Sábado 17 DE Noviembre DE 2018
Domingo

Plebiscito en Colombia: El acuerdo de paz entre el “Sí” y el “No”

En caso de que el acuerdo sea avalado por los colombianos, entrará en vigor y las FARC empezarán el proceso de desarme y desmovilización para convertirse en un movimiento político legal.

Fecha de publicación: 02-10-16
Simpatizantes al acuerdo de paz celebran la firma. Cerca de 34.8 millones de personas mayores de 18 años están habilitadas para sufragar el plebiscito, pero en Colombia el voto no es obligatorio y la abstención en elecciones presidenciales y parlamentarias ha llegado en algunos casos hasta el 50 por ciento. (Foto: Guillermo Legaria _ afp
Más noticias que te pueden interesar

Tatiana Rodríguez  • DPA –La firma final de la paz entre el Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC da paso a la realización de un plebiscito hoy sobre lo pactado en Cuba, una votación sin precedentes que definirá o reafirmará el camino del fin del conflicto armado interno de más de 50 años.

Desde el principio de las negociaciones, el presidente Juan Manuel Santos insistió en asegurar que la última palabra sobre los acuerdos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) la tendrían los ciudadanos, y por eso planteó este mecanismo democrático como el más conveniente.

Algunas claves para entender lo que se juega Colombia:

EL OBJETIVO DEL PLEBISCITO: Este mecanismo democrático busca que los colombianos manifiesten su apoyo o rechazo al acuerdo final de paz entre el Gobierno y las FARC, respondiendo una pregunta formulada por Santos que solo tendrá dos respuestas posibles: “Sí” o “No”.

LA PREGUNTA: La consulta que se imprima en unos 35 millones de tarjetones en todo el país dirá: “¿Apoya usted el acuerdo final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una paz estable y duradera?”

LA VALIDEZ DEL RESULTADO: El proyecto de ley estatutaria que fue presentado el año pasado por el presidente Santos para poder convocar el referéndum ante el Congreso y la Corte Constitucional, organismos que posteriormente lo aprobaron, requiere para ser válido –tras la votación el 13 por ciento del censo electoral– 4.4 millones de votos a favor o en contra de los acuerdos.

ACTO LEGISLATIVO PARA LA PAZ: Es una reforma constitucional de cinco artículos, con la cual el Gobierno pretende implementar y “blindar” con herramientas jurídicas lo acordado con las FARC en La Habana.

Dentro de esa legislación está la creación de un procedimiento especial legislativo, vigente por seis meses y que se puede prorrogar por un periodo igual, que contempla la posibilidad de tramitar rápidamente los proyectos de ley o de reforma constitucional necesarios para el posconflicto.
Se estima que serán al menos un centenar.

Además, se amplían las facultades extraordinarias del Presidente para expedir decretos con fuerza de ley que estén relacionados con el desarrollo de lo pactado en Cuba por las partes, y se eleva el texto final a un nivel de “acuerdo especial”.

El proyecto de acto legislativo señala que el Gobierno incluirá dentro de los próximos 20 años el plan de inversiones para la paz en el Plan Nacional de Desarrollo, con el fin de garantizar fondos para zonas afectadas por la violencia.

EL TRIUNFO DEL “SÍ”: Si gana el “Sí” en las urnas, quedará refrendado el acuerdo final entre el Gobierno y las FARC, por lo tanto, el acto legislativo (reforma constitucional) para la paz entrará en vigencia y se comenzarán a tramitar las leyes y reformas constitucionales necesarias para implementar lo pactado.

EL TRIUNFO DEL “NO”: Significa que no hay lugar a la implementación del acuerdo final, y se abre la posibilidad de una eventual reanudación de la confrontación con las FARC, grupo que por tanto no podría enmarcarse en la ley de amnistías planteada por la legislación de paz y debería regresar a las zonas rurales que ha habitado por más de medio siglo.

No obstante, analistas políticos han planteado que la Corte Constitucional, en su aprobación a la legislación, no cerró la posibilidad a que otro órgano del poder público continúe con la actual negociación en caso de que gane el “No”, es decir, que quien quedaría impedido para hacerlo sería expresamente el Presidente pero no el Congreso, por ejemplo. Sin embargo, ambas partes han asegurado hasta ahora que no estarían dispuestas a renegociar los términos de la paz.

Divididos


> Entre el 55 y 66 por ciento  de los colombianos aprueban el pacto de paz con las FARC. Mientras, 36.6 por ciento votará por el “No”. Asimismo, un 4.7 por ciento de los más de 2 mil 100 encuestados entre el 24 y el 26 de septiembre –vía telefónica– dijo estar indeciso, y el 3.7 por ciento prefirió no responder, según los últimos sondeos que pueden ser publicados antes de la consulta.

Etiquetas: