Jueves 18 DE Julio DE 2019
Domingo

Los pobres como agenda global

César A. García E.

Fecha de publicación: 08-07-18

Conversaba sobre mi gran preocupación –la pobreza– con un conocido que, sin poner atención a mi argumento, me dijo molesto: “Usted es creyente, recuérdese que el mismo Jesucristo dijo que los pobres siempre los tendríamos, así que es un problema que ni Él pudo arreglar…”. Me quedé helado con semejante “razonamiento”, pues venía de alguien pensante y educado, cuya posición le habría permitido al menos analizar lo que oía… pero acoté de inmediato, dado que él era muy religioso, (ya murió) que –según las creencias judeocristianas– que decimos practicar la mayoría de los guatemaltecos, la Sagrada Escritura es clara en señalar que: “Quien ayuda al pobre no tendrá pobreza, más quien aparta sus ojos de éste, le irá mal” (Proverbios 28:27). La historia le ha dado la razón a La Biblia y las naciones que se han ocupado de la causa del pobre, son las más prósperas, no así –necesariamente– las más religiosas, estando estas últimas colmadas de miseria e ignorancia. Y es que la religión, no es la respuesta, sino la convicción que nace de la sabiduría que, a su vez, viene –por decirlo de algún modo– de la “ética de Dios” que así como promulgó y defiende la propiedad privada, nos instruye a ser solidarios con los menos afortunados e invita a apartarnos de la religiosidad y de quienes la ejercen con fines comerciales, manteniendo a la gente aletargada, como bien lo señaló Marx… con opio religioso. Tan solo este párrafo –estoy consciente– es suficiente, en un entorno de tanta confrontación y alienación, como el chapín, para ser tildado de socialista… lo cual no soy, pero he pensado, pienso y pensaré que la miseria chapina, es un tema pendiente a resolver, por los pensantes y laboriosos o será agudizada, por un populista inesperado que terminará, eventualmente con los medios de producción nacionales. Lo que también podría ocurrir, es que el Supra Poder, experimente, con un modelo social-controlado, para coadyuvar a parar la inmigración ilegal que los tiene “podridos”, extremo que dejó muy claro el vicepresidente Pence. Algo debemos reconocer los guatemaltecos, con capacidad de discernimiento y más afortunados, con nutrición y educación… hemos –malamente– ignorado la causa del pobre, pero es –en si misma– la gran amenaza y fuente de inconformidad, argumentario populista, descomposición social y letargo económico. Un país sin una amplia capa media no puede aspirar, más que a la mediocridad.

“Los pobres primero…” fue el slogan de campaña de Andres Manuel López Obrador; hoy este hombre que si de algo no puede señalársele es de poco perseverante, está a las puertas de gobernar una de las dos economías de Latinoamérica, que “importan” a nivel planetario. Inmediatamente sus detractores, muchos de ellos evidenciando poco seso, han salido a defender el statu quo y continuismo mexicano que tiene como principal exponente al PRI, como sugiriendo que el mantenimiento de la corrupción y la miseria, era lo mejor que le podría haber pasado a México y que Peña Nieto, ha sido un presidente apto y decoroso, mientras AMLO es una amenaza para Latinoamérica. No obstante, el mexicano  de a pie, el del “pueblo”, ve las cosas muy distintas y cifra en López Obrador, sus esperanzas… seguramente –es obvio– le quedará a deber a sus votantes, pero si actúa inteligentemente –como se puede especular lo hará– aprovechará el momento político estadounidense y la verborrea –anti latina– de Trump, para llevar a México a un estamento distinto. Dado que México ostenta una pobreza monumental… casi la mitad de su población, aunque –como apunté la semana pasada– está mucho mejor que Guatemala en términos de desarrollo humano, AMLO deberá resolver varios asuntos con premura. El primero y más importante, la reyerta planteada por Trump, respecto a los inmigrantes mexicanos (en cuya concepción se incluyen centroamericanos también) y el muro. Lo más probable es que Lopez Obrador, ofrezca pagar un muro “virtual” pero mucho más pequeño al que Trump se refiere siempre y ubicado al sur y no al norte de su frontera. México podría negociar –sin problema– servir como un muro infranqueable, para centroamericanos, en cuyo caso, guatemaltecos, salvadoreños y hondureños, deberían -lo que resultaría imposible- flanquear, unos dos mil quinientos kilómetros, entre la frontera sur de México y la norte. Esta “solución” implicaría correr la frontera estadounidense a Tapachula… lo cual de algún modo ya ocurre, desde que se inició el requerimiento de visa para entrar a México y luego la aceptación de la visa a los EE. UU., para el mismo propósito.

Guatemala se encuentra en un escenario complicado; Lopez Obrador, me parece, lejos de convertirse en un falso neo socialista, como Maduro, creo que se llevará muy bien con Trump y  lograrán acuerdos mutuos que ambas naciones necesitan. Así las cosas, el triángulo norte de Centroamérica, deja de ser
–hasta cierto punto– un dolor de cabeza y una “amenaza” para la seguridad de EE. UU. que es como nos lo han planteado. Con México alineado y cooperando con el Supra Poder, básicamente todos los problemas que podrían representar estos minúsculos países, con sus diminutas economías… desaparecen. Creo que AMLO la tendrá fácil, logrando un buen trato y podrá cumplir algunas de sus promesas electorales.

Pero los pobres no solamente han sido motivo de preocupación, para EE. UU. o para economías grandes como la mexicana; en realidad, el pequeño grupo de personas que manejan las grandes decisiones, aglutinadas en grandes corporaciones y los gobiernos más poderosos del planeta –Club Bilderberg– han diagnosticado que no existe espacio, en el mundo,  para tanta gente (pobre) y es “menester” hacer algo para reducir la población mundial “inútil”, entendida como tal, aquella sin capacidad para consumir o comprar siquiera un teléfono inteligente. El escritor Daniel Estulin, desarrolla el tema del control del individuo, a través de las redes sociales, teléfonos inteligentes y es que en realidad todo este sistema, termina siendo una “red” de la que nadie virtualmente pueda escapar; en todo caso si no está en la red, ni puede estarlo, por su pobreza… pues no interesa. Ya en 1974 el legendario político Henry Kissinger, alertaba sobre “los peligros del crecimiento de la población mundial”; como consecuencia a partir de 1990, la ONU lanza su programa mundial para reducción de la población. Bill Gates en más de una ocasión ha manifestado “la necesidad” de reducir la población del mundo y se especula que de los cientos de millones de USdólares que dona, para “vacunas”, una proporción se dedica a esterilizar personas en el tercer mundo. Ted Turner, fundador de CNN, declaró abiertamente: “hay que estabilizar la población del mundo”. La cifra –de personas a eliminar–  en las que estos líderes –de la decadencia mundial– coinciden oscila entre mil y dos mil millones de seres humanos. Tristemente, nuestra Guatemala, está justo, en la parte del mundo “inviable”; es una aldea de gente ignorante… ratones indefensos,  a los que hace seis décadas le inocularon gonorrea y sífilis, hace medio siglo años le impusieron una guerra ajena para que aportara muertos, hace veintidós años le asignaron una falsa paz y ahora sirve –otra vez– como un laboratorio de vergüenza que terminará siendo abandonado a su suerte… y ¿Si eso pasará inevitablemente, por qué no tomamos de una vez nuestra suerte en nuestras manos?  Ninguna nación extranjera salvará a Guatemala… no necesita hacerlo. ¡Piénselo!