Domingo 22 DE Septiembre DE 2019
Domingo

Guatemala, el ejemplo que queremos ser

Sociedad de Plumas

Fecha de publicación: 10-12-17
Ilustración Jorge Antonio de León > El periódico
Por: Ing. Pedro Cruz

La corrupción es un mal, que lamentablemente, está enraizado en nuestra sociedad. Este fenómeno político, social y económico ha llegado a destruir vidas humanas, socavar el Estado de Derecho y sobre todo llega a afectar el crecimiento económico de una nación. Guatemala no es la excepción y es que desafortunadamente hasta hace algún tiempo, las instituciones del sistema del Estado guatemalteco han sido cooptadas por personas que su único interés es vaciar las arcas y beneficiarse de manera personal. Sin embargo, desde ya hace unos años se viene haciendo un esfuerzo importante por tratar de limpiar las instituciones y mejorar el funcionamiento institucional.

En el marco del Dia Internacional Contra la Corrupción, que se celebra el 9 de diciembre, es importante traer al presente que Guatemala se encuentra con 28 puntos en el índice de medición de percepción de corrupción. Lo cual ubica al país muy por debajo de la media internacional que es de 43 puntos. Guatemala se encuentra únicamente por encima de Nicaragua y Venezuela. Por lo que la percepción de la población respecto a la corrupción en el país continúa, pese a los esfuerzos que se han hecho desde el Ministerio Público, CICIG, SAT, etcétera.

La polarización que se ha generado en el país, sobre quién sí es corrupto y quién no es corrupto, ha logrado permear el tejido social. Y es que no se trata de destruir personas por el simple hecho de si piensan de una u otra forma o si apoyan a cierta institución o no. Cada quien es libre de pensar y de proponer lo que quiera. Lo que debemos hacer es reflexionar sobre qué estamos haciendo como ciudadanos guatemaltecos para que esta lucha realmente presente resultados concretos que necesitamos la población. No se trata de derecha o de izquierda. Se trata de un país de más de 17 millones de personas que necesita avanzar y tener respuesta inmediata a las necesidades básicas.

Hay muchos términos en el ambiente sobre lo que está sucediendo en el país: justicia selectiva, politización de la justicia, investigaciones dirigidas, etcétera. Sin embargo, más que ponerle un nombre lo que se debe pedir y fortalecer es una justicia pronta, cumplida e imparcial. Si queremos ser un país ejemplo no podemos ir solo por unos y dejar de perseguir a otros. Guatemala está siendo ejemplo ante los ojos del mundo como un país que luego de tocar fondo se levanta y sigue adelante.

Aplaudo el esfuerzo de todos aquellos guatemaltecos que desde sus espacios luchan día a día por tener un país sin corrupción y con instituciones fortalecidas. Pero también reprocho el actuar de muchos otros que se dedican solo a hablar y no hacen nada más que criticar sin proponer. No permitamos que los que tienen algún cargo de poder se aprovechen de su puesto y señalen personas que muchas veces sin fundamento son marcadas por argumentos sin fondo.  Es momento de reflexionar en dónde estamos parados, a dónde queremos llegar y cómo vamos a conseguir los mejores resultados posibles en beneficio de todos aquellos que tienen esperanza en vivir en el mejor país que nos merecemos.