Lunes 12 DE Noviembre DE 2018
Domingo

¿Puede el Presidente Morales sacar a la CICIG?

Francisco Villagrán de León*

Fecha de publicación: 26-03-17
Más noticias que te pueden interesar

La declaración del Presidente Morales de que él puede “sacar” al Comisionado de la CICIG es bastante desafortunada, muy aventurada y también equivocada. No puede “sacar” a alguien a quien él no ha nombrado y eso es algo que debería saber. Iván Velásquez fue nombrado por el Secretario General de la ONU y solo él tiene la potestad para removerlo. Es cierto que el Presidente de Guatemala podría pedir a las Naciones Unidas que quiten al Comisionado de la CICIG, pero eso tendría repercusiones adversas y sería un grave error. El Presidente Morales debería asesorarse bien y entender que eso tendría un costo político muy alto. Una decisión de esta importancia no se toma en un arranque impulsivo sino que es un asunto de Estado que debe ponderarse con mucha seriedad.

El Presidente también podría declarar no grato al embajador de otro país, no solo al representante de un organismo internacional, pero llegar a ese extremo requeriría de una evaluación política cuidadosa acerca de todas sus consecuencias, y para ello tendría que haber además una causa justificada. De lo contrario una decisión de tal magnitud perjudicaría las relaciones con ese país o esa institución internacional. Esas son las normas de la diplomacia, y hay países que pagan un costo más alto si no las observan.

El solo hecho de jactarse de la prerrogativa que tiene un jefe de Estado de expulsar a un diplomático o al representante de un organismo internacional es algo que el Presidente Morales no debería hacer. Tiene que saber que eso se interpreta como un acto intimidatorio, además es ofensivo y manda una señal muy negativa a las Naciones Unidas y a todos los países que apoyan a Guatemala. Habrá quienes no lo sepan, pero el financiamiento de la CICIG no sale del presupuesto de la ONU, sino que sale de contribuciones voluntarias de países amigos; países con los que tenemos y hemos tenido buenas relaciones, con los que tenemos un intercambio comercial importante, que en muchos casos incluye además inversiones, turismo y cooperación para el desarrollo.

Y, ¿qué han hecho el Comisionado Velásquez o la CICIG para merecer una amenaza velada del Presidente? Pues nada menos que descubrir la extensa red criminal que existe adentro del Estado y que ha llevado a niveles de corrupción que no se conocían bien. En ese proceso cuidadoso de investigación y recolección de pruebas, la CICIG ha trabajado muy de cerca con el Ministerio Público y ha compartido las mejores prácticas y métodos para presentar esas pruebas en los Tribunales de Justicia. Los logros están a la vista y muchos de los responsables están presos y siendo juzgados. Con todo esto, y lo que falta por hacer, el trabajo de la CICIG con el MP le han dado a los guatemaltecos la esperanza que sí es posible tener un sistema de justicia eficaz, y construir un país mejor. Hoy en día el Comisionado Iván Velásquez y la Fiscal General Thelma Aldana son las personalidades públicas con el más alto nivel de reconocimiento y apoyo que tenemos en el país.

Hay que recordar que una de las reglas elementales de la diplomacia es cuidar las buenas relaciones y nunca ofender o menospreciar a otros países. Tampoco a organismos internacionales, a sus agencias de cooperación, ni a sus representantes. Los países que lo hacen no son bien vistos y se van quedando solos. El aislamiento tiene un costo alto para muchos, sobre todo los países medianos y pequeños.

El Presidente Morales debería pensar en todo esto antes de presumir sobre sus prerrogativas. No es con esos gestos como vamos a salir adelante, a resolver nuestros problemas y a tener un Estado con las instituciones que necesitamos. Hay que recordarle que llevamos muchos años tratando de ser un país normal, pero eso requiere de nuestros gobernantes buen criterio, prudencia y ponderación.

 

*Exembajador en Estados Unidos, Alemania, Canadá, Noruega, la ONU (Nueva York y Ginebra) y la OEA. Es profesor e investigador visitante en la Universidad George Washington.

Etiquetas: