[theme-my-login default_action="register" show_links="0"]

¿Perdiste tu contrseña? Ingresa tu correo electrónico. Recibirás un correo para crear una nueva contrseña.

[theme-my-login default_action="lostpassword" show_links="0"]

Regresar

Cerrar

Publicidad

Domingo

Atol con el dedo


Jaime Barrios Carrillo

foto-articulo-Domingo

Un informe de la agencia norteamericana conocida como USAID-AID, indicaba hace unos años que cerca de 1.2 millones de niños, niñas y adolescentes guatemaltecos, entre los cinco y los 18 años, no estaban dentro del sistema escolar, lo cual representaba el 26.5 por ciento de la población de esa edad. La situación no ha mejorado.

UNICEF por su parte hacía público en 2015 que la inversión estatal a la niñez y adolescencia era de cinco quetzales diarios por infante y adolescente, menos de un dólar al día, lo que resultaba totalmente insuficiente. La Organización Internacional del Trabajo, refirió ya hace una década que en el país laboraban 800 mil menores de edad en malas condiciones. Nada ha mejorado, sino lo contrario. Se han dado muchas alarmas sobre la infancia guatemalteca: la desnutrición es de las más altas de Latinoamérica, la mortalidad infantil solo superada por Haití. Y las estadísticas anuncian las violaciones extremas de los derechos del niño.

La infancia guatemalteca ha sido explotada por décadas. Millones de guatemaltecos tuvieron una infancia deficitaria, con violencia intrafamiliar y en su ambiente externo: desnutrición y falta de escolaridad. De ahí tanto adulto traumado, tanto comportamiento criminal y violento. A la infancia se le induce, directa o indirectamente, a la criminalidad. Se abusa sexualmente de los niños. Se roban niños. Se asesinan niños. El infanticidio prolifera entre la pobreza y la ignorancia, junto a las drogas, la prostitución, el abandono y la violencia.

¿Qué puede esperarse del futuro si no se cambian las estructuras del infanticidio estructural? ¿Cuántos niños nacidos en este siglo llegarán a la vida adulta? ¿Cuántos vivirán una vida plena de realizaciones y felicidad?

La expresión “dar atole con el dedo”, viene del hecho dramático de que muchas campesinas paupérrimas engañan a sus hijos hambrientos, dándoles atol con un dedo para paliarles el hambre. Las razones de esta costumbre son de un concretismo bárbaro: la mujer campesina, generalmente desnutrida, no tiene leche, es seca. Demasiados hijos y muy seguidos. Necesidad de trabajar en plena lactancia. Agotamiento del cuerpo. Este dar atol con el dedo significa en buen guatemalteco “engañar” y en su origen “engañar al hambre”. Por añadidura el dicho se aplica a toda forma de engañar.

La infancia debe ser el máximo tesoro de una nación. O debería. Pero sucede lo contrario en Guatemala. Basta con volver a esas páginas dramáticas del El Señor Presidente donde se narra la historia de la humilde Fedina Rodas. Intercalando capítulos Miguel Ángel Asturias cuenta la brutal detención, el interrogatorio sin sentido y la angustia de la madre que quiere dar el pecho a su bebé que oye llorar desesperadamente hasta que el llanto se extingue.

¿Qué se dirá dentro de 100 años sobre nuestra época, cuando ahora ser niño resulta siendo casi un delito castigado con la pena de muerte por inanición o enfermedad o con la condena a trabajo forzado en lugar de la escuela, el juego y la seguridad de un hogar?

Publicidad


Esto te puede interesar

noticia AFP
Trump y Biden se culpan mutuamente de fomentar la violencia en EE.UU.

El alcalde demócrata de Portland acusó a Trump el domingo de arremeter contra los gobiernos demócratas locales, luego de haber acumulado durante cuatro años críticas por sus ataques contra periodistas e inmigrantes.

noticia Ana María Rodas
Botar o no botar

La Telenovela

noticia Redacción web
Oscar Chinchilla a las puertas de ser el próximo presidente del Congreso

Luego de la reunión de Jimmy Morales con jefes de bancada el pasado sábado en la finca presidencial Santo Tomás, el diputado del partido Creo se convirtió en el virtual sucesor de Mario Taracena a partir del 14 de enero 2017.



Más en esta sección

Accidentes de tránsito complican el paso en la ruta al Pacífico

otras-noticias

Parlamento Xinka y los 48 Cantones manifestarán para pedir la renuncia de Giammattei

otras-noticias

Los 48 Cantones de Totonicapán y el Parlamento Xinca se dirigen al Congreso y Casa Presidencial

otras-noticias

Publicidad