Sábado 25 DE Mayo DE 2019
Domingo

Un sueño de amor al prójimo

El 14 de enero fue oficializada la Fundación Ingeniero Juan José Hermosilla Montano, la cual trabajará por apoyar a niños de escasos recursos que hayan sido víctimas de quemaduras severas en su cuerpo.

Fecha de publicación: 24-01-16

Óscar F. Herrera • oherrera@elperiodico.com.gt –El ingeniero Juan José Hermosilla Montano, un guatemalteco con amor hacia sus compatriotas, que se destacó por su don de servicio y sobre todo por tratar a todo aquel que trabajó a su cargo, como un amigo. Su mano estuvo dispuesta a apoyar a quien la necesitara.

Siempre contempló el sueño de apoyar a personas de escasos recursos y desde que en una ocasión por asuntos profesionales hizo una evaluación estructural de la Unidad de Niños Quemados del Hospital Roosevelt, quedó impactado con los casos que se atienden en dicho lugar.

Parte de su filosofía es que las personas tenemos nuestro tiempo para cada etapa de la vida. Hermosilla fue deportista desde los siete años, destacó en el tenis, golf, tenis de mesa y bolos. En el extranjero le llamaban “El pequeño guatemalteco con reflejos de felino”.

Luego destacó en el campo de la ingeniería, fundando una empresa que construye edificios capaces de resistir terremotos, de allí que más de 152 de los edificios más altos del país tengan su firma. Entre ellos la Embajada de los Estados Unidos y el Hotel Westin Camino Real.

Ahora, considera que es el tiempo de ayudar a quienes más lo necesitan, por lo que el 14 de enero fue oficializada su Fundación Ingeniero Juan José Hermosilla Montano, la cual trabajará por apoyar a niños de escasos recursos que hayan sido víctimas de quemaduras severas en su cuerpo.

Además, la Fundación atenderá a grupos de personas de escasos recursos del corredor seco del país, para ofrecer capacitaciones sobre nutrición integral, donde el individuo aprovecha el entorno para alimentarse.

Coincidentemente, la directora de la Unidad de Niños Quemados del Roosevelt, Lourdes Santizo, es amiga de infancia de Hermosilla, con quien coordinan para localizar los casos que encajan con el perfil de la Fundación.

Santizo realizará los estudios socioeconómicos de los pacientes que atienden en esta unidad, para que sean remitidos hacia el Shriners Hospitals for Children en Boston, Estados Unidos, con quien tienen alianza estratégica para atender casos de quemaduras severas que no pueden ser atendidas en el país.

Uno de cada tres niños que acuden a la Unidad de Quemaduras Pediátricas, necesitará atención especializada debido a que son casos considerados graves o críticos.

Los servicios de la Fundación

En octubre de 2015, cuando ocurrió la tragedia en El Cambray II, en Santa Catarina Pinula, pese a que la Fundación aún no había sido oficializada, se vio en la obligación de salir a la acción, aportando víveres e insumos para la subsistencia de los sobrevivientes al derrumbe que dejó casi 300 muertos y decenas de desaparecidos.

Por aparte, desarrollarán jornadas para llevar alimentos a comunidades priorizadas que padecen hambruna donde impartirán seminarios sobre la importancia de adoptar mejores hábitos de alimentación.

La Fundación se financia con fondos propios de Hermosilla, quien ya cuenta con el apoyo de varios empresarios amigos quienes aprovecharán la plataforma para extender su brazo social hacia los más necesitados.

Hermosilla, el deportista de toda la vida


Sus éxitos en el deporte de antaño son la clave que el ingeniero Hermosilla Montano tiene a su favor para gozar de buena salud a sus 82 años. Dice que el ejercicio, junto a una dieta balanceada, le ayudan a sentirse bien. Un fisioterapista lo atiende tres veces a la semana y lo apoya con su ejercicio diario. Hermosilla dice que al estudiar sus deportes descubrió que el entrenamiento de todo deportista debe ser sobre grama para minimizar eventuales daños a las rodillas.