Miércoles 14 DE Noviembre DE 2018
Domingo

“La Maldita Comedia”

Fecha de publicación: 19-11-17
Ilustración JORGE ANTONIO DE LEóN > El periódico Por: Jaime Barrios Carrillo
Más noticias que te pueden interesar

La crisis que ha hecho bambolear el país, creando dudas, polarizaciones ideológicas, difusión masiva de falsa información y mucha indignación tiene un responsable directo: Jimmy Morales. El presidente sigue siendo el principal operador de un aparato que actúa en la penumbra del anonimato, a veces se le denomina la Juntita, para defender el sistema de corrupción estructural y sellar la impunidad más infame. Resultó grotesco, aunque explicable por las conexiones FCN con PP y Lider y las de Jimmy y Mariscal Zavala, que el propio presidente de Guatemala encabezara una campaña para sacar a la CICIG, en lugar de un gobierno que colaborara en la lucha frontal contra la corrupción.

Una crisis que se prolonga resulta negativa para cualquier sociedad. Actuales indicadores muestran que la inversión nacional e internacional se ha desmotivado, los índices de violencia e inseguridad continúan en ascenso, las carreteras son una pesadilla inevitable, las protestas y manifestaciones se suceden unas a otras. Los servicios de salud están literalmente en los suelos. Por otra parte, la situación inestable de los migrantes anuncia una posible baja en las remesas y una vuelta masiva de ciudadanos que vendrán a engrosas las filas del desempleo.

Si bien tiene todo lo anterior raíces estructurales, la causa catalizadora y directa de que la situación económica, social y política de Guatemala se encuentre en una crisis profunda es la mala gobernanza. Es decir, no solo aceleró Jimmy la crisis con la torpe política de defender el aparato de corrupción incrustado en el Estado sino también la deplorable gestión del gobierno ha aumentado los problemas nacionales y a nivel internacional aislado al país, poniendo en peligro posibilidad de créditos, inversiones y cooperación internacional. La actual Cancillería da vergüenza.

El manejo del poder en el país no es democrático. En este déficit de democracia ha jugado un papel nefasto el partido oficial y el mismo presidente. Basta recordar que el fundador del FCN el coronel Edgar Ovalle se encuentra prófugo. Pero lo peor es la inexistencia de una oposición real y efectiva, lo que es condición indispensable para un sistema democrático. La UNE ha pasado a ser un partido partícipe de los pactos de impunidad que se generan con frecuencia ascendente en el Congreso. La relación de Ejecutivo y Legislativo ya no es de dos poderes que colaboran dentro de una autonomía bilateral, como corresponde al modelo de división del poder según el modelo clásico del francés Montesquieu, sino es una mancuerna donde los intereses privados y oscuros de diputados y del presidente y sus funcionarios se fusionan dando la espalda a la buena gobernanza y a los intereses de la ciudadanía. Guatemala gobernada por juntitas, mafias y funcionarios incapaces.

No es Dante, creador de la obra lírica La Divina Comedia, sino es el comediante Jimmy Morales creador de La Maldita Comedia. Porque en esta conspiración para seguir con impunidad han coincidido las fuerzas más tenebrosas del país (el Taquero, Fundaterror, Joviel, la banda del FCN y su fundador el coronel prófugo Ovalle, el otro prófugo Sinibaldi, el arcángel de los canales abiertos, los presos Vip del Mariscal Zavala y otras malas hierbas).

Puede hacerse un símil de la bajada al infierno de Dante, es decir traspasar la puerta donde “termina la esperanza”. Una conspiración donde la parte visible del iceberg es un histrión metido a estadista y que afirma ser ungido de dios. ¡Pobrecita Guate, tan lejos de Dios y tan cerca de Jimmy Morales!

Etiquetas: