[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Como el pelo de Leopoldo


foto-articulo-Domingo

Es desesperanzador y por lo menos a mí… me enferma, toda esta farsa a la que llamamos “democracia”. Opinar resulta “necedad” y francamente no sé porqué insistir en hacerlo… pero lo hago. Ejercer convicciones es “un error” a decir de la mayor parte de la gente con la que converso e interactúo; casi todos opinan que es necesario votar por alguien, pero nunca nulo, porque ello –repiten– “favorecerá a los malos” ¿Y en dónde están los buenos, para elegir? Me pregunto yo. Muchos candidatos en partidos “nuevos” que son realmente reciclados, muchos mañosos de carrera detrás de ellos, demasiados politiqueros quemados en derredor, excesivos parientes de secretarios generales y dueños de partido, en los listados de diputados… y cero equipos de trabajo; es decir votar por alguien, significa –desde mi particular punto de vista– ser irresponsable y comparsa de la farsa, por ello votaré nulo.

Los “malos” –según con quien se platique– son los “socialistas”, encarnados en Thelma y Sandra, y, desde la perspectiva de los contrarios, la única “buena” es Thelma; en mi opinión estas dos mujeres, expertas evasoras de la justicia, son más comadres o socias de lo que cualquiera pueda imaginarse… analice la evolución de los hechos y se percatará que los acuerdos entre ellas, son mucho más probables que su –aparente– “enemistad”. Otros idealizan a Zury y –en general– todos han comprado dos ideas, promovidas –con rigor– desde la mayoría de los medios de comunicación: 1- Las favoritas son estas tres mujeres y 2- Hay que votar, porque es “nuestro deber”. El guatemalteco, no profundiza más… permanece en el mismo sitio que hace un cuarto de siglo, hace tres lustros, una década y las pasadas elecciones; es el sitio de la “negación del problema”, con lo cual –se ha creído y cree– que el problema, realmente “no existe”.

¿Cuál es el problema? Identifico, por lo menos tres. El tercer problema, consiste en que, el sistema político partidista, se degeneró, a tal grado que solo admite: malvivientes, pusilánimes, títeres, mitómanos, sinvergüenzas, cínicos y mafiosos. Nadie más tiene cabida en ese oscuro escenario circense, en el cual –incluida la prensa– todos participan… todos los participantes son cómplices y todos somos víctimas. La ilusión de la democracia envuelve al cándido pueblo –otra vez– y nuevamente éste, pretende, busca y anhela –mediante el voto– lograr el cambio tan añorado. Ello evidencia el segundo problema que consiste en otorgar a la acción periódica del voto, muchísima más importancia de la que tiene; el voto, en un sistema corrupto, nace sin valor, desde que, la opción de elegir, simplemente no existe; no se vota entonces por escoger una opción de solución, sino se vota por votar… y entonces realmente se bota el voto, pero la irreflexión y/o ignorancia, reviste de orgullo al votante, quien pone a gobernar a sus propios verdugos… ¡triste paradoja!

Basta escuchar los “análisis sesudos” de la farándula periodística estructurada con propósitos de validar el circo, para desencantarse y arribar a la desesperanza. Una y otra vez repiten y aseguran, algo como que: “es necesario votar por programas de gobierno, por las ofertas electorales y que el pueblo tenga oportunidad de conocer las propuestas”. ¿Cómo así?, ¿No se han enterado estos “analistas” que el pueblo –en su mayoría– no tiene capacidad de discernimiento, con motivo de, al menos la mitad, ser descerebrados, fruto de la trágica desnutrición crónica infantil?, ¿Por qué para estos “analistas y periodistas”, las credenciales de vida de los postulados, no tienen ningún valor, sino únicamente lo que dicen?, ¿Por qué las entrevistas no son agudas, ni cuestionan la trayectoria gris u oscura de la mayoría de los participantes en la contienda o los confrontan… sino son complacientes charlas que buscan validar –mediante la obvia permisión– lo que dicen los mentirosos? ¿Realmente creen estos seudoperiodistas de moral vacacional que, detrás de la improvisación de las postulaciones, hay programas de gobierno y seriedad?

Lo anterior, me lleva al primer y principal problema que es la ignorancia del chapín… maleable, candoroso, desinformado, superficial y alharaco. Irá a votar –otra vez– y nuevamente será engañado; cree en todo lo que escucha y toma –sin inmutarse o dudarlo– partido visceral por uno o por otro grupo… jamás se enterará que, son los mismos que lo han baboseado, desde los tiempos del tristemente célebre Cerezo, quienes le siguen ofreciendo espejitos que –gustoso– canjea por su voto. Nunca se percatará que en la mafia, no hay “enemigos” sino “negocios” y que a todos ellos les conviene el circo… y claro está, viven de la ignorancia.

El votante volverá a caer y –por supuesto– Guatemala seguirá cayendo… porque este proceso electoral llegó al fondo… hasta el sedimento impenetrable de cloaca y es tan “verdadero o legítimo”, como el negro azabache que “luce” en su escaso pelo y barba, el inconsistente Leopoldo Guerra, quien junto a sus jefes, los magistrados, han hecho todo lo posible, por exhibir impudor y ambivalencia… midiendo a los contendientes, con distinta vara y desprestigiando, cada día más, las inminentes “elecciones”… pero la prensa –en su mayoría– calla y el pueblo –en su mayoría– no lo entiende. ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Evelin Vásquez elPeriódico
Occidente se posiciona en Manufexport

El sector de manufacturas ofertó más de mil productos retail guatemaltecos y centroamericanos a compradores internacionales.

 

 

noticia Enrique García / elPeriódico
Diputados cobrarán Q9 mil 600 por asistir a dos sesiones en diciembre
noticia KATERIN CHUMIL/ ELPERIÓDICO
Guatemala en “Animal Planet”


Más en esta sección

Guardiola confía en el instinto goleador de Agüero

otras-noticias

Organizaciones denuncian que Guatemala viviendo una situación violenta por parte del Estado

otras-noticias

Hamilton sigue imparable

otras-noticias

Publicidad