Martes 10 DE Diciembre DE 2019
Domingo

El dinosaurio sigue ahí y no es un sueño

Fecha de publicación: 15-10-17
Ilustración Jorge Antonio de León > El periódico
Por: Jaime Barrios Carrillo

Con absoluta certidumbre, repetimos que los bonos pagados por el Ejército al Presidente son un escándalo mayúsculo. La percepción general de estos bonos es de rechazo. No solo por las formas irregulares sino por el descaro de arrogarse un enorme ingreso medrando de las arcas nacionales, cuando hay millones de guatemaltecos que padecen enormes necesidades, falta de trabajo, desnutrición y hambre.

El hecho de que haya devuelto el dinero, sin pagar un centavo de interés, lo aparta de delito según la Corte Suprema de Justicia, que de esta manera salva de nuevo al mandatario. El razonamiento de la Corte resulta difícil de entender: sin entrar a conocer a fondo el caso se basa en un informe de Contraloría que comprueba la devolución del dinero mal habido y por el cual si camina un proceso contra el exministro de la Defensa de Jimmy, el general Mansilla, ahora retirado.

El Organismo Judicial no ha sido depurado ni transformado en su esencia. Estos magistrados fueron nombrados por presiones y maniobras de los extintos por corrupción, partidos Patriota y Lider.

No es un hecho aislado. Se sigue protegiendo corruptos. El magistrado Gustavo Adolfo Dubón Gálvez, como juez pesquisidor, presentó a la Corte Suprema de Justicia su informe, en el cual recomienda no quitarles la inmunidad al diputado prófugo Luis Rabbé y otros legisladores de la Junta Directiva del Congreso durante su presidencia, en el periodo 2014-2015.

El sistema, es decir el dinosaurio que debería estar extinguido, sigue activo en Guatemala y no es un sueño sino una verdadera pesadilla en un país con cerca de 60 por ciento de pobres y millones en extrema pobreza. Los poderes del Estado se manejan con actores ocultos, se mueven por intereses privados y hoy la cooptación es un hecho innegable, por la alianza perversa de las mafias (en las cárceles y fuera de ellas), el Taquero, los narco ganaderos, los alcaldes corruptos, la clase política que hace pactos de impunidad (FCN, UNE, Todos, PU, etcétera) y magistrados con deuda política.

Resulta discordante que en el más reciente Encuentro Nacional de Empresarios, se invite a una personalidad extremamente dudosa como es el expresidente mexicano Fox, quien en opinión del analista y académico Ricardo Raphael es una de las figuras más oscuras y paradójicas de la historia política de México. Fox ha sido acusado e investigado de corrupción pero “salvado” por el actual mandatario Peña Nieto, otra joyita.

También es de una disonancia bizarra decirle a Jimmy Morales que no es corrupto y que se cree en él. Al mismo tiempo que se hacen obvias la maniobras para finalmente controlar la gran fuente de enriquecimiento rápido y multimillonario en el país como es la construcción, reparación y control de las carreteras, puentes y caminos. Jimmy intentó hacerlo solo, por medio del Ejército tapahoyos y un Ministerio de Comunicaciones inepto y corrupto. ¿Con quiénes lo hará ahora?

Por su parte, el alcalde Álvaro Arzú sigue con improperios, con su retórica autoritaria y su bazofia sin contenidos, acusando a la izquierda de lo que está pasando y en especial al comisionado Iván Velásquez, a quien ha declarado la guerra, uniéndose en esto al presidente Jimmy después del pedido de antejuicio donde han salido a relucir las relaciones del alcalde con el mafioso y asesino asesinado Lima, por cierto relaciones antiguas. Arzú emprende ahora una cruzada “nacionalista”, como antes el “patriota” Pérez, para sacar aliado con Jimmy, a Iván Velásquez y con miras a salvar al dinosaurio, es decir el sistema de corrupción e impunidad.