[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

El mensaje del Tinnitus


foto-articulo-Domingo

Pensaba era solo un ruido desagradable y odioso, pero de ello resultó: sabiduría, tristeza, desazones e ilusiones, ansiedades inquietantes, irritación excesiva, sensaciones diferentes… feas, mustias e incoherentes. Era mi oído derecho que, dando tregua de noche, sonaba constantemente, como un punzante reproche. Un zumbido atormentante que es una alarma constante: de mi carácter volátil, de mis afanes perpetuos, de la lucha en convicciones que procrearon resultados, y más que lograr hazañas… han parido desazones.

Tres años de ruidos feos, sonidos distorsionados, intolerancia a la gente y de ratos arruinados; pero también de lecciones, de gratitud imparable, de querer huir del ruido, abrazando a la familia y pasando buenos ratos, con amigos perdurables. De apreciar lo que aún queda, de valorar lo que escucho, de reflexionar mil veces y tratar de vivir bien… aunque ya no reste mucho.

Desde mi oído maltrecho, cuyo sonido resulta, como una rota bocina… charleando intensamente, todo se escucha distinto y luce tan diferente. Aprendí a escuchar allí… las cosas inexistentes, las realidades infaustas y las virtudes ausentes. Escucho con ese oído, las verdades del político… razones del “analista” que es solo su merolico. Escucho perfectamente, la grandeza del ausente que dejó atrás a sus hijos… sintiéndose “independiente”. Escucho seguramente, el argumento impecable, de quien se siente decente, pero a su vez siempre ha sido… un cínico decadente.

Las risas de los niños, atendidos por gobiernos, de las madres ignorantes y otrora alicaídas… pero hoy capacitadas, instruidas, muy alentadas, rescatadas por burócratas competentes y decentes, y ya no más ignoradas por la ralea política, farsante, vil y tarada. Escuché –incesantemente– la pureza celestial, la transparencia indudable, la honradez a toda prueba del “Supremo Electoral”. Atento y con atención, la música de la patria; la evidente independencia, probidad incuestionable y la institucionalidad. Los poderes del Estado… perfectamente parados; con solo gente valiente, lo mejor de Guatemala: el honrado, inteligente, el digno y el diligente, el capaz y el arrojado, el genuino y pertinente.

Escuchaba a sindicatos, hablando de trascendencias; de virtudes, de propósitos, de visión… con elocuencia. No hablaban más de indecencias, de ventajismo y chantaje, ni lucían ya ropajes de ineptitud y apariencia. Por su lado, el presidente, en plan de gran estadista, hablaba del sacrificio que merece la nación: objetivismo a ultranza, transparencia, excelencia, mucho trabajo y confianza; afuera quedó la paja, la demagogia y la transa. Los periodistas muy rectos, señalando lo apropiado, no escritores trasnochados, ni simples asalariados, ni comparsas de la farsa… ni con los dados cargados.

Escuché, con extrañeza, la lealtad del candidato; habla de buenos propósitos, presenta a gente sana, no venden ni las curules, ni traicionan a placer, ni provocan desazones o tristes actos ingratos. Escuché lo que oyen muchos… los que no quieren oír: la farsa, la demagogia, la voz del traidor infausto que le roba el porvenir: a los jóvenes que sueñan, a los niños sin cerebro, al emprendedor aquel… que, como fruto del crimen, es cada vez menos dueño. Escuché que hay democracia, esperanza, añoranza y que, alguno de los peleles que ofrece ser milagrero… cambiará todo lo malo, con entereza y esmero.

El Tinnitus me “ayudó” a distorsionar las cosas, la realidad es muy mala… como funciona mi oído, el cual parece normal, nadie –ni siquiera cerca– sospecha lo que ha ocurrido. Pero confiar en su juicio y falta de fidelidad, es tan absurdo y obtuso, como validar el circo –que llamamos democracia– y es realmente un ejercicio de timo y oscuridad. Nada es como se escucha, nada es lo que parece; somos un laboratorio, lúgubre… que languidece.

Nada se puede esperar de penosos “concursantes” que son una suerte boba… de títeres arrogantes; sus manos están atadas, su conciencia siempre ausente… la gente irá a votar y seguirá la charada. ¡Voto Nulo!, digo yo… que es una trampa me han dicho, pero es por convicción, repudio el circo asqueroso, escucho a mi oído sano, mi corazón y razón. El ruido del que está chueco, trato siempre de ignorarlo, pero como la fea hedentina –de este proceso viciado– es difícil soslayarlo. ¡Piénselo!

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Irmalicia Velásquez Nimatuj
Corte de Constitucionalidad: la vida de las mujeres no vale nada
noticia Tulio Juárez
Llaman a concentración de apoyo frente a la CICIG el martes

Rechazo al gobierno, renuncias del Presidente, su gabinete y exigir formación de Constituyente, entre los propósitos.

noticia Redacción elPeriódico
Aeropuerto La Aurora cierra su pista principal por mantenimiento

Medida se aplica para “deshulizar” la carpeta asfáltica y mañana será de 1:30 a 3:30 horas.



Más en esta sección

La del GPS

otras-noticias

Partidos no pagan multas, pero recibirán Q20.5 millones por financiamiento

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Publicidad