Jueves 18 DE Julio DE 2019
Domingo

Taracena, las argucias de un animal político

La presencia de Mario Taracena al frente del pleno de diputados le genera anticuerpos con el mismo sistema al cual él ha sobrevivido con tácticas sigilosas que intimidan a sus adversarios dentro y fuera de su bancada. Su astucia política le sirvió para ser constituyente, desmantelar un partido, fundar otro, arrebatárselo al dueño, saltar del barco que se hundía y llegar a una tercera organización para convertirse en Presidente del Congreso sin el apoyo de su secretaria general.

Fecha de publicación: 28-02-16
Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
P16-17-domingo-

Elperiódico >Felix Acajabón

 

Luego de un año de tensiones políticas, derrotas electorales impredecibles, derrocamiento de un gobierno y el golpe de suerte de un novato; las alianzas y negociaciones se repiensan para un nuevo periodo del organismo Ejecutivo y Legislativo.

La Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), aunque perdedora de los comicios presidenciales, se convirtió en la bancada mayoritaria del Congreso con 32 diputados, una fuerza importante que esté siendo aprovechada para redimirse.

Diciembre de 2015, residencia del embajador de Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson.

Según una fuente cercana a la Embajada, la secretaria general del partido, Sandra Torres, acude a una reunión con el embajador Robinson para compartir su agenda de trabajo en el parlamento, su carta para presidir el Legislativo es el jefe de bancada, Orlando Blanco. Sin embargo, el diplomático ya había analizado el panorama.

“Blanco no es del agrado de la Embajada”, comenta la fuente.

Taracena, un animal político con más de 30 años de experiencia ha afilado los dientes, se anticipa a los hechos. Es así como pocas semanas antes de la visita de Torres, se aproxima al embajador para presentarle su agenda parlamentaria, que coincide deliberadamente con la agenda del Plan de la Alianza para la Prosperidad. Es decir, fortalecimiento de las instituciones, transparencia y rendición de cuentas. Según la fuente, la agenda de Taracena afectó el objetivo de Torres, lo que pudo haber influido para convertirse en el presidente del Congreso en 2016.

Y así lo presume Taracena al declarar públicamente que las instrucciones las recibe escritas en inglés. La fuente agrega que en una oportunidad Taracena mencionó que el apoyo lo recibe del Cristo Negro de la 20 calle de la zona 10. “Yo no sé cómo llegué a la Presidencia, lo único que entendí es que tal vez se alinearon los astros en la 20 calle”, acepta.

-¿Se refiere a la residencia del Embajador?

-Es la única explicación que le doy yo…

-¿Tuvo el apoyo de Sandra Torres?

– (Luego de manejar un tono energético, su voz baja de nivel y se frota las manos) Eeemm… sí…sí. A veces sentí que no, y me contaron que no, pero quiero creer que sí.

-Ella quería a Orlando Blanco…

-Por eso, voy a creer que sí, que me apoyó.

ADN de político

Mario Taracena conoció la política por vivencia propia. Se formó con su padre, Eduardo Taracena de la Cerda, militante del Movimiento de Liberación Nacional (MLN). Un político recordado por su capacidad de generar consensos y dialogar tanto con la ultraderecha así como con la extrema izquierda. Al adolescente Mario se le recuerda como un joven inquieto, siempre observador de los pasos de su progenitor. Creció viendo personajes de todo tipo desfilar por el salón de su casa.

“Mientras don Guayo vivió fue su principal asesor. Es por esto que Mario es un político muy astuto”, comentó Roberto Alfaro, viejo amigo del actual presidente del Legislativo y exdiputado del Partido de Avanzada Nacional (PAN).

Fue a los 19 años, cuenta Mario Taracena, que le comentó a su padre que deseaba dedicarse a la política. “Fuimos a tomar la primera cerveza, y al calor del segundo vaso le comenté mi idea. Él me dijo que ya lo sabía porque yo era el que siempre leía los periódicos, que ponía atención a los temas y que siempre estaba enterado de todo. Aunque me aconsejó terminar mi carrera en la Universidad”, recuerda el legislador.

“No solo pertenece a una familia política sino también a una generación de políticos de derecha que impulsan una modernización de esa corriente, una nueva derecha. Estaban convencidos de que la lucha anticomunista estaba perdida y publicitariamente se llaman centristas”, señala Edgar Gutiérrez, director del Instituto de Problemas Nacionales de la Usac.

A principios de los 80, su padre se incorpora al comité proformación del partido Unión del Centro Nacional (UCN) y lo invita a participar en la organización de las bases juveniles.

Alfaro recuerda la facilidad con la que el joven Mario trabajaba en los departamentos de Occidente para formar las filiales del partido. “Reunía con un discurso a decenas de personas en las plazas”, cuenta el exdiputado.

A los 26 años, como secretario de organización y filiales del partido, se convierte en el tercer diputado más joven de la Asamblea Nacional Constituyente en 1984 y es electo como legislador en las elecciones de ese año.

Su desenlace en la UCN llega en 1986, cuando rompe lazos con Jorge Carpio Nicolle, fundador del partido. Este lo elimina de la agrupación, pero Taracena no lo admite e interpone un amparo que le resulta favorable. Luego de la resolución positiva del tribunal, la organización es obligada a reinstalarlo. Sin embargo, él, en uno de sus primeros golpes mediáticos y políticos, emite un comunicado que rezaba: “Como no tengo vocación de esclavo, renuncio”.

Contra el lobo Alfa

En la naturaleza de los lobos está el ser sociales, viven en manada y se protegen entre sí. Pero, existen algunos que no aceptan la jerarquía de su grupo y desafían al macho que ostenta el poder. Si logra dominarlo, ganará a su manada, si no, será desterrado. Y en el exilio, solo, buscará formar otra organización para él ser el lobo Alfa. Así tendrá por seguro que él manejará los hilos de cualquier situación.

Taracena logró protagonismo en la UCN, a Carpio no le interesaba un rival y lo eliminó. Entonces, Álvaro Arzú en 1987, siendo alcalde de la ciudad de Guatemala, lo llama a una reunión en la Municipalidad para platicarle sobre el proyecto que sería el Partido de Avanzada Nacional (PAN).

Como Taracena había sido secretario de organización y había trabajado con las bases de la agrupación, sustrajo a poco más de diez coordinadores departamentales de la UCN para integrarlos al PAN. Con esta estrategia gana la simpatía de Arzú e integra el Comité Ejecutivo del partido.

En una reunión en la sede del partido luego de haber perdido las elecciones de 1990, Arzú impone su poder para sacar a Marco Sosa, pero Taracena interrumpe: “¿Y quién sos vos canche hijuelagranputa para sacar a Maco?”, a lo que el alcalde capitalino responde con una intentona de golpes, pero las personas en la sesión los separan.

En 1993, como diputado panista, fue un articulador de Ramiro de León Carpio para lograr la depuración del Congreso. Incluso, Roberto Alfaro acepta que él se encargó, por dirección de Taracena, de congregar a manifestantes alrededor del Palacio Legislativo para presionar.

El “castigo” de Taracena para las elecciones de 1995 fue ingresar al Parlamento Centroamericano (Parlacen), aunque, según él, su padre lo vio como una ventaja para su próxima conspiración.

“Mi viejo con su sabiduría me dijo: ‘toda esa rabia y cólera que tenés, utilizala, quitale el partido a Álvaro, te dio una beca de cinco años, tenés sueldo para quitarle el partido. Entonces, yo reaccioné bien y le quité el partido. Trabajé en silencio, calladito, y cuando menos lo sintieron llegó el día más feliz de mi vida, cuando le quité el partido a Arzú, siendo él Presidente de la República”, asegura Taracena.

El golpe contra Arzú deviene en una alianza con Alfonso Portillo y Álvaro Colom para truncar la candidatura de Óscar Berger en las elecciones de 2003, cuando se presenta por la Gran Alianza Nacional. Portillo sabía que Berger lo perseguiría. Pero, no lo logran.Es hasta 2006 que Taracena se desentiende del PAN por otra riña, ahora con Rubén Darío Morales. Según algunos diputados que prefirieron omitir su nombre, el distanciamiento fue porque Morales no le otorgó plazas en el Congreso a Taracena, aunque él afirma que fue porque el expresidente del Legislativo estaba involucrado en negocios de narcotráfico y lavado de dinero que él denunció en aquel momento.

“Taracena tiene un temperamento muy particular, es explosivo, puede capear el temporal, la sociedad en general no está acostumbrada a ese tipo directo de hablar. Cuando tiene la oportunidad de sacrificar al partido lo va a hacer porque su lealtad es hacia la política”, apunta Gutiérrez.

La UNE, Roxana y las comisiones

Durante la legislatura 2004-2008, a Taracena se le conoce como un articulador con la UNE desde el PAN. Sin embargo, sus acercamientos van más allá de una negociación entre partidos y es llamado por Álvaro Colom para enlistarse en la casilla seis del Listado Nacional y gana.

En el periodo en que la UNE es el bloque oficialista, Taracena maneja una amistad cercana con Roxana Baldetti, entonces fuerte opositora del régimen gubernamental. Pero, su relación es una frente a las cámaras y otra al cerrar la puerta. En las plenarias él la obstaculiza y ridiculiza, pero cuando se trata de negociar, el diputado indica que la respeta mucho y que logró entenderse muy bien con ella. Incluso, hay quienes los ubican en un nivel de relación más íntimo, él lo niega.

En 2011, el Partido Patriota (PP) le ofrece la casilla número uno de la Lista Nacional. Aunque, él lo analiza, no lo acepta. Sin embargo, su mano derecha, Rina Sanchinelli, se convierte en la mano derecha de Baldetti, y durante su gobierno como vicepresidenta, es señalada de operadora para beneficiar los negocios de su jefa, como cobrar comisiones a los contratistas.

Algunos diputados comentan anónimamente, que Taracena y Baldetti nunca dejaron de comunicarse o se comunicaban a través de Sanchinelli. Él niega este señalamiento, ya que lo próximo que cuentan las fuentes es que el legislador obtenía comisiones del Ejecutivo por contratos con constructoras. También lo niega.

El actual presidente del Congreso ganó protagonismo en la UNE en la legislatura pasada por sus logros en el ascenso de la candidatura de Sandra Torres. Fue él quien consiguió que Mario Leal se involucrara como vicepresidenciable y aportara millones de dólares a la campaña, afirman las fuentes.

Además, movió sus influencias con Alejandro Sinibaldi para que el PP desestimara la denuncia que había interpuesto Baldetti contra Torres cuando era jefa de bancada.

El acuerdo entre el PP y la UNE era que se incluiría a la última en la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia y se aprobaría el presupuesto de 2015. A cambio, el PP debía desistir de la denuncia.

Sin embargo, por decisión de Baldetti la denuncia no se desestimó y Alejandro Sinibaldi negoció con Manuel Baldizón los dos temas.

Como siempre, Taracena se anticipó a los hechos e hizo firmar a Juan José Porras, en ese momento jefe de bancada del PP, dos documentos, uno para cada partido antes de que cambiaran de opinión. Esto sin que Baldetti lo supiera. Cuando el PP se niega, Taracena afirma que tomó el documento que le quedó y lo testó con su abogado para presentarlo en tribunales.

Porras considera a Taracena como un hombre de choque. “El presidente no es el mismo que se muestra frente a las cámaras”, reclama. Es el lobo que se viste de oveja.

Algunos parlamentarios insisten en que Mario Taracena no es el hombre políticamente correcto que aparenta ser. Aunque no hay pruebas de algún acto de corrupción, se le señala de haber sido beneficiado con una carretera para su casa en la playa de Santa Rosa, a través de las empresas de Giovanni Estrada Zaparolli, y recibir comisiones por ello. Aunque el diputado desmiente esta información. Además, se le cuestionó por las plazas que obtuvo en el Congreso e indicó que son aproximadamente diez, pero, diputados de su partido afirman que utiliza puestos de la bancada para que no lo impliquen a él.

Sobre Estrada Zaparolli dice que lo une una gran amistad de muchos años. Aunque admite que se ha separado de él en los últimos meses porque es asesor del presidente Jimmy Morales. Estrada es señalado de ser el operador de Morales para la compra de diputados de Libertad Democrática Renovada (Lider) con el objetivo de que se integren a la bancada del Frente de Convergencia Nacional (FCN).

Un diputado de la UNE, que solicitó el anonimato, identificó la relación entre Taracena y Estrada como una de negocios individuales. “No está siendo un interlocutor para la bancada, es para él”, afirmó. Cuando se le cuestionó a la fuente si lo que busca Taracena son plazas, el uneísta matizó que lo que busca va más allá de las plazas. “¿Contratos o comisiones?”, se le pregunta. “Por ahí va”, responde.

La agenda de Mario

“Una fortaleza de él es la soledad, le da un don de oblicuidad, pero es una debilidad no tener manada. Cuando vienen las tormentas será más difícil hacer frente”, destaca Edgar Gutiérrez.

Como presidente del Legislativo, Mario Taracena ha reconstruido una imagen de los diputados que le dejan réditos como político de la vieja escuela. Una de sus primeras jugadas fue destapar lo que había estado oculto por más de seis años, la nómina de trabajadores del Congreso. Lo hizo un domingo a las 21:00 horas. Lo informó a través de su cuenta oficial de Twitter. Los usuarios de la red se sorprendieron e indignaron con la noticia de los altísimos sueldos y los desmanes en la administración. Todos se sorprendieron que la nómina saliera a la luz pública, incluida Sandra Torres, quien no sabía sobre la decisión del presidente del Legislativo, cuenta otra fuente de la UNE.

Él dice que no tiene “presidentitis”, pero, para los diputados consultados, el próximo objetivo de Taracena es lograr la Presidencia de la República. Pero, para eso tendrá que desbancar a Torres, o tal vez ya lo está haciendo.

Para Gutiérrez, es un instinto natural del animal político lograr ser el Presidente, es una aspiración que todos los políticos tienen, y más uno formado como tal. Mientras tanto, Taracena olfatea los próximos movimientos y se anticipa a ellos. Aunque no tenga el apoyo de Torres, sí lo tiene de la Embajada estadounidense, de la Fiscal General y del Comisionado contra la Impunidad en Guatemala. Como siempre, él será el guionista de su propio camino. Su estrategia es sobrevivir al temporal, cueste lo que cueste. Desde la penumbra, en su soledad, el lobo fija su mirada en su siguiente presa, espera, piensa el movimiento, y ataca.