Viernes 15 DE Noviembre DE 2019
Domingo

Notas sobre el patriotismo

Por: Edelberto Torres-Rivas 

Fecha de publicación: 30-07-17
Ilustración Jorge Antonio de León > El periódico
Por: Edelberto Torres-Rivas

Vivimos una época de desvergüenza nacional, negocios donde la cocaína y los dólares justifican las estocadas sangrientas entre familiares, amigos y socios. De un debilitamiento moral que termina por caer en la impunidad. De criminalidad entre desconfiados, sospechosos mutuos o rencorosos. La corrupción por todos los sitios donde hay negocios. Las sociedades normalmente se rigen en el nivel de la vida social, por la ley y las costumbres. En la vida íntima, la de las relaciones tú-a-tú, son las buenas costumbres, las normas de la amistad las que rigen las múltiples relaciones sociales. La herencia de costumbres, hábitos no escritos, pero de gran presencia social. Pero hoy día priman aires de descomposición. Estamos golpeados por un período anómico pero generalizado; con un récord de crímenes de cantidad y calidad anormales. Partidos con más enemigos adentro que afuera, pasiones tanto como odios.

Hemos querido ahora hablar de un concepto político: el patriotismo, una denominación o un adjetivo de mérito. Hoy día disponemos de una relativa riqueza de conceptos y datos para poder comunicarnos; pero hay conceptos que ofrecen en la vida social dificultades para entenderse en la primera vuelta, como ocurre con la noción de patria, lo patriótico o el patriotismo. En el uso satisfactorio de tales objetos o finalidades, la cultura política que manejamos aún no es suficiente. La idea de nación la mezclan con Estado y este con la de patria; en la lucha contra la corrupción se pierde la noción de soberanía nacional; el Estado paralelo es el perverso ejemplo de los grandes poderes manejando el Estado. En el conjunto de lo argumental se utilizan adjetivos que como el de patriotismo, que constituye una referencia a los valores superiores de la comunidad. La patria es la razón histórica de ser de un conjunto humano. Una tradición, un conjunto de hábitos culturales y políticos que formaron lo mejor de la Nación; se heredan y van formando una figura política que es identidad. Que es la patria.

¿Hay falta de patriotismo en esta época en Guatemala a pesar del conflicto armado y sus bases ideológicas? Hay varias referencias entre patriotismo y guerra, y pocas diferencias entre derechas e izquierdas. La izquierda ha hablado de la patria socialista como un ideal. Las fuerzas conservadoras mantuvieron de la patria contenidos religiosos que solo después cambiaron y utilizaban en el debate la idea de la “anti-patria”.

De la lealtad nada hemos dicho en relación con los contenidos del concepto patriotismo. Y tal noción es muy útil para entender algunos aspectos de las dimensiones críticas del país. Es a propósito de patria y patriotismo. Acaba de terminarse un partido político en Guatemala, el Patriota. ¿Llamado así porque fue fundado por un grupo de militares y aliados civiles, o para utilizar un sustantivo que tiene como calificativo algún prestigio? Llamar patriota a una entidad política constituye también introducir una confusión entre los sectores más atrasados del electorado. Pero traemos el tema al debate porque en la crónica de la historia del fin del partido, fueron numerosos los actos de deslealtad que ocurrieron.

La naturaleza corrupta del Partido Patriota, no fue solo de la cúpula sino de la estructura, del conjunto político en donde lucraban; y ha resultado un mal fuertemente contagioso. Y los métodos de la deslealtad, la navaja filosa, se convirtieron también en instrumentos para varios otros partidos de la derecha. De hecho y no como si fuera un recurso figurativo, en la terminación del Patriota hubo navajas de por medio, y también otros recursos de muerte. ¡Jamás crearon sentido de identidad! El dinero fácil y el dinero sucio no es material que crea el sentido de sacrificio en el que el militante da todo lo que tiene por la organización. El sentido de lealtad es un rasgo de la personalidad democrática, que se debe constituir: así como la identidad de patria que vimos en las primeras líneas. El Estado democrático por el que peleamos será posible con ciudadanos que piensan primero en la patria.