Sábado 22 DE Septiembre DE 2018
Domingo

“El amor a veces duele cuando no es recíproco”: crónica de un suicidio

Eduardo Antonio Godínez, agente de la PNC, de 24 años de edad, fue encontrado muerto el pasado miércoles en los sanitarios de la institución policiaca, a causa de un posible suicidio.

Fecha de publicación: 10-04-16
Más noticias que te pueden interesar

Nancy Álvarez • elPeriódico — “Ese día se le veía triste, pasó la mayor parte del tiempo hablando por teléfono, se escuchaba que discutía con alguien. En la tarde fue a hacer una llamada a la oficina de al lado, pero ya no volvió. Luego supimos que Güiro estaba muerto”.

Así relata, Sergio Tut Caal –jefe del Departamento de Planificación de la Secretaría Técnica de la Subdirección General de Operaciones– lo ocurrido el pasado miércoles, cuando “su mano derecha” el agente de la Policía Nacional Civil (PNC) Eduardo Antonio Godínez González, de 24 años, fue encontrado muerto en los sanitarios de esa entidad.

El día de los hechos:

Eran casi las 18:00 horas del miércoles 6 de abril, cuando en el edificio central de la PNC corrieron rumores de que había una persona fallecida en el interior de uno de los baños. Momentos después, se supo que se trataba de Eduardo Godínez, conocido por sus compañeros como Güiro, quien presuntamente se suicidó.

El agente ingresó a las oficinas de la PNC ese miércoles a las 12:00 horas para cumplir un turno de trabajo de cinco días.

Tut manifestó que Godínez González era un joven trabajador, responsable, educado y optimista. “Más que compañeros éramos amigos”, expresó al recordar que desayunaban, refaccionaban, almorzaban y cenaban juntos. Compartían tanto, que incluso sus escritorios de trabajo están colocados uno al lado de otro.

Güiro practicaba atletismo y le gustaba jugar fútbol. Tut dijo que el día en que murió, Eduardo participaría en un encuentro deportivo; sin embargo, cuando le llamaron a su celular para confirmar su asistencia, nunca respondió.

Tut recordó que desde que inició sus labores ese día, Eduardo lucía triste y cuando le preguntaron qué le sucedía él se negó a comentar su estado de ánimo. Añadió que la mayor parte del tiempo la pasó hablando por teléfono, discutiendo con alguien.

En la tarde, Godínez informó a su jefe que iría a la oficina de al lado para realizar una llamada laboral, luego no fue visto más, y se supo de él hasta que fue hallado en el baño.

El Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) confirmó que la causa de muerte de Godínez González fue “laceración cerebral, herida perforante en región del cráneo producida por proyectil de arma de fuego”. Mientras tanto, la Fiscalía de Delitos Contra la Vida del MP, investiga el fallecimiento.

“Un asunto pasional”

Acerca de las posibles causas que llevaron a ‘Güiro’ a tomar la decisión de quitarse la vida, Elvin González, su tío, dijo que aunque no le consta, sabe que se trató de “un asunto pasional”.

La esposa de Eduardo, Claudia Bravo, de 25 años, también es agente de la PNC y según Elvin, se tienen “indicios” de que ella mantenía una relación sentimental con uno de sus jefes, por lo que al enterarse, su sobrino tomó la decisión de acabar con su vida.

El jueves, en un discurso que ofreció durante la ceremonia que se llevó a cabo en la sede central de la PNC, el tío expresó: “El amor a veces duele cuando no es recíproco, pero él (Eduardo) se fue amando a su esposa”.

Elvin comentó que su hermana, Ana González, madre de Eduardo, le contó que el día de su muerte, Güiro habló por teléfono con su esposa y discutieron, luego se comunicó con ella para decirle: “Mamita disculpame por lo que voy a hacer, pero no me quieren”.

Momentos después, la familia de Eduardo, que reside en San Pedro Sacatepéquez, San Marcos, recibió una llamada de parte del personal de la PNC, en donde se le informó que él estaba muerto.

Ana González se limitó a mencionar que Eduardo tenía problemas dentro del matrimonio y recordó que el miércoles por la tarde habló con él. Lo último que le escuchó decir fue: “Mamita, ahí me cuida al niño” y “mami si se quiere ir mi esposa que se vaya, no le vaya a decir que no, deje que se vaya”,

A criterio de la hermana del agente, Sayda Godínez, de 26 años, él “adoraba a su esposa” y no soportó los problemas que surgieron entre ellos.

Ciertas diferencias

Claudia Bravo, la viuda de Eduardo, rechazó los señalamientos sobre una supuesta infidelidad y afirmó que no comprende porqué su pareja tomó la decisión de quitarse la vida. “Teníamos ciertas diferencias, pero no tan grandes como para que estas lo hicieran accionar de esa forma”, dijo.

La tarde en que Güiro murió, estuvo hablando por teléfono con ella, pero no le comentó nada sobre lo que pretendía hacer, ni tampoco se despidió. Solo le pidió que cuidara mucho de su hijo, lo que consideró normal, pues cada vez que hablaban se lo pedía.

Claudia y Eduardo estuvieron casados durante tres años y tuvieron un bebé, André Emiliano, de un año. Sus días transcurrían entre viajes constantes y horarios laborales variados, debido al trabajo de ambos en la PNC, pero ella recuerda que intentaban que sus días de descanso coincidieran para poder estar juntos.

De acuerdo con Jorge Aguilar, vocero de la PNC, en la entidad cada jefe está pendiente de sus subalternos y del apoyo que necesiten. Añadió que al compartir diariamente con ellos, aprenden a conocer su carácter y comportamiento habitual, lo que les permite detectar anomalías.

Explicó que cuando algo está mal con un empleado, se le ayuda, se le retira el arma si es necesario, se le conceden permisos (en caso se tratara de una emergencia familiar) y es enviado a recibir atención psicológica o física, según lo requiera.

Marco Antonio Garavito, director de la Liga Guatemalteca de Higiene Mental, señaló que la violencia diaria que se registra en el país y el rechazo que la sociedad expresa contra las fuerzas de seguridad afecta al personal de la PNC, al igual que las largas jornadas laborales y aspectos que puedan estar enfrentando en su vida personal, pues antes de ser servidores públicos son seres humanos con sentimientos.

El último adiós

El jueves, se observó una silla y un escritorio vacíos en el Departamento de Planificación, sede central de la PNC, en donde fue el lugar de trabajo de Eduardo Godínez. Él era el coordinador del Plan Operativo Anual y Memoria de Labores y además analista de dicha unidad. Afuera, en uno de los corredores, se llevó a cabo una ceremonia de cuerpo presente y luego, el cortejo fúnebre partió hacia San Marcos para el velatorio. Finalmente, Güiro fue inhumado a las 15:00 horas del viernes pasado en el cementerio de la aldea Santa Rita, San Antonio Sacatepéquez, ante las muestras de dolor de quienes compartieron con él algún momento de sus 24 años de vida.

Etiquetas: