la ley. El cambio de la residencia electoral deberá realizarse como mínimo, un año antes de la convocatoria a elecciones generales. El procedimiento se normará en el reglamento de esta Ley”.

Leonel Escobar, jefe del DICEP del TSE, no descarta que el acarreo de votantes pueda repetirse en este proceso electoral, pues lamentablemente los políticos siempre ven cómo aprovecharse de la necesidad de la gente y hacen mil argucias para salir favorecidos en las elecciones. “Este año probablemente los tomó desprevenidos porque el cambio de residencia debió hacerse con más anticipación”, afirmó.

Pero el analista político Renzo Rosal considera que el acarreo de votantes se maneja ahora con mayor sofisticación que hace algunos años, donde muchos alcaldes tienen muy bien mapeados en qué comunidades les sobran empadronados y en cuáles les hacen falta, al punto de intercambiarse votantes con los alcaldes cercanos.

“Para nada están desprevenidos”, dice Rosal quien explica que ahora los alcaldes están más vivos, y junto a sus equipos se han vuelto especialistas, sumado a la debilidad institucional de las subdelegaciones departamentales del TSE, en donde algunos empleados pueden prestarse a contubernios con el Alcalde de turno.

Indica que los crecimientos anormales en el padrón se dan especialmente en los nuevos municipios, en las zonas fronterizas, con narcoalcaldes que manejan poder con los vecinos por la vía del miedo, la intimidación sumado al contubernio con los funcionarios de instituciones.

Los nuevos municipios

Sipacate, Escuintla, el municipio 339, creado en octubre de 2015, presentan diferencias amplias respecto al número de empadronados y los registros del Renap.

Similar situación presentan los municipios de San Jorge, Zacapa; La Blanca, San Marcos; San José La Máquina, Suchitepéquez; Petatán, Huehuetenango (en 2015) y El Chal, Petén, los cuales fueron creados en el 2014.

Sipacate, por ejemplo, cuenta con 9 mil 642 empadronados pero solo están registrados 2 mil 850 en el Renap, lo que representa una diferencia de 238 por ciento. El primero y actual alcalde, Walter Nájera, busca su reelección por el partido FCN-Nación.

Nájera compite con tres candidatos más. Considera que el crecimiento anormal del padrón se debe a que la mayoría de sus pobladores son “gomeranos”.

Para Carlos Mendoza, analista de Diálogos, la explicación se debe a que los empadronados de este municipio cuentan con DPI de La Gomera, el municipio del cual se separaron hace casi cuatro años. “Es un problema de actualización de datos por la creación del municipio, aunque pareciera que los ciudadanos de La Gomera son los que eligen a las autoridades de Sipacate”.

Renzo Rosal, en cambio, considera preocupante los casos de estos nuevos municipios, puesto que responden a lógicas de estructuras criminales. “Sipacate es una narcoaldea que se convirtió en municipio para potenciar franjas estratégicas de territorio –toda la zona costera– para el crimen organizado”, comenta.

Refiere que estos crecimientos anormales en el padrón que superan el crecimiento poblacional, responden a factores externos. En muy pocos casos pueden darse por un mal manejo administrativo; fenómeno que también se repite por ejemplo, en los nuevos municipios de Petén.

Por otro lado, las cifras de empadronados también registran un crecimiento inusual entre una elección y otra en algunos municipios. Rosal hizo este ejercicio entre el 2015 y el 2019, en donde, aparte de los municipios metropolitanos, hubo aumentos superiores al 6 por ciento en Chichicastenango, Quiché; Malacatán, San Marcos; Puerto Barrios y Morales en Izabal.

Por el contrario, San José del Golfo, Guatemala tuvo un comportamiento a la inversa. En las elecciones del 2015 registraron a más de 2 mil 9 empadronados que residentes en el municipio. Este año, las cifras del padrón muestran un registro negativo de 4 mil 441 personas con relación a sus habitantes.   

Mixco tiene una diferencia de más de 84 mil 664 empadronados, respecto a los identificados con DPI. Después de la ciudad de Guatemala, es el segundo municipio con mayor número de empadronados.

Hubo desinterés

Escobar reiteró, por experiencia, que entre los jóvenes hubo desinterés por empadronarse para estos comicios, a pesar de las campañas de promoción en universidades donde él estuvo presente. “Se tienen grandes retos, se deben hacer cambios, uno de estos es que los jóvenes se puedan empadronar en línea”, afirma. Un segundo esfuerzo sería reforzar las campañas de empadronamiento, pero con suficiente presupuesto institucional, así como fortalecer las campañas cívicas.

Rosal refiere un estudio realizado en Universidad Rafael Landívar (URL) en el 2014 donde se hizo una auditoría al padrón electoral para verificar la calidad de los datos. El estudio brindó recomendaciones al TSE para fortalecer dicho instrumento. “Resultó que el padrón no es malo, pero tampoco es óptimo”, dice.

Parte de los hallazgos es que el proceso de actualización es errático y se deben hacer mejoras en este campo. “Ahora vemos las consecuencias de un dramática enfermedad crónica donde al desatenderse el padrón, se presta al mal manejo de los actores territoriales”, concluye.

Los municipios con más número de empadronados

En el departamento de Guatemala, los municipios de Mixco, Villa Nueva, Santa Catarina Pinula, San Juan Sacatepéquez, Chinautla y San Miguel Petapa presentan mayor cantidad de empadronados que de habitantes registrados en el Renap. Y es que la ciudad de Guatemala, Mixco y Villa Nueva representan el “top 3” en cuanto a mayor cifra de empadronados a nivel nacional. Estos tres municipios alcanzan más de 1 millón 260 mil posibles votantes.

Mixco, por ejemplo, tiene una diferencia de más de 84 mil 664 empadronados, respecto a los identificados con DPI, los cuales representan un total de 180 mil 98 personas en los listados del Renap.

Para Carlos Mendoza, analista de asociación Diálogos, estas diferencias pueden explicarse debido a que son municipios con alta densidad poblacional y es un fenómeno que responde a migraciones internas, aspecto en donde también coincide el analista Rosal.

Otras diferencias importantes en cuanto a mayor número de empadronados respecto a registros de población del Renap se ubican en Nahualá y Santa Catarina Ixtahuacán, Sololá, y La Democracia, Escuintla.