Jueves 19 DE Septiembre DE 2019
Domingo

Japón, un país donde lo ancestral, la tradición, la calidez y humildad se funden

El Gobierno de Japón invitó en diciembre a un grupo de periodistas de Centroamérica para que conocieran a su gente, su respeto por las costumbres ancestrales y su tecnología, entre otros. Las experiencias vividas en el país nipón son difíciles de abarcar en toda su riqueza. Muchas páginas de este diario podrían ser ocupadas para contar el conocimiento adquirido durante el viaje.

Fecha de publicación: 17-01-16
Templo Pabellón de Oro El templo Pabellón de Oro, ubicado en Kioto, la antigua ciudad de Japón, contiene reliquias de Buda. Las paredes exteriores de las dos plantas superiores de la edificación se encuentran recubiertas con pan de oro. El santuario fue considerado Patrimonio de la Humanidad en 1994 por la UNESCO.
Por: Julia Corado elPeriódico

Tenaces, luchadores incansables por descubrir avances tecnológicos para el bien de la humanidad y sacando la bandera por un planeta menos contaminado; apegados a las costumbres ancestrales pero sobre todo con una actitud humilde, esa es la frase que encierra la descripción de los habitantes de Japón.

La gente amable y cálida, en todo momento respetuosa y tolerante, hace que los visitantes se sientan como en su propia casa. Durante los días de permanencia en ese país, el fantasma de la inseguridad desaparece de forma repentina. Caminar por las calles de Tokio se convierte en una aventura fascinante que hace que el tiempo sea imperceptible.

Los siete días de permanencia en el lugar fueron cortos. El tiempo transcurrió entre visitas a empresas tecnológicas, de reciclaje y lugares turísticos y entrevistas a funcionarios y empresarios.

El extenso recorrido durante la estadía en el país asiático, incluyó la visita a los jardines del palacio imperial Kokyo, la residencia del emperador Akihito y su familia. Los jardines interiores y los edificios imperiales permanecen cerrados al público, excepto los días 23 de diciembre cuando cumple años el Emperador y el 2 de enero, durante la celebración del Año Nuevo. El palacio está rodeado por murallas erigidas con piedras y fosos. El puente Nijubashi da acceso al aposento. La única área que permanece abierta al público es el sector de jardines del este, que con anterioridad eran las defensas interiores del castillo. El emperador es el símbolo del Estado y de la unidad del pueblo, aunque no tiene poder político.

j02

Miyajima

La isla Miyajima, ubicada en Hiroshima, es considerada uno de los tres paisajes más hermosos de Japón. Fue construida para venerar la deidad del mar. Aproximadamente a 200 metros del santuario principal y construida en el mar, se encuentra la puerta roja O-Torii (Gran Puerta), el símbolo más famoso de Miyajima. El Santuario fue designado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1996.

La isla fue considerada sagrada por varios siglos, por lo que no permitían que los ancianos murieran en el lugar o que las mujeres dieran a luz, o la presencia de perros, ya que ahuyentaban a los ciervos, considerados sagrados.

j03

Entre las especialidades culinarias del lugar se ofrecen ostras, un platillo suculento que deja a quien lo pruebe con el deseo de saborear más. En el caso del grupo visitante, eso no fue posible. La fila para comprarlas era numerosa y el barco que nos llevaría de regreso a la ciudad de Hiroshima aguardaba por nosotros.

 

j04

Kiyomizu-dera
En Kyoto, antigua ciudad de Japón, se encuentra Kiyomizu-dera, el Templo de Agua Pura. Es uno de los más concurridos y es considerado como una de las siete nuevas maravillas del mundo. Los visitantes beben agua del manantial Otowa-no-taki y sus tres fuentes, a las cuales les atribuyen propiedades curativas. Se supone que beber de esa agua significa salud, longevidad y éxito en los estudios.

 

j05

Senso-ji
El Santuario budista Senso-ji, situado en Asakusa, Tokio, fundado en el siglo VII, está dedicado a la diosa de la Piedad, cuya estatua de oro fue acabada en el 628. La leyenda sobre el templo más antiguo de Tokio señala que ese año, dos hermanos que eran pescadores encontraron en el río la estatua de Kannon, la diosa de la Piedad. Ellos tiraron la figura varias veces, pero se les volvía a aparecer, por lo que construyeron un templo en su honor. Las religiones principales que se practican en Japón son el budismo y el sintoísmo, que se remonta a la Edad Antigua.

Sintoísmo significa el camino de los dioses. La religión permite a la sociedad japonesa un sentido de unión en cuanto a valores y actitudes.

 

j06

Destilería de sake japonés
Gekkeikan, es una de las fábricas más importante de sake en Japón. Fue fundada en 1637. Durante siglos se han refinado las técnicas para producir el sake que no solo se vende en Japón, sino que también en Europa. La ancestral forma de elaborar el licor japonés, cuya base es el arroz, no ha variado a pesar de la revolución tecnológica de su planta de producción. Se cree que el licor se originó en el siglo VII. En la religión sintoísta le denominan la bebida de los dioses.

 

j07

La ancestral ceremonia del té
El ritual para elaborar té verde en Japón es algo solemne. En un recinto pequeño y tranquilo ante la presencia de un reducido grupo de personas. Mujeres preparadas especialmente, se dedican al arte práctica de la ceremonia milenaria. Los utensilios que utiliza para elaborar la bebida son hechas a mano.

j08

El señor Ken HASHIBA, director de la División de la Oficina de Asuntos para América Latina y el Caribe, brinda con la bebida originaria del país, Sake, durante un almuerzo ofrecido a la comitiva centroamericana. En 2015, Japón y Centroamérica celebraron el 80 aniversario de relaciones diplomáticas.

 

j09

Entre la lucha por la conservación y la modernidad

Nobuko Hongo, se dedica a confeccionar tejidos para elaborar kimonos. Su lucha por mantener viva la tradición es constante. Cada vez menos gente joven se interesa por lucir el tradicional traje, por lo que pocas personas ejercen el oficio de tejer la tela.

A Nobuko eso no la desanima. En una pequeña habitación que a la vez le sirve como su taller artesanal, fabrica las telas. Con ayuda de un amigo, ella consiguió que los tejidos se utilicen en desfiles de modas cuyas modelos utilizan accesorios y prendas con el material que ella confecciona.

La artesana cuenta que fue a la universidad a estudiar una carrera a Kioto. Cuando conoció el arte de elaborar los tejidos se apasionó y quiso saber más sobre el oficio. Le preocupa ser una de las pocas personas que se entrenan en ese arte. Su maestro, al igual que otros conocedores, son de edad avanzada, por lo que ella dice que siente el compromiso de aprender y replicar a otros su experiencia.