Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Domingo

Será recordado como corrupto y ladrón

Fecha de publicación: 09-09-18
Por: Jaime Barrios Carrillo
Más noticias que te pueden interesar

“Solamente le tengo miedo a los pendejos porque son muchos y al ser mayoría son peligrosos, pueden elegir hasta al presidente”.
Facundo Cabral

La verdad no creo que los pendejos sean la mayoría, aunque no deja de tener una sabiduría irónica la expresión del recordado cantautor Facundo Cabral. Facundo quería mucho a Guatemala. Por eso volvía siempre y aquí vino a morir a causa de un incidente en que el crimen organizado confundió el carro ametrallado o no sabía que Facundo casualmente iba ahí. Doloroso escándalo mundial. Facundo se convirtió en víctima de las mafias, asesinado por los que ahora de nuevo cooptan el Estado. Llevaremos siempre el recuerdo de Facundo Cabral, su legado musical y poético. Su amor a Guatemala.

En cambio el payaso de profesión, que de la noche a la mañana pasó a ser presidente, será recordado por otras cosas. No será recordado por las grandes y excelentes carreteras que dejó su gobierno, tampoco por haber acabado con la desnutrición y por haber desarrollado la educación, no será memoria en el futuro su obra en el campo de la cultura ni por las reformas positivas en el ramo de la salud. Jimmy Morales será recordado por los bonos militares, por las 43 niñas muertas en el Hogar Seguro, por el financiamiento electoral ilícito, por los líderes campesinos asesinados durante su gobierno, por haber sido el primer presidente públicamente sospechoso de acoso sexual contra subordinadas en su administración. Será recordado por su ineficiente e inhumana Conred y también por haber desmontado el arduo trabajo por estructurar la Policía Nacional Civil desde una visión de seguridad democrática no corrupta. No lo olvidarán a Jimmy las víctimas de la erupción del volcán de Fuego con sus bromas sobre arena volcánica ni los migrantes con su chiste de mal gusto de dar mano de obra barata a Estados Unidos para construir el muro con México. Pero sobre todo será recordado por haber parado la labor de una década de la CICIG y la construcción de un aparato judicial efectivo, pronto y no corrupto.

Con poses evangélicas de ungido de dios, a veces vestido de militar, otras de bombero que no apaga fuegos, Jimmy está dando pasos sombríos para reconstruir el aparato de corrupción y mantener el estado de impunidad. Volviendo al militarismo de la peor estofa está de nuevo levantando los métodos de autoritarismo mezclado con maniobras de desinformación y mentiras, usando net centers y pagando carísimos cabildeos. Lo grave es el rompimiento de la institucionalidad: Jimmy se encamina a suprimir con ayuda del Pacto de Corruptos en el Congreso la independencia del Poder Judicial a la vez que persiguen estos genuinos representantes de las mafias enquistadas en el Estado legislar maliciosamente, para poder despacharse a todos los que consideren adversarios o enemigos o se opongan a sus planes de restaurar el aparato de corrupción e impunidad. Es decir atacar a la misma Corte de Constitucionalidad, al Procurador de Derechos Humanos y al Tribunal Supremo Electoral.

Cuando un presidente deja de pensar en el bien común y  le da prioridad a sus propios intereses privados deja moralmente de ser un presidente del país y pasa a ser un corrupto. Es el caso de Jimmy, enardecido y cegado por las investigaciones que le ha hecho la CICIG a él personalmente como sospechoso de haber cometido delito de financiamiento ilícito y también furioso por el proceso que la misma Comisión y el MP llevan a cabo contra su hijo y su hermano, precisamente por delitos de corrupción y lavado de dinero.

El equipo más cercano al presidente se ha convertido en una banda de impresentables: el ministro de la Defensa Ralda, la canciller de la vergüenza Jovel y el innombrable ministro de Gobernación. En la conferencia de prensa realizada en el Palacio Nacional de la Cultura para rectificar el fin de la CICIG dijeron tantas barrabasadas juntas que no resulta fácil escoger cuáles fueron las mayores mentiras y los más obcecados análisis que chocan a todas luces con la realidad. Citemos solo algunas de las venenosas estulticias expresadas. La primera es la afirmación pasmosa, por evidentemente falsa, del innombrable ministro de gobernación que el patrullaje amedrentador con carros blindados y metralletas a la vista circundando la sede de la CICIG y luego en señal de prepotencia y desafío a la misma embajada de Estados Unidos eran “normales”. Esto de “normal” parece ser ya un eslogan del gobierno desde que Jimmy Morales en una conferencia de prensa con una agencia internacional dijo que la corrupción “era normal”. La segunda intervención que resaltamos fueron las mentiras de la canciller y el análisis calumnioso, carente de sentido y ética, y nulo en lo diplomático, donde llegó a afirmar que la CICIG era una organización del carácter de paralela y con giros de corrupción, es decir lo que precisamente la CICIG con éxito viene combatiendo con especial énfasis y dentro de su mandato con las estructuras criminales enquistadas en el Estado. Lo más torpe es pretender destruir el trabajo de la CICIG afirmando que el gobierno lucha contra la corrupción. Tanto Jimmy como la canciller de la vergüenza se han referido groseramente y fuera de toda diplomacia contra el Secretario General de las Naciones Unidas.

Internacionalmente el gobierno está mal visto y la cooperación amenazada, lo que redundará en perjuicio del país por la mala imagen y la percepción de inseguridad y de certeza jurídica lo que acarreará con pérdidas económicas. Jimmy, es cierto, ha logrado un breve aliento al no haber recibido el rechazo abierto de Washington pero el apoyo tampoco es total ya que se mueven fuerzas democráticas que buscan revertir el proceso del Pacto de Corruptos en alianza con Jimmy y su juntita.

A nivel nacional se lamenta el paso en falso del CACIF que nuevamente prefiere la vieja política corrupta al cambio democrático y a los procesos de depuración de un Estado cooptado por las mafias. Se advierte también una calma chicha que puede derivar en confrontación. Sobre todo si Jimmy rompe el orden constitucional en un moralazo apoyado por el alto mando del Ejército y la nueva Policía militarizada.

Las elecciones se acercan y los corruptos no tienen ni candidato ni partido seguro. De ahí que perciban el financiamiento electoral ilícito como un salida, lo que justamente la CICIG en conjunto con el Tribunal Supremo Electoral han trabajado conjuntamente para impedirlo ya que y en palabras de Iván Velásquez: “el financiamiento electoral ilícito es el pecado capital del sistema corrupto.”

El golpe es acaso parte de su agenda secreta. Enemigos de la democracia, todo puede esperarse de ellos. La confrontación con la sociedad civil y la ciudadanía indignada se vislumbra como inevitable si el plan de Jimmy y su corte de corruptos no es detenido por medios democráticos y legales. Guatemala no está para retroceder más, se ha podido avanzar, con reformas, poco a poco institucionalizando, separando los poderes, construyendo democracia. Esto es lo que los corruptos y su presidente quieren destruir y restaurar el aparato que sirve a sus intereses espurios.

La última carta no está echada, este proceso seguirá profundizándose, con la protesta ciudadana, con el apoyo internacional y con un movimiento ciudadano fuerte y decidido.  No se debe decir nunca que no es posible democratizar el país y exterminar la corrupción de los poderes paralelos que han cooptado el Estado. Vale la pena recordar de nuevo a Facundo Cabral cuando dijo: “¡Pero no digas no puedo ni en broma!”

 

Etiquetas: