Domingo 23 DE Septiembre DE 2018
Domingo

Una ruta para la reforma del Estado

Análisis de Coyuntura

Fecha de publicación: 14-08-16
Ilustración Víctor Matamoros > El periódico
Más noticias que te pueden interesar

IPN-USAC

Instituto de Problemas Nacionales / Universidad de San Carlos / www.ipn.usac.edu.gt

 

No existe, al menos públicamente, una propuesta integral de reforma del Estado, pero se puede adivinar una estrategia en marcha, cuyos alcances son indeterminados. La estrategia se desprende de un diagnóstico general inquietante, cuyos indicadores notables de crisis de estatalidad son al menos cinco:

Pérdida de soberanía sobre porciones relevantes del territorio y su población. Aunque hay presencia, el Estado es allí un actor secundario de los grupos no estatales (algunos criminales) o bien está aliado a estos y se distribuyen utilidades.

Progresiva pérdida de capacidad de prestar los servicios básicos: salud,
educación, seguridad e infraestructura.

Fragmentación de las instituciones públicas, en especial del Gobierno Central. La autoridad democrática no controla unidades clave de las fuerzas de seguridad u oficinas estratégicas para la competencia sin privilegios en el mercado.

Pérdida de centralidad y autoridad de las autoridades e instituciones democráticas, en particular el Congreso de la República y el poder Ejecutivo y sus dependencias.

Erosión estructural del poder tributario. Es una crisis larvada durante más de 30 años (diagrama 1) con malas transiciones desde el autoritarismo hacia la democracia y de la guerra civil a la paz, pues se perdieron los pilares de la legalidad y la política democrática. El problema comenzó a desvelarse en 2014 con la crisis humanitaria de niñez migrante no acompañada y la posterior declaración de Thomas Shannon, en marzo de 2015, sobre la quinta amenaza global de seguridad a los EE. UU. Pero la radiografía exacta del problema está expuesta en los procesos judiciales, desde “La Línea” hasta “Cooptación del Estado”. La pauta de recuperación del Estado la dieron los movimientos de la Plaza (abril/agosto 2015) y la toma cívica de las urnas (septiembre/octubre 2015), generando una sinergia de legitimidad/legalidad con el MP y la CICIG.

Ciertas pautas de la reforma de Estado están contenidas en las líneas estratégicas del Plan de la Alianza para la Prosperidad del Triángulo Norte (marzo 2015), pero resultan aún conservadoras, no obstante que la inversión estimada es de US$20 millardos en cinco años1. Otras pautas vienen de la Ley de Asignaciones Globales 2016 del Capitolio (sesión 18 diciembre 2015), y coinciden con las anteriores en dos asuntos: fortalecimiento de la SAT y de las instituciones que hacen el Estado de Derecho2.

A partir de esas pautas, el Ipnusac ha diseñado tres fases para una ruta básica de reforma del Estado (diagrama 2), que incluyen: principios de legalidad con pertinencia cultural, reforma política con mecanismos tangibles que mejoran la representatividad y fiscalización ciudadana, y otro modelo económico basado en una eficiente fiscalidad, la identificación de otros motores de crecimiento vis a vis ventajas competitivas, y el estímulo de nuevos modelos de negocios incluyentes de emprendedores y fuerza laboral.

Vista la reforma desde la intervención de áreas estratégicas (diagrama 3), estas se resumen en tres: a) educación pertinente y de calidad, con incidencia en la cohesión social, la cultura, el modelo económico y la seguridad ciudadana; b) un servicio público profesional, pertinente culturalmente y presente en todo el territorio, y c) una estrategia de recuperación de capacidades de producción de alimentos (economía familiar campesina), paquetes de estímulo económico para elevar la productividad rural y urbana, ahora bajo las redes de la informalidad, y los nuevos motores de crecimiento (turismo, servicios, manufacturas y logística regional, entre otros).

1.- Las líneas de estrategia son: dinamizar el sector productivo (una visión general de zonas francas y corredor logístico); desarrollar capital humano (nada distinto a lo que ya se hace en materia de nutrición infantil, y énfasis en educación secundaria); mejorar la seguridad ciudadana y acceso a la justicia (énfasis en seguridad preventiva y atención a víctimas de violencia), y fortalecer las instituciones (subrayadamente, la SAT).
2.- Son 15 ‘issues’, que dan prioridad a lo migratorio y seguridad de fronteras, pero también incluye “combatir la corrupción… la investigación y enjuiciamiento de los funcionarios del gobierno presuntamente corruptos”, “aumento de la capacidad y la independencia del poder judicial y del fiscal general”, así como “investigar y procesar a los miembros de las fuerzas militares y policiales sospechosos de haber violado los derechos humanos”, entre otros.

Etiquetas: