[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Un turismo que irradie para todos


El turismo comunitario busca un nuevo impulso. Asociaciones de este tipo en todo el país se preparan para asistir al primer encuentro regional que servirá para evaluar la situación nacional, así como formar redes de apoyo centroamericanas.

foto-articulo-Domingo

La propuesta es atractiva. Comenzar la mañana con un recorrido por los senderos de bosque húmedo, continuar con un almuerzo con el mejor pepián casero, pasar la tarde en un taller para aprender a modelar una pieza de alfarería o si lo prefiere, tallar un capirucho de madera y cuando la tarde termina, disfrutar de un vino de níspero propio del lugar, con una vista privilegiada hacia la ciudad de La Antigua Guatemala. Estas y muchas más son parte de las múltiples actividades que los visitantes pueden encontrar en la aldea San Cristóbal El Alto, en La Antigua Guatemala.

Ubicada a cinco kilómetros de la ciudad colonial, en uno de los cerros que rodean el valle de Panchoy, esta aldea se ha organizado desde hace varios años en el turismo comunitario, bajo la tutela de la Cooperativa Senderos Del Alto. Es así como han logrado ser más sostenibles, mejorar su calidad de vida y mostrarle al mundo que “quieren chilero a su pueblo”, como reza su campaña de limpieza y jardinización, en donde no falta casa que tenga flores sembradas en su exterior. “Buscamos posicionarnos como el primer pueblo jardín”, indica Erick España, miembro de la cooperativa.

En San Cristóbal El Alto se alistan los últimos detalles para ser la sede del Primer Encuentro Centroamericano de Turismo Comunitario (Ecat) del 25 al 28 de octubre, donde esperan recibir cerca de 200 visitantes. Será una oportunidad para presentar un diagnóstico reciente sobre la situación de este sector en el país, intercambiar experiencias con países vecinos, identificar problemáticas y formar una directiva a nivel nacional, para continuar con esta dinámica que significa una fuente de ingresos importante para las comunidades locales.

 

Casa Xicayá es uno de los hoteles que están listos para atender a los visitantes en San Cristóbal El Alto.

Y es que el turismo comunitario toma cada vez más vigencia en el mundo. Sus visitantes buscan recorrer lugares de manera responsable, demostrando respeto por la gente, la cultura y el medioambiente, no importando el destino. “Cada vez hay más conciencia, se trata de un segmento de mercado especializado, que quiere conocer y experimentar con las tradiciones del lugar, no busca el lujo, sino la convivencia con las personas”, detalla Alejandrina Silva, jefa de Patrimonio Cultural del Instituto Guatemalteco de Turismo (Inguat).

Un diagnóstico de país

Cada rincón de Guatemala ofrece una amplia temática para experimentar, descubrir o compartir según los distintos intereses y localidades a visitar. Practicar senderismo, rapel o canopy para quienes gustan de la aventura; probar un elote asado o un platillo típico, asistir a una ceremonia maya o aprender a bailar punta junto con la comunidad garífuna de Livingston, son parte de las riquezas que el país ofrece. Para establecer un diagnóstico del país, Camilo Alvarado, director de la organización Travolution, (oenegé especializada con sedes en Argentina, Chile y Colombia) y quienes forman parte de la consultoría de este evento; visitó junto a un equipo de expertos durante un mes 30 organizaciones que se dedican al turismo comunitario en diferentes puntos del país; algunas con destinos aislados, como Sibinal, San Marcos.

Indicó que este recorrido les permitió identificar situaciones, estudiar opciones y compartir lo que hacen otros colegas. Este trabajo les permitirá crecer como destino y comercializar sus productos en el exterior. “Necesitamos fortalecer esos procesos, reconocer necesidades, en términos de cualificación técnica, legalización, diseño de productos, trabajo asociativo y en red”, explica el experto.

 

El chocolate artesanal es otro de los atractivos para visitar San Juan del Obispo, en Antigua Guatemala.

Alvarado considera que Guatemala tiene un amplio potencial para el turismo rural y comunitario. “Hay destinos muy consolidados y con la posibilidad de proponer circuitos alternos, que no son competencia y se conectan muy bien”, expresó.

Explica que fueron contratados para una consultoría externa por parte del Departamento de Estado de Estados Unidos, con el objetivo de posibilitar que el sector turístico y artesanal pueda exportar sus productos al mercado anglosajón y europeo.

Sus hallazgos los darán a conocer en forma amplia durante el encuentro. De momento, se carece de cifras sobre cuántas organizaciones de este tipo existen en el país y cuántas ganancias generan. Erick España, de la cooperativa Senderos El Alto y quien participó en la expedición, estima que quizás asciendan hasta unas 250 organizaciones, pero que de las 30 visitadas, solo 16 tienen representación legal.

Para Alejandrina Silva una de las dificultades principales es la falta de continuidad con los números telefónicos de los comunitarios, lo que impide su continuación en los programas y captar más turistas. Muestra de ello es que en 2011, el Inguat realizó un primer diagnóstico de este sector. En ese entonces, el estudio identificó 50 organizaciones en todo el país. Actualmente toda la base de datos levantada en ese entonces está desactualizada, asegura.

Problemática vigente

Las primeras acciones y criterios para propiciar el turismo comunitario en el país se dieron en 2004, entonces bajo la guía de un manual de Buenas prácticas, elaborado por la Universidad del Valle de Guatemala (UVG) y la Fundación Soros. En ese entonces con la idea de posicionar el tema en la política nacional de turismo.

Ese mismo año se realizó también un primer encuentro consultivo nacional sobre turismo comunitario indígena, como quedó documentado en la Estrategia Nacional de Turismo Comunitario 2011-2015 del Inguat. Se hizo un análisis de las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de este sector, algunas de estas vigentes hasta el momento.

 

En la aldea San Juan del Obispo se han especializado en comercializar el vino de níspero.

La dificultad principal identificada en este tipo de emprendimientos era la fragilidad institucional, que no les permitía consolidarse y ser reconocida como una actividad de primer orden en la economía local. También se señaló la vulnerabilidad ante los desastres naturales, la inseguridad ciudadana, la falta de inversión de capital público y privado, y los daños en la infraestructura vial, este último cada vez peor.

Asimismo se reconoce que este segmento turístico no cuenta con una legislación propia que contribuya a su reconocimiento institucional y posicionamiento. Por otro lado, reconocían que la oferta actual de productos y servicios no responde a los criterios de calidad esperados, así como la débil formación en recurso humano para brindar estos servicios en forma eficiente.

Experiencia y calidad

Más de una década después, las políticas para apuntalar y propiciar la gestión comunitaria en el interior del país forman parte del Plan Maestro de Turismo Sostenible de Guatemala 2015-2025. No obstante este es un rubro que no cuenta con presupuesto específico. El criterio para brindar ayuda por parte del Inguat se basa en su organización y que tengan una actividad específica. “Apoyamos con insumos, capacitaciones, equipo de acampar, marimbas o trajes de morería, lo que necesiten”, explica la encargada de Patrimonio Cultural del Inguat.

Ericka Guillermo, directora de desarrollo de producto turístico de Inguat indicó que del 2016 al presente año se ha destinado apoyo a las comunidades en los siguientes rubros: dotación de equipo Q633,540.76 en eventos culturales: Q690,547; formación de guías comunitarios: Q141,072, aporte a municipalidades en mejoras de los destinos turísticos: Q13 millones 153,150. Además, el aporte de la comunidad internacional a través del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con un proyecto de cooperación no reembolsable para las comunidades de San Juan La Laguna, Sololá y Uaxactún, Petén; de US$31 mil a cada una.

Hoy parte de los retos que persisten es empatar la experiencia de convivencia comunitaria con ofrecer servicios de calidad. “Por ejemplo, un turista que regresa sudado de una caminata, pero gusta el confort de un buen baño y una buena cama”, dice Alejandrina Silva. En ese sentido, es consciente que aún faltan detalles por cuidar, por lo que algunas veces es recomendable combinar el turismo comunitario con el tradicional, para garantizar este detalle de servicios para el turista.

Maru Acevedo, experta en turismo, considera que cada vez más las comunidades se interesan y están dispuestas a explotar las riquezas naturales y culturales de sus territorios como una opción de ingreso directo. Necesitan que se les siga acompañando en este proceso para dar a este destino un valor agregado, convertirlo en un producto turístico y comercializarlo. “Se ha avanzado, prueba de ello es la realización del próximo congreso, se necesita formar apoyos y alianzas para que esta práctica sea sostenible”, indicó.

Los pasos están dados. Las expectativas para este encuentro son altas entre todos los actores involucrados, por lo que se espera la participación de más de 20 organizaciones comunitarias centroamericanas, 15 emprendimientos comunitarios y agentes turísticos interesados en generar alianzas. Las posibilidades de sorprender al visitante se ensanchan.

 

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Tulio Juárez
Críticas por error en identificación vial de población del Libramiento de Chimaltenango

Rótulo direccional dice San Andres ‘Iztapa’ –municipio costeño de Escuintla– y no San Andrés Itzapa como corresponde al departamento occidental. Esta mañana lo corrigieron.

noticia Luisa Paredes
Hospital Roosevelt tenía internados a 40 pacientes con COVID-19

El centro fue cerrado temporalmente por peligro de contagio y los personas positivas serán trasladadas por el Ministerio de Salud este viernes.

noticia
Cayalá presenta Galería La Lista

La exposición tiene como principal objetivo ser un centro de acopio para recaudar útiles escolares que serán donados a distintas aldeas en el interior del país.



Más en esta sección

5 minutos

otras-noticias

Guatemala Bajo la Lupa

otras-noticias

Los seis puntos clave sobre la crisis política en Guatemala

otras-noticias

Publicidad