Domingo 14 Mayo 2017
Domingo

La oscuridad antes del Hogar Seguro

Llegar al Hogar Seguro Virgen de la Asunción fue el último círculo del infierno que tuvo que soportar Mónica*, una niña de 14 años que vivió en la institución por nueve meses, antes de que el lugar se incendiara y matara a 41 adolescentes. Esta es la historia de Mónica antes de llegar al refugio, un relato que cuenta la penumbra de una niñez destrozada por el abandono, la violencia y los abusos sexuales.


Pavel Gerardo Vega[email protected] –Finalizaba enero y así también finalizaba el tormento de Mónica en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción. Fueron 45 días los que la salvaron de morir quemada en el incendio, ocurrido el 8 de marzo pasado, en el que fallecieron 41 de sus compañeras. Esto, luego de que agentes de la Policía Nacional Civil las retuvieran en un aula para contener una revuelta, que el día anterior habían organizado más de un centenar de internos que reclamaban por los maltratos y desmanes en la institución.

Ella llegó a principios de mayo del año pasado, luego de tres años de una batalla legal para buscarle un mejor sitio donde vivir. Antes de eso, Mónica había pasado por tres viviendas distintas: la casa de su madre, la de su abuela y un hogar de refugio privado. El ir y venir de la adolescente había generado una personalidad antisocial que sumado a su leve retraso mental explotó con ideas suicidas y homicidas. Su estadía en el hogar estatal no fue una solución, sino un agravante de la soledad, el abandono y la precariedad.

El hogar que no fue

Era el 2002, Patricia* regresaba de los Estados Unidos luego de haber trabajado allá por varios años, en búsqueda de mejores ingresos que los que le podía ofrecer Guatemala. Regresaba para encontrarse con la noticia de que su hijo, un adolescente de 18 años, había embarazado a otra adolescente de la misma edad. Rony*, el hijo de Patricia, también padece de un retraso mental leve que no le permite responsabilizarse plenamente de sus decisiones.

Fue Sandra*, la madre de Rosaura*, la pareja de Rony, quien platicó con Patricia al respecto de la situación que enfrentaban ambas familias. Ella le contó la noticia y le solicitó con énfasis que los recibiera en su casa, además, le advirtió que la pareja debía comprometerse para contraer matrimonio. Patricia, por el impacto de las circunstancias, se negó a ambas peticiones.

Sandra se encargó, entonces, de brindarles un techo a Rosaura, Rony y a su nieta. Tres años después, nació David*, el segundo hijo de Rosaura, sin la certeza de la paternidad de Rony.

Pasaron cinco años más. Una tarde, Rosaura llegó a la casa de Patricia para llegar a un acuerdo. Ella se encargaría de los niños de lunes a viernes, y la abuela se los quedaría los fines de semana. La justificación: un nuevo empleo en una fábrica de pasta dental.

El primer fin de semana que la abuela Patricia tuvo a los niños en su hogar, percibió que no se habían bañado ni llevaban ropa limpia. Así que los llevó a la ducha y les dio nueva vestimenta.

Mientras la abuela enjabonaba a David, le ofreció un poco de champú para que se lo aplicara en el cabello. El pequeño la cuestionó sobre el producto que ella le había depositado en la palma de la mano, no sabía qué era el champú ni cómo aplicarlo. Patricia, sorprendida, le explicó y le ayudó a ponerlo. Supo que en casa de su madre no se bañaban regularmente y, cuando lo hacían, se limpiaban con detergente.

Por las pláticas con ellos, la abuela descubrió, además, que los niños dormían en viviendas distintas durante la semana. Incluso le contaron que la noche anterior habían dormido en la casa de unos amigos de su madre que eran mareros. La reacción inmediata de Patricia fue alarmarse, pero lo consultó con su familia y decidió llevarlos la tarde del domingo a la Procuraduría General de la Nación, en donde la escucharon y le pidieron que no le entregara los niños a Rosaura, hasta que ella se presentara al día siguiente para saber qué decidirían.

El lunes todos se presentaron para saber la decisión. Rosaura llegó, habló con una funcionaria de la PGN por unos minutos y se decidió que volverían con ella. Cuando la abuela preocupada reclamó, la funcionaria le dijo: “Sus nietos solo están en peligro, pero, aún no han sido violados. Se van a ir con su mamá porque ella dice que va a cambiar”. Una respuesta que impactó a Patricia.

Pasó un año sin que los niños tuvieran contacto con su familia paterna, hasta que la abuela solicitó, por medio de la hermana de Rosaura, una cita con ella. Le hizo otra propuesta, los niños podían quedarse con ella durante la semana y por el fin de semana regresar a su casa. Esto porque no estaban estudiando. Rosaura aceptó y así comenzó otra etapa de la tutoría de los niños.

La invasión del cuerpo

En enero de 2014, ambos regresaron a estudiar, pero al poco tiempo la abuela descubrió las atrocidades que les sucedían los fines de semana.

El 12 de mayo, dos días después de haber celebrado con Rosaura el Día de la Madre, los niños regresaron con su abuela. Mientras Patricia preparaba la cena en la cocina, envió a los niños a que se bañaran. Era la primera vez que lo hacían solos. Primero entró David y, cuando fue el turno de Mónica, la abuela se percató de que se tardaba más tiempo de lo normal. Cuando subió para ver qué sucedía, descubrió un charco de agua y se dio cuenta de que la niña había dejado la cortina abierta. Se acercó para cerrarla y notó que Mónica tenía heridas en el pecho. Cuando la cuestionó sobre qué le había sucedido, ella confesó que alguien había abusado de ella.

Había sido la pareja de Rosaura, le dijo David a la abuela.

“Me tocaba y me besaba. Me ponía su parte en mi parte. Me obligaba. Me dolía”, cuenta Mónica con un tono de lamento y de enojo.

Eran abusos constantes y su madre lo sabía. Incluso, a veces, hasta observaba desde un cuarto contiguo, junto a David, dice.

Fue la segunda ocasión en que Patricia puso una denuncia y, esta vez, la PGN sí la ayudó. Le dieron la custodia total de los niños. Pero, las historias de lo que había sucedido antes empeoraban con el paso del tiempo.

Rosaura trabajaba como bailarina en un club nocturno, a donde los hombres llegan en busca de sexo ocasional. Mónica cuenta que su madre los llevó varias noches al lugar y permanecían ahí por largas horas.

“Me daba miedo, yo le preguntaba a mi mamá qué era eso, pero no me decía”, recuerda.

El impacto de ver a su madre bailar desnuda para hombres desconocidos que tomaban alrededor de una tarima, ya era bastante para una niña de 11 años. Pero, darse cuenta de que su madre la podía vender para beneficiarse económicamente, fue una revelación brutal para ella.

Así fue. Una noche un hombre se acercó y le preguntó a Rosaura si podía llevarse a la niña. La mujer aceptó el trato por dinero, relata Mónica.

El hombre tomó del brazo a Mónica y se la llevó obligada a uno de los cuartos del segundo nivel del club. Ante la violación inminente, la niña lloró de dolor y de miedo.

El hombre le dio Q100 a Rosaura como pago. La mujer tomó el billete y se lo dio a David. “Andá a comprar comida”, le ordenó. El niño rompió el billete y lo tiró al piso. “No voy a comprar nada con el dinero que haya hecho sufrir a mi hermana”, le gritó a su madre. “Entonces no comemos”, respondió ella.

La ira

Meses después de que la abuela había obtenido la custodia completa de ambos, todo se complicó. Querían volver a vivir con su madre. No les gustaba bañarse ni estudiar. No
lograban adaptarse, cuenta Patricia.

Fue en enero de 2015, cuando ella decidió buscar ayuda en un colegio internado, pero cuando el juzgado que llevaba el proceso se enteró, ordenó que la abuela no era capaz de mantenerlos y los envió a un hogar de refugio privado en donde permanecieron por tres meses. En ese hogar no hubo malos tratos, devolver a los niños con su abuela se decidió por la solicitud de los propios pequeños.

Pero, pocas semanas después de regresar, la situación se complicó aún más.

David adoptó una conducta destructiva. Todo lo rompía, los sillones, el televisor, los adornos. Mónica se tornó rebelde. Los gritos a la abuela eran constantes, y su hermano menor la imitaba. Fue casi un año de un
comportamiento inestable.

Incluso, cuenta Patricia, Mónica comenzó a expresarse sobre ideas suicidas que le hacían hasta pedirle a su abuela que la matara. Luego, vinieron las expresiones de odio hacia su madre y su conviviente. “Un día voy a ir por donde ella vive, voy a esperar a que intente cruzar la calle y la voy a empujar”, le advirtió a la abuela sobre el deseo de asesinar a Rosaura.

Eran ya episodios psicóticos incontrolables. La terapista que la trataba, le advirtió a Patricia que se cuidara porque la podría confundir con Rosaura.

La situación se agravó. Por el proceso en el juzgado de familia, todos los meses visitaban a una trabajadora social. En una ocasión, cuando platicó con Mónica, le aconsejó: “Lo peor que les puede pasar es que se los lleven a las casas hogares del Estado. Ahí violan a las niñas, ahí las tatúan, las tratan mal. Portate mejor”.

“Yo no voy a cambiar, que me lleven a donde quieran”, respondió ella.

La soledad

Debido al comportamiento que se acentuaba, la jueza decidió que los niños se separaran porque Mónica estaba siendo mala influencia para David y la abuela ya no podía con ellos. Ordenó entonces que buscaran hogares para ambos y prohibió las visitas. En principio, no le anunciaron a Patricia dónde estarían los niños, pero ocho días después de la decisión, el secretario del juzgado le informó que David había ido a un centro privado muy bueno.

Cuando preguntó por Mónica, el secretario cambió la mirada al ver la computadora. “No pudo haber lugar peor que a donde se llevaron a la nena. Está en una casa hogar en San José Pinula. Luche por sacar a su nieta de ahí”, le recomendó preocupado.

Mónica estuvo en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción desde mayo de 2016 hasta enero de 2017. Fue la lucha constante de su abuela la que evitó que muriera o fuera herida en el incendio de hace dos meses, en el que murieron algunas de sus compañeras.

Durante su estadía en el hogar seguro, Mónica tuvo experiencias de abusos de los monitores. Cuenta que las bañaban en la madrugada con agua fría en las pilas. Cuando las castigaban, el reto era limpiar los módulos una y otra vez, mientras les gritaban. A quienes escapaban y volvían, las golpeaban con escobas en la espalda, mientras las otras internas las observaban.

En su mano izquierda tiene un tatuaje con la inicial de su nombre. Dice que se lo hizo con la ayuda de una amiga y para marcarlo utilizaron una cercha y tinta de lapicero. “Lo hice porque estaba enojada, estaba triste”, cuenta.

A Mónica le esperan varias audiencias para determinar si permanece con su abuela o es internada en un hogar estatal o privado nuevamente. En agosto se definirá quién será el encargado de protegerla.

Desde que salió, Mónica mantuvo un comportamiento estable, hasta que hace dos semanas volvió a los pensamientos suicidas y homicidas. “A veces me dan ganas de matarme porque estoy enojada o triste”, acepta.

¿Qué querés que pase con el novio de tu mamá?

Quiero que lo metan preso por lo que me hizo.

¿Y a tu mamá?

También, porque no hizo nada.

El hombre que violó a Mónica en la cama de su madre fue capturado en septiembre de 2016, pero salió libre meses después por falta de pruebas. Al momento del proceso, Mónica vivía en el Hogar seguro. Encerrada dentro de ese gran complejo que debía protegerla y ayudarla a rehabilitarse, pero que solo le dejó más desolación.

*Nombres ficticios.

comentarios

12 respuestas a “La oscuridad antes del Hogar Seguro”

  1. Harold Mora dice:

    Bravo excelente novela de terror y drama, por su narrativa puede competir o sustituir a Gabriel Garcia Marquez con su inmejorable “cien años de soledad” Señor Pavel no soy tan insensible pero no creo estar equivocado que el mensaje es que el culpable es el gobierno, la sociedad y etc. Si es parte no puedo tapar el sol con un dedo, pero la responsabilidad es compartida. Empieza el relato con dos ya casi adultos que según su noble narrativa son leve retraso mental como para ser responsables -quitarles la responsabilidad el padre deja de existir en el relato — siguen las abuelas y luego la madre que termina dedicándose a la prostitución que no es de demeritar pues si es mayor de edad y lo hace consciente no afecta a otros. El comportamiento de los patojos es reflejo del ambiente donde viven.

  2. Hector Barrios dice:

    Pobre muchacha se lee que ha sufrido mucho , pero al parecer ella ya tenia problemas mentales aunque leves ,pero los tenia al igual el hermano.
    No se lee por ninguna parte nada sobre el padre o los padres de estos muchachos , lo cual es casi normal en nuestro medio que el padre brille por su ausencia ,como tambien es normal escuchar de muchas mujeres decir , soy madre soltera y tengo que trabajar para mantener a mis 4 o 6 hijos , pero si se les pregunta y el padre de los niños, empiezan a decir que son de diferente padre y que las dejaron por otra o que simplememte se fue, ahora lo que siempre me pregunto es y porque tener tanto hijo que despues en su mayoria seran un grave problema social.
    En este caso desde mi punto de vista la burocracia gubernamental y los muchos sinverguenzas que trabajan en esos hogares , donde no existe respeto por esos muchachos y muchachas , pero tambien tenemos que ser honestos dado que la mayoria de muchachas y muchachos pertenecen a a las pandillas y muchos de ellos ya son criminales que como me doy cuenta en las calles , es imposible que puedan ser ciudadanos utiles al pais , digan lo que digan los famosos expertos y sicologos que creen que solo con hablar y hablar la persona va a cambiar su personalidad.
    El problema de Guatemala es la irresponsabilidad de los padres de traer y traer niños y mas niños ,que no tienen futuro intelectual ,porque en su mayoria van a la escuela por un tiempo para enrolarse en las pandillas , GUATEMALA ES UN PAIS QUE SE LO ESTA COMIENDO LA SOBRE POBLACION , DONDE NI SIQUIERA TRABAJOS MAL REMUNERADOS COMO LO SON LAS MAQUILAS ENCUENTRAN , El gobierno protestante que tenemos es un gobierno castrado que no tiene cojones para tomar desiciones que no les va a gustar a los come biblias ni a los cachurecos , como lo es empezar ahora en las escuelas a enzeñar a los muchachos que esa mentira que tienen que tener los hijos que Dios les de , Nuestro pais ya no da para mas gente , la sobre poblacion es lo que esta matando nuestro pais , esta sociedad hipocrita que no le gusta hablar sobre el sexo , porque en boca de muchas viejas y viejos hipocritas el sexo es sucio y pecaminosos , pero nunca dicen lo mucho que lo disfrutan.
    La madre de esta muchacha deberian de haberle lo menos cadena perpetua o lo mejor seria gastar unos quetzales para unas 5 balas por el crimen que cometio con su hija.
    Este problema primero es de los padres de estos muchachos y muchachas que deberian de estar presos por si irresponsabilidad y crimen por haber traido a este mundo hijos que en su mayoria son pandilleros y por ende criminales , al igual que los funcionarios de gobierno por irresponables sinverguenzas y por haber jurado servir al pais , no servirse del pais.
    !RESPETO LA OPINION AJENA AUNQUE NO ESTE DE ACUERDO CON ELLA!

  3. hector rojas dice:

    Que triste y se supone que somos lo mas inteligente que hay sobre la tierra, jajaja!
    ¿Pero y que podriamos esperar si a menudo hay noticias de que o abandonan a un recien nacido en una bolsa plastica, o abandanada a plena intemperie o que se yo? Si una nana tira como basura a un crio que tuvo dentro de la panza por 9 meses si es que llego a esa etapa…

    Fijense, esto para los que odian a los chuchos callejeros, tenemos mucho que aprender de esas mamas que “no valen nada” de cuatro patas que cuidan a sus cachorros con mas amor que nosotros mucha veces.

  4. ernesto gaaray dice:

    por eso y por todos esos jóvenes y [email protected] que día a día sufren, ay que aprobar el aborto así como en países desarrollados, que esos [email protected] y Jóvenes crezcan con amor rodeados de por lo menos un ser que les quiere, a pero no la población el vulgo quiere la pena de muerte quieren matarlos pero ya malogrados ya mayores en vez de evitar, se evitarían dos cosas, el sufrimiento de su niñez y juventud y los delitos después cometidos por ende.

  5. alejandro rivera dice:

    Evitar tener hijos? Eso no pasa por la mente de esas personas, pues actuan totalmente de acuerdo al dictado de sus instintos. Cuando hay ganas hay ganas y punto. Viven una vida sexual como la de los otros animales y aun, un peldaño mas bajo pues caen en aberraciones sexuales que los animales no llegan a cometer. Que demuestra eso? el grado de ignorancia en el cual se vive un gran porcentaje de la poblacion. La pobreza es otro factor que contribuye a generar esta situacion. Estos niños por la falta de dinero no obtienen una alimentacion adecuada y la falta de nutrientes hace que el cerebro y otros organos no funcionen en forma optima. En Guatemala hay un alto grado de desnutricion cronica. Ya adultos, esto les impide un buen desempeño en su vida y lo que esta mas al alcance es ser delincuentes y las mujeres prostitutas. Ademas. el mismo ambiente los conduce al alcoholismo y la drogadiccion. Y el estado que hace?, pues nada o casi nada. Sus funcionarios se dedican principalmente a mejorar su condicion economica. Ah, pero eso si, se quiere tener ciudadanos ejemplares. Pero la realidad es otra. Tenemos un pais de gente violenta, con pobreza y pobreza extrema y corrupcion a todo nivel

  6. Hector Barrios dice:

    Muy interesante su punto de vista Ernesto.
    Le escribo que muy interesante por lo que Ud. escribe ( por eso y por todos esos jóvenes y [email protected] que día a día sufren, ay que aprobar el aborto ).
    Pero despues Ud.. escribe ( pero no la población el vulgo quiere la pena de muerte quieren matarlos pero ya malogrados ya mayores ) Ud. tiene una contradiccion difil de entender , quiza quiza esto se deba por su linaje real , El aborto es un crimen contra un ser indefenso y que quiza pueda ser una persona util a la sociedad , Pena de muerte es el maximo castigo que contempla nuestra ley ,para castiagar por ejemplo a asesinos , secuestradores , en otras palabras que quiza su linaje de realeza o de su alta alcurnia no lo deja entender ,donde el aborto fue y creo que es la forma facil de deshacerse de un hijo no deseado en su mayoria ,no deseado por los padres de la señorita ya sea por razones politicas, familiares por el que diran y tambien economicas , ESO TAMBIEN ES PENA DE MUERTE EN CONTRA DE UN SER INDEFENSO Y QUE NO PIDIO VENIR A ESTE MUNDO , hojala Ud. entienda las diferencias.
    !!! RESPETO LA OPINION AJENA AUNQUE NO ESTE DE ACUERDO CON ELLA !!!

  7. Ana Olmedo dice:

    Aborto, no traer mas hijos al mundo, padres responsables, no dejar nacer a personas que no tengan la capacidad mental necesaria para ser utiles.. bla, bla, bla, bla, bla bla. palabras y solo palabras. ¿Entonces que hacemos con los niños y niñas que existen ya en condiciones de riesgo nos guste o no? (o ya entiendo llevemos los a hogares seguros para que no nos fastidien aun cuando los violen los maltraten o los quemen) y sigamos exigiendo al pena de muerte para los niños sicarios y nos quitamos el problema. Estos son los absurdos comentarios de una sociedad dehumanizada y deshumanizadora que solo quiere satisfacer sus absurdas necesidades sin pensar en los demás, triste situacion de nuestro mundo.

    • Hector Barrios dice:

      Ana Olmedo.
      Con todo respeto , definase en su comentario , para poder entenderlo , le pido disculpas pero en su comentario Ud. escribio mucho ,pero dice muy poco que alfinal no se refiere a Guatemala ( triste situacion de nuestro mundo.)

      ( RESPETO LA OPINION AJENA AUNQUE NO ESTE DE ACUERDO CON ELLA )

  8. JORGE MARIO OROZCO LEAL dice:

    Tristan e lamentable y constant e y sin remedio que pena y tristeza para ella y la mayoria de personas que pasn perdonnan esas cosas pero lo peor es que nuestros gobiernos y sociedad son cumpables y no tiene n perdon que pena y que triste nuevamente.que clase de humanos somos y la mayoria creen en algo.

  9. Carlos Strems dice:

    Por esta razón yo estoy mil veces con el aborto, porque ahora que leo esta historia de terror al mejor estilo de Viernes 13, nada que ver con el qué menciona a Garcia Márquez. Nunca he leído nada de terror, una narrativa diferente si.
    Ahora les pregunto a los que se pasan la vida defendiendo el derecho de nacer, dónde están, para qué cuiden y eduquen a esta niñez abandonada a su suerte?

  10. Mina dice:

    Sí investigamos un poquito mas, entenderemos que no hay ni pueden existir dos personalidades iguales.
    El carácter y en general la personalidad se forma según el medio que nos rodea, y desde el nacimiento hay rasgos hereditarios que influyen.
    Han existido grandes personajes que no han tenido estos factores a su favor. Así que esto no es determinante. Desde luego, hay mas probabilidades de superar estos contrarios, cuando se tiene escuelas y centros de aprendizaje para aprender a ser feliz.
    Esto no sucede en Guatemala, donde la educación ha estado cooptada por politicoides corruptos que tienen la habilidad de convencer con mentiras manipuladoras.
    La educación esta para muchas familias fuera de su alcance económico, porque hasta la educación publica requiere pagos como uniformes, otras cosas que solo sirven para distribuir porcentajes de ganancias.
    La educación no debe ser opresiva, tampoco dependiente de la ideología de quienes manejan la economía o el estado. Tampoco la educación debe servir para conceder títulos sociales. La educación debe promover la libre investigación de la verdad en cualquier ciencia.
    y como dijo un gran personaje de la historia, “A la persona no se le conoce por lo que sabe, sino por lo que hace con lo que sabe”.
    Si hubiera mejor educación en Guatemala, no habría necesidad de abrir casas de refugio para la niñez y adolescencia.

  11. Eloize dice:

    La raíz de todos estos problemas, la tenida irresponsable de hijos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *