Sábado 23 DE Marzo DE 2019
Domingo

Arnoldo Kuestermann y las lecciones de la Gran Guerra aplicadas en Guatemala

Corría 1939 y un niño guatemalteco, hijo de padres alemanes, llegaba a Hamburgo, la segunda ciudad más importante de Alemania. Tenía nueve años y retomaría sus estudios en las aulas extranjeras cuando comenzó la II Guerra Mundial, uno de los episodios más oscuros y trágicos de la historia mundial contemporánea. El pequeño Arnoldo Kuestermann, hoy de 87 años, aprendería entonces que enfrentar el horror era posible y con ese convencimiento regresó a Guatemala en 1951 a sobrevivir una nueva guerra. Poco después de cumplir 50 años completó la lección que aprendería en Europa y fundó ASIES con dos finalidades: preservar el pensamiento crítico y defender los principios de la democracia y justicia del autoritarismo de Estado y otras siniestras formas de represión.

Fecha de publicación: 15-10-17
Más noticias que te pueden interesar

Claudia Méndez Villaseñor cmendezv@elperiodico.com.gt –En Guatemala, el nombre de Arnoldo Kuestermann camina de la mano con el de la Asociación de Investigación y Estudios Sociales (ASIES), una entidad académica fundada en 1982, durante el periodo más cruento del conflicto armado interno del país. “No pensamos en formar un centro de investigación, sino en abrir un espacio de diálogo para preservar un sentido democrático y humanista”, confesó Kuestermann en una entrevista de 2014, publicada en un diario nacional por el 35 aniversario de este tanque de pensamiento.

Las palabras de Kuestermann resultan significativas ya que, tratan de un tema conocido por él: la guerra. En su niñez y adolescencia enfrentó los duros años de la II Guerra Mundial en Hamburgo (1939-1945) y cuando regresó a Guatemala con 21 años, en 1951, una nueva pronto lo aguardaría.

El diario alemán Hamburger Abendblatt publicó en abril de 2009 el reportaje “Hamburgs liebe zu Guatemala”, en el cual relata que los padres de Kuestermann llegaron a Guatemala en 1926 y regresaron a Alemania en 1939, cuando este tenía nueve años. “Hamburgo me era ajeno”, dijo entonces a los periodistas. Permanecería en la ciudad europea hasta 1951 cuando volvió al país y comenzó a incursionar en el mundo del turismo y la hotelería.

El conflicto armado interno en el país comenzó en 1960 y duró 36 años. Académicos, políticos, líderes sociales, estudiantes y profesionales con ideas progresistas y de desarrollo fueron silenciados por regímenes militares autoritarios que se sucedían uno a uno. Pensar y defender posturas contrarias al Estado represivo de la época representaba, cárcel, tortura o una condena de muerte.

Por años, Kuestermann consideraba que era necesario recuperar de alguna manera, los espacios críticos que a fuerza de terror, casi habían desaparecido en Guatemala. Tenía 49 años y le resultaba difícil quedarse de brazos cruzados.

Con su amigo, Eduardo Goyzueta, quien había sido líder estudiantil conversaban en 1979 sobre la posibilidad de hacer algo en lo que prevaleciera el pensamiento y la capacidad de discernir.

“Hablábamos de lo que sucedía en el país y cómo afectaba el desarrollo. Allí fue cuando nosotros, con base en lo que había vivido en la II Guerra Mundial en Alemania y las experiencias suyas como exdirigente estudiantil, nos preguntamos de qué forma podíamos cooperar, ayudar, promover y fortalecer un Estado de Derecho democrático y humanista aquí en Guatemala”, recordó Kuestermann en esa entrevista.

Así nació ASIES, en un inicio como un espacio de debate interno, que creían fundamental para cambiar la situación nacional. “Era un momento en el que exponer las ideas, reunirse y discutir sobre ellas era un riesgo”, comentó el experto en ese artículo.

Por esta causa y como medida de precaución invitaron a participar en el proyecto a otras tres personas (Carlos Gelerth Matta, Miguel Ángel Balcárcel y José Miguel Gaitán). “Luego fueron 10, 11 y 15”, agregó Kuestermann.

ASIES convocó en 1980 al Seminario de Realidad Nacional, su primera actividad pública, pero las conclusiones del encuentro salieron a luz hasta 1986.

Desde entonces ha participado en una serie de investigaciones relacionadas a temas de coyuntura, finanzas, turismo y medioambiente con el apoyo de expertos de ese centro académico.

Participó también en el proceso para elaborar la Política Nacional para el Desarrollo Turístico Sostenible de Guatemala 2004-2014 y es el principal impulsor de la Gran Campaña por la Educación, que en 1999 sugirió al Ministerio de Educación aumentar los recursos destinados a las escuelas nacionales a partir de 2000.

Por el arte

El 18 de mayo de 2012 hizo su primera presentación pública la Orquesta Nacional Juvenil Intercultural de Guatemala (CONJI) impulsada por Arnoldo Kuestermann con el apoyo de ASIES y la embajada de Alemania en Guatemala. La influencia de sus padres, su formación en escuelas alemanas y participar en la vida cultural europea en sus años de juventud, lo animaron a promover ese proyecto vigente hasta hoy.

Etiquetas: