Domingo 24 DE Marzo DE 2019
Domingo

¡Véngase al Rock de los Carros!

Fecha de publicación: 18-11-18
fotoarte: Jorge de León > El periódico Por: César A. García E.
Más noticias que te pueden interesar

Hoy es la XII Edición del Rock de los Carros; años que no se han sentido. Las variantes las noto, con el paso del tiempo, y en mi desempeño que incluye este evento tan lindo del que he tenido la dicha de formar parte –además de mis canas que ganan espacio, cada día y un poco más de panza– en mi capacidad decreciente por afrontar el estrés y los imprevistos que aunque logro manejarlos, me resultan nada saludables. Me he vuelto alérgico a las presiones de trabajo y me mantengo casi al límite, lo cual no me gusta para nada, pero es complicado manejarlo y mi organismo protesta cada vez más… supongo que la irritabilidad llega, en algunos casos con los años y saturación de estrés, mientras existen otras personas que alcanzan el sosiego a la misma edad, lo cual sería lo idóneo creo… mas no estoy seguro de ello. En todo caso, nada tiene que ver con renegar, ser inconforme o no ser agradecido, se trata de un cambio interno inexplicable; vivo agradecido con Dios y con la vida que ha sido benigna conmigo.

Hace doce años, el evento que ahora cito, me sentía fuerte y vigoroso, escuchaba perfectamente, mis rodillas eran “todo terreno” y no tenía ningún problema para afrontar los variopintos incidentes que plantea toda la logística, para la cual, un equipo valioso, idóneo y voluntario, se ha conformado, fortalecido… y –también– algunos de sus integrantes, estamos envejeciendo y otros se han retirado, porque ya lo hicieron. Mi hijo mayor era un muchacho en ese tiempo y los dos menores eran niños; se contaba poco con ellos, pero de unos años a esta parte, son, en cuanto a las responsabilidades que asumen, soportes que se yerguen, haciendo con gusto, este trabajo tan gratificante e intenso. Eso para mí es una satisfacción que vale todos mis achaques… espero ellos tengan la dicha de menguar –de igual manera– viendo satisfechos a sus propios hijos, emergiendo y sirviendo.

Dios ha permitido que mi pasión de toda la vida –“las jarrillas”– como llamo a los carros viejos, se convirtieran en algo trascendente. En este pasatiempo tan sano y oloroso a gasolina, humo y tapicerías con “aromas” del tiempo que solo puede encantar a los que tenemos la misma debilidad… he encontrado a muchas buenas personas; casi todos teniendo en común, ser gente de trabajo, honrados y valoradores de sus familias, casi todos dispuestos a regalar un domingo al año –como mínimo– para llevar su “juguete” o “joya”

–según lo vea, cada uno– para aportar a terceros que ni conocen, ni conocerán nunca, pero que tuvieron –por razones inexorables del destino– menos dicha que nosotros y de tal suerte, nacieron como niños desnutridos crónicos, en un ámbito de carencias, o llegaron a la adultez mayor, acompañados –únicamente– de sus tristezas, teniendo como consorte al abandono. Si tiene tiempo visite www.casamiseridordia.org.gt entidad beneficiaria de este evento tan sólido y creciente.

Sumados a este propósito genuino, pero que no deja de ser –tan solo– una gota ínfima en un océano de miseria y dolor que avasalla a casi la mitad de nuestros compatriotas, se han sumado medios de comunicación, publicistas, burócratas de noble corazón, oficiales, embotelladoras, empresas de repostería, pizzerías, cafetines, proveedores de carne, negocios de comida variada, profesionales, asalariados, amas de casa, empresarios diversos, empresas de seguridad y transporte de valores, entre muchos otros. Además

–salvo contadas excepciones que confirman la regla– muchos propietarios de carritos viejos que llegan a pasar un día memorable, entre la gente que, si representa al guatemalteco de bien, al mayoritario y esforzado… gente buena que jamás ha sido, ni será electa para un cargo público, porque el sistema está diseñado –paradójicamente– para despropósitos y saqueo.

Pero hoy es un día para no pensar en otra cosa que no sea el prójimo. Además, Usted puede hacerlo, beneficiándose a sí mismo y a los suyos. El Rock de los Carros, es un gana-gana. Usted llega, la pasa contento, viendo muchos automóviles nada comunes juntos, disfrutando en vivo –con hijos y nietos– de más de veinte personajes de “Cars”, viendo joyas históricas o tesoros de otras personas que pueden gustarle o no, pero implican “dar para los más vulnerables”. El evento no es una exposición de arte y perfección… pero si una expresión de solidaridad verdadera, con miles de personas gastando, pasándola bien y siendo felices, en un entorno libre de la hedentina que debemos respirar cada día, en medio del horror de la violencia, la impunidad y el cinismo.

Este año –además de poder comer delicioso, barato y seguramente no enfermarse por hacerlo– el Rock de los Carros, presenta en vivo, a “Los Bichos”, el mejor grupo tributo de los Beatles; el concierto está incluido en el ínfimo valor de la entrada al evento (Q40 adultos Q20 niños), pues ellos han donado su tiempo y talento. No se pierda un domingo inmejorable. ¡Nos vemos allá!, ¡No lo piense… llegue!

Etiquetas: