Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Domingo

Pelea por el trono en el Congreso

María Alejandra Morales Arana
Sociedad de Plumas

Fecha de publicación: 23-10-16
Ilustración Jorge de león > El periódico
Más noticias que te pueden interesar

Desde su conformación, la actual Legislatura tuvo que enfrentarse a una realidad muy distinta a la de las pasadas. Los retos parecían ser muchos y las opciones pocas. La corrupción ya no aparecía como una alternativa, pues el rechazo hacia este tipo de prácticas parecía inminente. Una serie de antejuicios presentados en contra de diputados, la aparición de nuevos rostros dentro del Legislativo y un cambio radical en la forma de actuar de Mario Taracena como Presidente de este órgano, anunciaba el fin de la “vieja política”. No obstante, se necesitó poco tiempo para hacer tambalear ante las prácticas tradicionales incluso a la nueva política.

Al inicio de este período era evidente que la distribución de fuerzas dentro del Congreso distaba mucho de lo que se observaba en la Legislatura pasada. Por una parte, las dos mayores fuerzas del anterior período desaparecieron. A su salida, el Partido Patriota y Lider dejaban un enorme vacío dentro del hemiciclo, pero también una gran oportunidad para el surgimiento de nuevos líderes y poderes. Mientras las grandes agrupaciones políticas se desvanecían dentro del Legislativo, otras ganaban poder sumando a sus filas a los desertores. Este es el caso del partido FCN-Nación, Alianza Ciudadana y Movimiento Reformador. Estas bancadas aumentaron su número de diputados por medio del acogimiento de los tránsfugas, y en esa medida también ampliaron su poder dentro del Congreso.

El partido oficial llegó a convertirse en la bancada predominante dentro del Congreso, no obstante aún no logra consolidar su poder en el hemiciclo. Una serie de factores debilitaron al oficialismo dentro del Legislativo, quizás no en número pero sí en credibilidad. El primero fue la adopción de los desertores de Lider y Partido Patriota; en el afán de aumentar la cantidad de miembros de su bancada –no la calidad–, el partido oficial abrió sus puertas para dar paso a los diputados huérfanos, sin establecer ningún tipo de parámetros ni filtros. Además, desde muy temprano dejó en evidencia la mala comunicación existente entre el Presidente de la República y su bancada. A esto se suma la presentación de antejuicios en contra de ocho de sus miembros, y otra presentada en contra de Edgar Ovalle, fuerza clave de la agrupación política. Por último, luego de que se denunciara públicamente la existencia de una red de espionaje a lo interno de la SAAS, la bancada acogió a Herber Melgar Padilla para blindarlo con el derecho de antejuicio.

Por otra parte, la segunda bancada más grande dentro del Congreso, UNE, se conformó en la oposición. Los grandes consensos eran orquestados a lo interno del Legislativo por el partido verde, mientras la bancada oficial con mucha dificultad lograba posicionar los temas de su interés. Asimismo, el liderazgo ejercido por Mario Taracena al frente de este Poder, imperaba por sobre la capacidad de cualquier otro legislador.

No obstante, la situación se transformaría ante la elección de una nueva Junta Directiva. Las prácticas de la “nueva política” terminaron de desvanecerse ante la coyuntura, y fueron sustituidas por las formas de la política tradicional. A pesar de los escándalos que persiguen al Presidente de la República, mismos que han repercutido en el debilitamiento del partido oficial, la bancada de FCN-Nación decidió apostar todas sus cartas en una última jugada: el nombramiento de Oliverio García Rodas como su candidato para presidir el Congreso y destronar a Mario Taracena. Finalmente, la bancada oficial logró a puerta cerrada los acuerdos necesarios para obtener los votos que llevarían a su candidato al poder, colocando a Mario Taracena en una incómoda posición que le ha obligado a utilizar los recursos a su favor para aferrarse al poder.

Las apuestas por parte del oficialismo como de la oposición están hechas, la siguiente semana será imperante para definir el balance de fuerzas dentro del Legislativo. La búsqueda del poder en el Congreso es un juego de suma cero, el diputado Taracena es testigo de ello, es ganar o desaparecer de la jugada.

Sociedad de Plumas es una red de colaboradores comprometidos con promover en las páginas editoriales el balance, el contraste y la propuesta constructiva.

Etiquetas: