Lunes 18 DE Marzo DE 2019
Domingo

¡Morales a los tribunales!

Fecha de publicación: 29-04-18
fotoarte Jorge de León > El periódico Por: Jaime Barrios Carrillo
Más noticias que te pueden interesar

¿Dónde terminará el peligroso drama producido por la falta de capacidad del presidente Jimmy Morales y su tropa loca? Guatemala no merece esta colisión absurda, provocada por la falta de responsabilidad, cordura, ausencia de escrúpulos y la carencia de destreza política. Un jefe de Estado no puede jamás y en ninguna parte exponer a su país a un caos provocado por él mismo. El presidente debe representar y trabajar arduamente por la unidad nacional. No es el caso de Jimmy, quien no solo no ha cumplido con su promesa de que no sería “ni corrupto ni ladrón” sino evidentemente no logró levantar un gobierno con las mínimas capacidades de gestión y administración. Basta, entre demasiados malos ejemplos, ver las actuaciones recientes con ribetes ilegales de Alfonso Alonzo Vargas, ministro de Ambiente y Recursos Naturales –MARN– y sus vuelos en helicóptero.

Cuando el joven ciudadano Roberto Rímola, según información de la propia SAAS sobre su identidad, increpó abruptamente al presidente Morales en unas escaleras no principales de un hotel donde el mandatario había hacía poco participado, no hizo sino decirle una verdad: es en tribunales donde el presidente debe solventar su situación en el marco de un proceso limpio, justo y donde prive la presunción de inocencia por parte de los jueces. He visto repetidas veces el video, que se volvió viral, y constato que el joven Rímola fue imprudente, altanero y seguramente irreverente pero me resulta muy dudoso que haya hecho algo ilegal. Es preciso resaltar que el comportamiento de Jimmy Morales durante el incidente fue correcto, no se apresuró como otras veces a amonestar de regreso sino extendió su mano y al no lograr un saludo ni una comunicación sino las palabras duras e increpadoras de Rímola se retiró con prudencia. Pero más allá de las formas, lo que Rímola le dijo a Jimmy constituye una vox populi que refleja la situación del mandatario: evidencias y denuncias de financiamiento ilícito y la inevitable petición judicial por parte del MP para que el partido de Jimmy Morales, Frente de Convergencia Nacional FCN, sea cancelado acorde a la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Es de esperarse pedidos de antejuicio para el secretario general del partido y diputado por el mismo Javier Hernández y a la postre un nuevo pedido de antejuicio al mismo presidente Jimmy.

Resulta preocupante que la SAAS y su jefe César Orlando Ramírez, de la antigua tropa loca, se apresurara a exigir la investigación de Rímola y a abonar la campaña de peligro de la seguridad nacional en lugar de hacer su trabajo. Hay que recordarle al señor Orlando Ramírez de la SAAS que es mucha más obvia la falta de profesionalismo de la oficina a su cargo en cuestiones de seguridad con dos ejemplos que hablan por sí solos: 1) ¿Cómo llegó tan cerca Roberto Rímola, evadiendo todos los círculos de seguridad y por qué no hubo ninguna intervención para prevenir y/o detener el incidente? 2) ¿Cómo se filtró el video que el presidente mostró en su cuenta de medios sociales un agitador pro Jimmy Morales y conocido anti-CICIG antes que lo presentara el presidente?

Al mismo tiempo los netcenters se activaban en difundir fotos de Rímola tomadas por él mismo con el comisionado Iván Velásquez, con el ánimo de confundir y reforzar el acoso del Ejecutivo sobre el Ministerio Público-MP y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala –CICIG–. Días antes había sido el ministro del Interior el que hiciera un circo público y mediático señalando acoso de agentes de la CICIG en su residencia, algo pronto desmentido por la CICIG y que ante las evidentes circunstancias resultó no cierto. El mandatario por su parte había hecho públicos videos arreglados acusando de allanamiento de Casa Presidencial a la CICIG, reuniendo luego al llamado Consejo de Seguridad para analizar la situación de seguridad nacional según él afectada por las acciones de la CICIG. Una semana antes el mandatario acuerpado por el Alto Mando del Ejército en una acto oficial había despotricado contra la CICIG anunciando que se investigaría a los fiscales de la misma, en realidad al jurista César Rincón que lleva el caso contra el hijo del presidente y su hermano Sammy. Nuevamente las motivaciones privadas del presidente Morales, llevadas con burda emocionalidad, se ponen delante de los intereses nacionales y de la unidad de la Nación en torno a la preservación institucional. Y no tardó un lacayo fascista, de la maquinaria que combate a la CICIG, en presentar al Ministerio de Relaciones Exteriores una petición de non grato para Rincón. La Canciller de la vergüenza Sandra Jovel, que tiene una situación pendiente por una adopción señalada de ilegal, podría obedeciendo órdenes declarar non grato al fiscal de la CICIG que lleva el caso contra los familiares del presidente.

En el Congreso, el llamado pacto de corruptos intenta a toda costa y contra toda lógica parlamentaria y ética, blindar a los responsables de financiamiento ilícito. Tendría en cambio que investigarse más el papel del “embajador” Mérida en Estados Unidos asignado por Jimmy Morales para juntar fondos para la campaña y fiscalizar si este fue el caso, verificar a dónde fueron a parar esos dineros y clarificar no solo si se agregan al financiamiento ilícito sino se abre la posibilidad de lavado de dinero en el mismo territorio de Estados Unidos.

Se trata, como lo afirmaron seis altos empresarios después de la conferencia de prensa del MP y de la CICIG, de un parteaguas en la historia reciente del país y por eso pidieron disculpas al pueblo guatemalteco. Una situación que se confirma más y más en el proceso en que voluntariamente han declarado las empresarias Paulina Paiz Riera y Olga Vitalina Méndez López y también el peso probatorio que puedan tener las declaraciones de Rodrigo Arenas del Movimiento Cívico Nacional y Andrés Botrán, señalados por el MP y la CICIG de ser operadores del financiamiento ilícito del partido del presidente. De ahí que el camino a los tribunales de Jimmy Morales no es una fantasía de conspiradores comunistas y/o de terroristas judiciales sino un escenario que en la realidad parece sostenerse cada vez más.

Etiquetas: