[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

¿Somos modernos para ser democráticos?


foto-articulo-Domingo

El concepto de modernización es polisémico, como se acostumbra decir hoy día a la palabra que tiene varios significados. El menos usado tiene el significado de rejuvenecimiento. Más recientemente, se refiere a la noción de moda, de tal manera que lo que está de moda es moderno. En sociología es muy útil la categoría modernización porque hace referencia a lo antiguo con lo moderno. Los estudios sociales sobre Guatemala utilizan lo moderno en contraposición a una sociedad llena de prácticas antiguas.

Es importante saber exactamente en qué se está pensando porque hoy día se asocia a crecimiento económico, a las consecuencias sociales y políticas que genera el desarrollo. Por ejemplo, como crecimiento económico moderno se citan la industrialización, la migración del campo a la ciudad, la urbanización, la escolarización, la caída de la mortalidad y después de la fecundidad, el crecimiento de los medios de comunicación de masas y por último, el llamado desarrollo político entendido como democratización al estilo occidental. Nosotros hablamos de Estado Moderno pensando en su funcionamiento parecido a Inglaterra, Suecia, Francia. Dicho de otra manera, la escuela de la modernización, que ya pasó de moda, trabajaba a partir del modelo estructural-funcional y postulaba la existencia de un canónico proceso de modernización, por el cual las estructuras sociales de los países tradicionales (pre modernos) sufrían cambios normativos de valores cada vez más racionales en el sentido weberiano.

Nos preguntamos frecuentemente qué significa para nosotros el concepto de modernidad. La tendencia dominante en la década de los setenta predicaba una suerte de determinismo socioeconómico, por el cual conforme se desarrollaba el proceso de modernización, progresivamente sus efectos se trasladarían al sistema político, induciéndose en consecuencia una tendencia hacia la democratización, entendida como modelo occidental de desarrollo político. Desde la fecha en que la modernización fue entendida metodológicamente así, ha habido críticas profundas ante el simplismo con el que se planteaba el binomio modernización = democracia, aumento de la renta personal = crecimiento de la ciudadanía autónoma, urbanización = aumento de la clase media, así y mucho más.

En Guatemala, hemos hecho esfuerzos por crecer y, por aparte, por democratizar. Y hemos constatado que ambas categorías de la modernidad no van juntas, están disociadas porque se trata, en nuestro caso, de un modelo con muchos ejes independientes. El atraso político lo hemos arrastrado hasta 1985. ¿Cuáles cambios económicos han ocurrido en Guatemala que puedan explicar tanto atraso político? La respuesta se desdobla en otra mayor: porque el país ha sido gobernado por militares que no por casualidad son deshonestos e incapaces.

¿Está usted de acuerdo en que Guatemala es una sociedad atrasada? Yo creo que no, que tiene importantes rasgos modernos y que es la barrera política, la oligarquía política lo que no nos deja avanzar. Son sectores atrasados que estamos a punto de superar. Con una dirección política moderna podríamos dar el salto. Nuevas organizaciones como Semilla, Podemos, Justicia Ya y otros grupos con objetivos comunes están presentes.

Hoy día, la explicación más usada es la que se refiere a los nuevos procesos de transición a la democracia, desde un gobierno autoritario, que permiten reconocer los principales defectos de la modernización política. Hoy día sabemos por dónde se podría caminar hacia la modernidad. Debemos tener el sentido del cambio (¿Qué destino final hemos escogido como modernización?); necesitamos tener el control de los cambios (¿Es posible dirigir o programar la modernización o es algo necesariamente espontaneo?); y finalmente saber el origen del cambio (¿Dónde situar la agencia institucional que genera y desencadena los procesos de modernización?). Esta es una aproximación metodológica sugerida, y por lo tanto discutible. ¿Queremos ser modernos, podemos lograrlo? Estamos en el momento preciso. Pero recordemos que también hay atraso, sobre la base de una inmensa pobreza y este ha dominado desde la cueva del autoritarismo, la corrupción, la violencia, y sobre todo la improvisación.

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Katerin Chumil / Evelyn Boche / elPeriódico
La CICIG presenta en Sololá el Sistema Integrado de Justicia

Autoridades indígenas locales sostienen un conversatorio con representantes de misión anticorrupción.

noticia DPA
Chilenos eligen mandatario en segunda vuelta electoral

El Gobierno hace llamados en los medios de comunicación para que hoy la población acuda a la jornada electoral. Se teme alto nivel de abstencionismo.

noticia Tulio Juárez
Fuerte deslave aisla comunidades rurales en Chajul

Desprendimiento de tierra y rocas ocurre en tramo carretero conocido por los lugareños como “el faldón”.



Más en esta sección

La de los Cempasúchil

otras-noticias

La portada del día

otras-noticias

Real Madrid, a recuperar el terreno perdido

otras-noticias

Publicidad