Domingo 21 DE Julio DE 2019
Domingo

Pacto de corruptos da coletazos

Fecha de publicación: 17-03-19
Por: Jaime Barrios Carrillo

Cada vez se hace más evidente que no se trataba solamente de combatir y destruir a la CICIG, sino de una ambición más inescrupulosa: la restauración de un sistema de cooptación del Estado por medio de asegurar el poder político a toda costa. Se ha hecho evidente que los planes son quitar de en medio a todos los contrapesos, eliminar toda oposición a sus designios corruptos. Restituir el reino de la impunidad, destruyendo la República democrática, es decir a las instituciones legítimas.

El país retrocedió en la superación de la pobreza con el régimen del FCN, con Jimmy en el Ejecutivo y ahora Álvaro Arzú y su banda de corruptos en el Congreso. Hay más gente pobre y en extrema pobreza. No solo aceleró el gobierno la crisis con la torpe política de defender el aparato de corrupción incrustado en el Estado, sino también su deplorable gestión ha aumentado los problemas nacionales y a nivel internacional aislando al país, poniendo en peligro la posibilidad de créditos, inversiones y cooperación internacional.

El Pacto de Corruptos es una realidad incuestionable. Cada vez más se evidencian con actos y palabras. Resulta condenable desde todo punto de vista que en lugar de gobernar y legislar se hayan dedicado en estos cuatro terribles años a tratar de desarticular la lucha contra la corrupción. Partimos de una ecuación irrefutable: corrupción y pobreza son dos caras de la misma moneda.

Por otra parte, considero un espectáculo deplorable las citaciones recientes hechas al Contralor en funciones al Congreso para acosarlo e intimidarlo. Del mismo modo querían citar al Registrador de Ciudadanos del Tribunal Supremo Electoral. Inaceptable y patético contemplar una escena donde el diputado Galdámez, que es a la vez candidato a la presidencia por el partido oficial, intentó entrometerse con su verborrea abusiva y autoritaria en una competencia institucional que no le corresponde. Hizo bien el TSE de pararle los carros a Galdámez y a los otros jefes de bancadas corruptas, resaltando la independencia absoluta, constitucionalmente legislada del TSE.

En cambio el Pacto de Corruptos, sea por voz presidencial o voces del presidente del Congreso y banda afiliada, han querido sorprender a la ciudadanía anunciando que el TSE está intervenido por fuerzas extrañas y que “hay que defender la soberanía”. Pero sin demostrar pruebas ni brindar argumentos creíbles. Falso y oportunista patriotismo. Con lo de siempre, mentir, mentir más y mentir todo lo que se pueda.

En la conspiración para defenestrar el proyecto de la CICIG han coincidido las fuerzas más tenebrosas del país (el Taquero, Fundaterror, Joviel, la banda del FNC y su fundador el coronel prófugo Ovalle, el otro prófugo Sinibaldi, el arcángel de los canales abiertos, los presos VIP del Mariscal Zavala y otras malas hierbas). Puede sin duda hacerse un símil de la bajada al infierno de Dante, es decir traspasar la puerta donde “termina la esperanza”. Una conspiración y pacto de corrupción donde la parte visible es un mal comediante metido a estadista.

La crisis que ha hecho bambolear a Guatemala, creando dudas, polarizaciones ideológicas, difusión masiva de falsa información y mucha indignación tiene un responsable directo: Jimmy Morales. El presidente sigue siendo el principal instrumento de un aparato que actúa en la penumbra del anonimato, a veces se le denomina ‘la juntita’, para defender el sistema de corrupción estructural y sellar la impunidad más infame.

Ahora apuntan las maniobras del Pacto de Corruptos a descalificar la candidatura de Thelma Aldana. No hay duda que se trata de una nueva conspiración donde mueven sus piezas en Contraloría, el Congreso y lo que pueden hacer dentro del Ministerio Público y el Organismo Judicial. Hay miedo y el miedo produce desesperación agresiva.

En el Congreso intentan también legislar leyes antipopulares que rompen con los convenios internacionales. Aprobar la amnistía de los criminales de guerra no solo es anticonstitucional sino constituye en sí un delito también de lesa humanidad. El novicio presidente del Congreso, Álvaro Arzú, haciendo gala de prepotencia e ignorancia se expresó sarcásticamente de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. El Ejecutivo por su parte ha rechazado la petición del Parlamento Europeo con una argumentación a todas luces falsa. Otra vez mentiras sobre más mentiras.

La imagen del gobierno de Jimmy en el mundo está desprestigiada. Jimmy está aislándose internacionalmente y se apoya en lo interno en los sectores más nefastos. Ahora el Gobierno de Estados Unidos le está jalando las orejas. Primero con la advertencia de que tiene que pararse el proceso de aprobar la amnistía en la Ley de Reconciliación Nacional. Más recientemente con el anuncio de que la ayuda militar a las fuerzas de tarea se suspende por el abuso en la utilización de los Jeeps J8, donados para combatir el narcotráfico y no para intimidar a la población, a la CICIG y en un acto osado y provocador a la misma embajada norteamericana.

Jimmy gobierna dándole las espaldas a la ciudadanía. Con frecuencia aparece públicamente para decir boberías y contrasentidos. No puede ni sabe dialogar sino consigo mismo y su juntita. No escucha ni a la ONU ni a los embajadores del G-13 ni al Parlamento Europeo. El diálogo no existe para la ultraderecha que Jimmy representa y en la cual se atrinchera. Nunca existió esa posibilidad para esos sectores negadores del otro: los que combatieron antes las ideas con ejecuciones extrajudiciales. Los que solo saben usar la mentira, la distorsión desinformativa y la estigmatización del adversario mediante campañas negras. Son la parte más oscura de la historia reciente de Guatemala y ahora se enganchan a un poder deslegitimado por los hechos jurídicos que los señalan como corruptos.

No le falta al Pacto de Corruptos la mención de un dios interventor (con minúscula) que Jimmy y sus seguidores y financistas (incluido Mariscal Zavala) invocan con una descarada falta de modestia y una borrachera del poder que los ha llevado hasta a declarar que el Presidente es un “ungido” de dios. Solo les ha faltado llamar satánicos a la CICIG, al MP, a la prensa independiente y a los cientos de miles de guatemaltecos que desaprueban al gobierno.  

Los nuevos señalamientos de cheques indebidos dados al Presidente y a su esposa, los delitos constitucionales que ha cometido Jimmy con su desobediencia a la Corte de Constitucionalidad y el financiamiento ilícito que se le endilga, que parece certero, acabarán llevándolo a donde se merece al dejar la Presidencia: a enfrentar a la justicia.

Pero más allá de las muecas prepotentes y de los sarcasmos el Pacto de Corruptos está escuchando pasos de animal grande. Muy grande. Así son los animales que caminan al abismo.  

Los coletazos del Pacto de Corruptos deben ser tomados con mucha entereza por las fuerzas democráticas que tienen la legitimidad moral y ética, pues lo que está en peligro no es solamente la democracia sino la misma viabilidad como país.

Guatemala está siendo políticamente llevada diez, veinte o más años atrás. Mientras que socialmente la pobreza sigue expandiéndose y los guatemaltecos siguen emigrando. La violencia e inseguridad continúan. La salud por los suelos, con hospitales desabastecidos y personal mal pagado y faltante. La educación rindiéndose a Joviel Acevedo y mostrando baja escolaridad en todos los sentidos. Las carreteras en estado calamitoso. Todas las carencias e insuficiencias sociales mencionadas constituyen el nefasto “legado” de Jimmy y los corruptos en el Congreso. En el Legislativo se pretende también controlar a la sociedad civil que estaría bajo la jurisdicción represiva del Ministerio de Gobernación. Hace unos meses querían implementar una ley mordaza de censura a la prensa independiente, incluso aplicable en los medios sociales, con objeto de acallar las voces críticas. Ofrecían establecer cárcel para los que criticaran a los políticos. La peor legislatura de la historia reciente.