Domingo 19 DE Mayo DE 2019
Domingo

Fríos intensos un día, olas de calor el otro, por qué razones ocurren estos desbarajustes climáticos

Los gases de efecto invernadero han alterado variables relacionadas con el clima, que hasta hace cien años resultaban predecibles y marcaban casi con exactitud el principio y fin de las estaciones a nivel mundial. En Guatemala, la temporada de calor, la época lluviosa y el comienzo del frío podía identificarse incluso con fecha en el calendario. Hoy en el país la situación es distinta. Ahora, el verano es casi inexistente y el invierno con lluvia y frío se prolonga por casi diez meses.

Fecha de publicación: 25-02-18
Por: Claudia Méndez Villaseñor cmendezv@elperiodico.com.gt

Comenzamos con términos científicos que pocas veces escuchamos en las conversaciones cotidianas: temperaturas de la superficie de los océanos Pacífico Ecuatorial y Atlántico Tropical; los valores e índices océano-atmosféricos del fenómeno del Niño Oscilación Sur (ENOS), de la Oscilación del Ártico (AO), la Oscilación del Atlántico Norte (NAO en inglés), la Oscilación Decadal del Pacífico (PDO) y de la Oscilación Multidecadal del Atlántico (AMO); el anticiclón del Atlántico Norte; las temperaturas del mar en el Atlántico Tropical Norte (ATN) y el jet de bajo nivel en el Caribe.

Complicado, ¿verdad? Lo que entendemos, por obvio, es que cada uno de estos conceptos está relacionado con los océanos. Entonces, cabe la posibilidad de que algunos de los drásticos cambios que afectan el clima en Guatemala y resto del mundo están conectados con estas inmensas masas de agua.

Por ejemplo, cuando los meteorólogos hacen referencia al ENOS, tratan de explicar grandes intercambios de calor entre el océano y la atmósfera que afectan la temperatura media global de la Tierra y ocasionan situaciones extremas en el ciclo hidrológico; así como hay fuerte lluvia en algunos países, en otros hay sequías prolongadas, explica el Instituto de Tecnologías Educativas (ITE) del Ministerio de Educación de España.

La NAO en tanto, determina la variabilidad del clima invernal en la región del Atlántico Norte por ser una fluctuación a gran escala de la masa atmosférica situada entre las altas presiones subtropicales (humedad) y la baja polar (frío) en esa área. Es la responsable en su mayoría de la formación de las grandes masas de aire que se convierten en poderosos frentes fríos, añade el ITE. Entones, cuando los especialistas dicen que la NAO mantiene una fase “predominantemente” positiva (así sucedió en los últimos 15 inviernos), significa en pocas palabras que el frío afectará la región de manera severa.

En el XXXIII Foro Regional de Aplicación de los Pronósticos Climáticos a la Seguridad Alimentaria y Nutricional, “Perspectivas para el periodo Diciembre 2017 a Marzo 2018”, celebrado en ciudad de Guatemala el pasado 23 de noviembre, los expertos participantes registraron varias situaciones atmosféricas globales que afectan el clima en Centroamérica, México, Cuba y República Dominicana.

Esta actividad fue organizada por el Programa de Sistemas de Información para la Resiliencia en Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Región del Sistema de Integración Centroamericana (PROGRESAN-SICA) y el Comité Regional de Recursos Hidráulicos (CRRH).

Dos días antes, se efectuó el LIV Foro del Clima de América Central (FCAC), también en ciudad de Guatemala y de allí salieron las primeras conclusiones que fueron analizadas con mayor detenimiento en el XXIII Foro Regional.

Los especialistas advirtieron que desde noviembre 2017, las temperaturas superficiales en el océano Pacífico Ecuatorial son más bajas a las normales registradas entre 1981 y 2010, por la presencia del fenómeno de La Niña. Esta condición climática está asociada a lluvia arriba de lo normal y temperaturas más bajas a las normales en las aguas del Pacífico oriental.

Al mismo tiempo, revelaron que en 2017 hubo anomalías en las temperaturas del océano Atlántico Tropical y el mar Caribe (elevadas el año anterior), pero, pese a esta condición en 2018, los países del área registrarán condiciones moderadamente cálidas.

Sin embargo, las bajas temperaturas registradas en la NAO y la OA, que modulan además de la frecuencia e intensidad de los vientos alisios (tiempo agradable y cielo azul), las masas de frío en el área prevén una temporada de frentes fríos ligeramente bajo lo normal, es decir una mayor cantidad. Estos frentes fríos, se prevén entre 12 y 14, estarán acompañados de lluvia viento norte. Tal y como ha ocurrido de enero a la fecha. Por lo menos, dos de estos fenómenos avanzaron hacia el sur del continente.

En ese sentido, el Instituto Nacional de Sismología, Vulcanología, Meteorología e Hidrología (Insivumeh) emitió un reporte el pasado 18 de enero sobre los cirros, un tipo de nube compuesta de cristales de hielo, caracterizadas por bandas delgadas, finas, acompañadas por copetes, ya que su presencia en el cielo anuncia un sistema frontal (frente frío) o que se aproxima una perturbación de las capas altas.

“Es típico que grandes capas de cirros y de cirroestratos (nubes ligeras que crean una aureola alrededor del sol o la luna) acompañan los flujos en alta altitud de huracanes y tifones”, afirmó el Insivumeh.

En esa fecha, los pronosticadores de esa institución mantenían vigilancia al ingreso de un nuevo frente frío en Guatemala que provenía del mar Caribe. El fenómeno climático provocaría lluvia vespertina de la zona norte del país a la central. “Esta perturbación hizo que aparecieran cirros y cirrostratos que cuando se calentaron por debajo, por el sol, se transformaron en cirrocúmulos”, advirtió el Insivumeh. Los cirrocúmulos están asociados al granizo.

Al día siguiente, la capital y municipios vecinos reportaron un clima soleado. Muchos, incluso se quejaron del fuerte calor, pero en la Boca Costa y el suroccidente del país hubo un tiempo húmedo y lluvia en la tarde. Pero, horas más tarde, el frío comenzó a sentirse.

De acuerdo con los expertos, en Guatemala la poca humedad en el suelo, la reducción de la nubosidad y la baja tasa de radicación solar en el día favorecen la presencia de heladas meteorológicas en el Altiplano Central y Occidental del país de entre -7 y -5 grados centígrados; en la Meseta Central de -3 y -1 grado centígrados y en la capital entre los 7 y 9 grados centígrados.

Más lluvia

Las Perspectivas Climática revisadas en el XXXIII Foro Regional de Aplicación de los Pronósticos Climáticos a la Seguridad Alimentaria analizaron además de la temporada de frío, la de la lluvia y al menos en Guatemala a marzo, en áreas de Petén, la Franja Transversal del Norte, del Caribe y suroccidente del país se registrará lluvia por arriba de lo normal.

Lloverá en este periodo en un rango normal en la meseta central, la región sur y en el oeste y norte de Petén.

Para determinar el rango de precipitación pluvial que afectaría Guatemala en los últimos cuatro meses, los meteorólogos estudiaron el comportamiento de la lluvia en los siguientes periodos: 1985-1986, 2006-2007, 2012-2013 y 2013-2014 y por ello evidenciaron que el comportamiento de la lluvia este año, será arriba de lo normal en las regiones descritas con anterioridad a causa de la presencia de frentes fríos (que se acercan desde el norte del país) o el ingreso de humedad proveniente del Caribe.

César George, meteorólogo del Insivumeh, participó tanto en LIV Foro del Clima de América Central y en el XXXIII Foro Regional, en noviembre pasado y recordó tal y cómo ha sido previsto en el país, han ocurrido inundaciones en el área norte del país y frentes fríos.

De acuerdo con George, este trabajo se hace con un meteorólogo y un climatólogo de cada uno de los países con el propósito de considerar los escenarios posibles y en este caso, la lluvia que afectó departamentos como, Alta Verapaz, Baja Verapaz, Izabal, Quiché, Petén, Huehuetenango entre el 24 de enero y 14 de febrero afectaron a 95 mil 825 personas.

La Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred) habilitó tres albergues en municipios de Quiché (Chajul, Ixcán y Uspantán) donde atendió a 802 vecinos. Mantiene alerta roja en Puerto Barrios, Izabal y Uspantán, Quiché.

En el caso del frío, la Conred abrió albergues en municipios de: Guatemala (7), Alta Verapaz (1), Huehuetenango (1), Jalapa (2), Jutiapa (1), Quetzaltenango (2), Quiché (2), Sacatepéquez (1), San Marcos (2), Sololá (2) y Totonicapán (1) y a la fecha ha recibido a 12 mil 523 personas sin techo, principalmente, en un horario de 17 a 8 horas.

Los que tienen mayor demanda son los centros localizados en el barrio El Gallito, zona 3 capitalina; el que se ubica en el Polideportivo Lomas de Cotió, Mixco; el de la Casa Materna Municipal de Jalapa y el del Mercadito, zona 1, Santa Cruz del Quiché.

Los pronósticos climáticos de la primera época de lluvia se elaborarán del 16 al 20 de abril, en San Salvador, El Salvador indicó George. Luego en julio se analizan las del periodo de agosto, septiembre y octubre. En noviembre las de fin de año y principios de 2019. “Son cuatro reuniones al año que se hacen desde 2000”, agregó el meteorólogo.

Mejor “La Niña”
> César George, meteorólogo del Insivumeh mencionó que por el momento la región y el país tiene una leve influencia del fenómeno de La Niña. “No se puede precisar pero, esperamos se mantenga”, dijo George.

>“Cuando afecta El Niño hay una canícula prolongada que perjudica de manera severa a departamentos del oriente del país, Jalapa, Jutiapa, Chiquimula, Zacapa. También a Alta Verapaz y la parte sur de Quiché”, afirmó. Así ha ocurrido otros años.

Otras proyecciones

El meteorólogo George mencionó que en el último día del XXXIII Foro Regional se organizaron mesas de trabajo con el propósito de hacer recomendaciones a los sectores: Agricultura y Café, así como al de Pesca y Acuicultura en referencia al clima regional.

La recomendación de los expertos al sector Agricultura y Café de Guatemala, por ejemplo, fue que elaboraran planes para el manejo integral de heladas, principalmente en el Altiplano Central y Occidental donde están localizadas importantes áreas productoras de flora, hortalizas y fruta, las cuales quedan afectadas por las bajas temperaturas.

También, la floración de los cultivos de manzana y durazno en Totonicapán, Quetzaltenango y San Marcos comenzaron la fase de floración entre enero y febrero.

En el caso del café, mencionó George, la cosecha está por finalizar, la frecuente lluvia puede estimular la floración y las plantaciones podrían dañarse cuando cese. Esto ocurrirá porque es parte de las características de la época seca. Las heladas meteorológicas han afectado el cultivo de café en La Antigua Guatemala, en otros años en los que ha ocurrido un fenómeno similar.

La lluvia en tanto, provocaría plagas en las plantaciones de Las Verapaces. Por estas condiciones climáticas se propagan con mayor facilidad los hongos Phoma sp y Mycena citricolor, otro conocido como Ojo de gallo.

En cuanto a la pesca, los especialistas advirtieron que la lluvia ocasionaría arrastres de sedimentos y detritos de las cuencas altas y medias, por lo que serán altas las concentraciones de micro-algas en el litoral y favorecerá la presencia de especies de interés para los pescadores.

Con el enfriamiento de las aguas y las zonas de afloramiento activas se prevé alta producción de dorado, atún, macarela y jurel, entre otros, al igual que de crustáceos.

El cultivo de camarón y tilapia, en la fase larvaria podría tener efectos negativos por las temperaturas bajas. Es posible la muerte de camarones y lento crecimiento de los peces.