[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Las finanzas de Juan


foto-articulo-Domingo

Juan gasta Q7,700 (siete mil setecientos quetzales), al mes, aunque gana solamente Q5,800 (cinco mil ochocientos quetzales), es decir se endeuda mensualmente, por Q1,900 (mil novecientos quetzales), de forma sostenida, para mantener un estilo de vida que pocos entienden. Juan tiene cuatro hijos, dos de ellos están estudiando en un colegio barato, pero avanzando en sus vidas, mientras que los otros dos tienen serios problemas cognitivos, son analfabetas y trabajan en la economía informal, vendiendo uno de ellos cojines en una esquina, mientras el otro limpia vidrios de automóviles, con una botella de agua con jabón y una plumilla… la vida de la mitad de los hijos de Juan, no puede ser más disímil a la de sus hermanos, porque dos fueron mal alimentados y los otros recibieron los nutrientes necesarios para alcanzar a vivir, una existencia “normal”. Juan estuvo de acuerdo con su esposa en educar así a sus hijos… pues “no les alcanzaba el dinero”, también coinciden en que mantener su modo de vida de displicencia y despilfarro –aunque sean una familia de la cada vez más sufrida capa media– es “lo correcto” y por ello, se han convertido en expertos en topar tarjetas de crédito, contratar extra financiamientos, convirtiéndose en clientes predilectos y especiales de las mal llamadas micro financieras, en donde se sienten felices, porque antes de Semana Santa les regalaron un pachón y ahora que está próximo el invierno, les darán un paraguas tamaño familiar. La esposa de Juan, se ufana de que ha logrado, sustituir la deuda familiar, pasándola de un 79.5 por ciento anual, en un banco de consumo, a un 62 por ciento anual en una microfinanciera.

A Juan y a su esposa, les son ajenos el sentido común, la disciplina, la organización, el ahorro y la responsabilidad; aun y cuando deben endeudarse sostenidamente, para mantener su –excéntricamente pobre– estilo de vida, han contratado servidumbre, para la casa, y entre sus empleados y las erogaciones ordinarias para mantenimiento de su desordenado hogar, gastan unos Q5,300 (cinco mil trescientos quetzales), es decir, casi todo el dinero que recibe Juan, en su trabajo que siendo por honorarios, no cuenta con prestaciones. Es decir, Juan, su mujer e hijos, tienen disponible, para salud, comida y vestido, apenas Q2,400 (dos mil cuatrocientos quetzales) mensuales. Ellos, siendo una familia de seis miembros, viven bastante mal con ese saldo “disponible”, al cual si se le restarán los Q1,900 (mil novecientos quetzales) que implica su nueva deuda mensual… de todos los meses, le quedarían solamente Q500 (quinientos quetzales). Sus finanzas las maneja –la pareja– de una manera desastrosa que pocos entienden; por ejemplo, pagan Q1,200 (un mil doscientos quetzales) mensuales, de intereses y amortizaciones por su endeudamiento que crece sin límites.

Amigos exitosos y mucho más diestros que Juan, para en el manejo de las finanzas, quienes simplemente saben que el endeudamiento sostenido trae pobreza y el ahorro sostenido riqueza, le han hablado seriamente muchas veces. Le han aconsejado depurar a su servidumbre, porque es innecesaria, inútil y hasta ladrona; también le hicieron ver –en su día– que el desarrollo integral y la seguridad de sus hijos, era una prioridad impostergable… pero Juan ni entiende, ni entendió y su esposa menos; ellos creen –al contrario– que deben contratar más empleados, “para vivir mejor”, lo cual nadie con tres dedos de frente vería lógico, salvo algunos malos amigos (algunos extranjeros pero todos parásitos) –muy allegados a Juan– quienes le exhortan que siga dilapidando sus pocos ingresos, porque el problema –según ellos– no es que Juan gaste mal, sino que “gana muy poco”.

De esa cuenta Juan ha asistido a donde su patrono –un hombre organizado, de noble corazón y que se “parte el lomo” para producir cada centavo– para exigirle –cada año– un poco más de dinero porque “no le alcanza”. Esta vez, a Juan, no le ha ido bien con su gestión, su jefe ha sido enfático y le ha dicho: ‘¡Juan usted todos los años pide aumento y se lo hemos dado, pero el desorden de cómo maneja sus finanzas, cómo se endeuda irracionalmente, no es problema nuestro… además usted es un trabajador que ha ido de lo mediocre a lo pésimo y no agrega valor a esta empresa!’ Juan ha salido triste y molesto del despacho de su jefe, piensa que la vida es injusta con él, pues él “todo lo merece”… cree que el problema no está en su irresponsable administración, sino en sus “limitados ingresos”; pero la historia de Juan es de toda la vida; las mismas penas pasó, cuando ganaba Q1,200 (mil doscientos quetzales) hace muchos años… jamás será un hombre solvente, nunca podrá brindar bienestar a sus hijos, en la vida será ni próspero y menos rico, porque Juan administra su casa, como nuestros irresponsables burócratas, muchos de ellos ladrones, casi todos inútiles y traidores, lo han hecho, con el erario nacional… apoyados por el aplauso de algunos burócratas foráneos que como Juan, no saben ni de ganarse la vida, ni de administrarla… y de sus cómplices: mercantilistas, criminales, evasores y financistas.

Juan es Guatemala, su patrono somos los cándidos contribuyentes, y en esas proporciones y con esas sinrazones se administran los Q77 millardos de presupuesto nacional… he allí la causa de todas nuestras carencias, desgracias y retrasos; es hora de cambiar a Juan ¿No le parece? ¡Piénselo!

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia Miguel Ángel Sandoval
Defender y promover nuestros idiomas

La mitad de los idiomas del mundo se extinguirá en este siglo.

noticia
Carrera Cayalá Gatorade 2019
noticia Juan Carlos Méndez
Resiliencia, recuperación y reimaginación

“Un héroe es una persona común y corriente que encuentra la fuerza para resistir y perseverar a pesar de los obstáculos abrumadores”.



Más en esta sección

Fotoperiodista Carlos Sebastián declara en el MP por agresiones de policías

otras-noticias

Instituciones se unieron para apoyar a familias damnificadas

otras-noticias

Sector construcción renueva Expocasa 2020

otras-noticias

Publicidad