Martes 18 DE Septiembre DE 2018
Domingo

La estrella de Cindy

En Morales, Izabal vive Cindy, una de los ocho hijos de Paula. El año pasado le diagnosticaron Leucemia Mieloide, aunque ahora ya no está en tratamiento, sus condiciones de vida son precarias, por lo que necesita un apoyo para seguir sonriéndole al mundo.

Fecha de publicación: 02-12-15
Foto: Walter Peña Por: Pavel Gerardo Vega pvega@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

Es jueves, son las 9 de la noche en Morales, después de siete horas de viajar en bus desde la ciudad de Guatemala y luego de pasar la mañana en los chequeos del hospital, es hora de detenerse en la entrada El Cacao. Cindy y su madre, Paula, deben descender del autobús, aunque aún no llegan a casa. Faltan cuarenta minutos más que tendrán que recorrer a pie, su única iluminación es la luna de Izabal, la única protección de la pequeña de 11 años es su madre, su estrella.

El camino a su hogar no es sencillo, los cráteres en esa carretera de tierra se maximizan cuando llueve, la lluvia ha sido constante durante doce días consecutivos. El paraguas no basta para evitar mojarse, los charcos y el barro hacen un trayecto insoportable para una niña con escasas defensas tras un proceso de seis meses para curar el cáncer.

Llegar a su vivienda en la aldea Los Andes tampoco es un consuelo. El ingreso es un portón improvisado con cables enredados en maderos, una entrada que lleva al patio de barro donde juegan varios nietos de doña Paula con Cindy. El pequeño lote en donde habitan guarda una casita de blocks con techo de lámina y varios árboles frutales.

Según la doctora Marisol Bustamante, la Leucemia Mieloide es un cáncer de la sangre que tiende a afectar los tiempos de coagulación, es decir, tiene más riesgo de sangrar interna o externamente. Aunque Cindy ya salió del tratamiento más duro, ahora está recibiendo medicamento tomado, que es una quimioterapia más suave. Por sus bajas defensas causadas por el tratamiento, existe un 40 por ciento de riesgo de recaída.

“Por la quimioterapia tiene que tener todo limpio, una casa con piso de tierra no es la más adecuada, ella puede estar muy bien, pero se puede complicar si se infecta y por las defensas bajas algunos pacientes han muerto de diarrea, por ejemplo”, advierte la experta de la Unidad Nacional de Oncología Pediátrica.

La enfermedad de Cindy surgió el 25 de octubre del año pasado, cuando le informó a su madre sobre un dolor en el pecho, ella se desvaneció al regresar de un almuerzo familiar e inmediatamente fue trasladada al hospital de Puerto Barrios, en donde le negaron internarla, simplemente le dieron medicina. “Me fui a pedir posada a un restaurante, me dejaron quedarme en el corredor, ahí amanecí con Cindy, dándole la medicina que me dieron, pero no le cayó bien. Me fui a mi casa y como a las 9 de la noche del día siguiente se me quedó muerta”, relata doña Paula.

Regresó al hospital para pedir que la atendieran, pero se lo negaron nuevamente, hasta que ella insistió y se quedó siete días, aunque no veía que mejorara. Luego de una semana, se trasladó a la ciudad de Guatemala en donde encontró auxilio en la UNOP.

Poco tiempo después, el hijo de Paula, Eswin de 24 años, sufrió un derrame cerebral que lo dejó ciego. Entonces, la estrella de Cindy tenía que viajar al hospital San Juan de Dios para que Eswin fuera examinado y tratado, además, viajar a UNOP donde se encontraba la pequeña.

Durante sus meses en la capital, doña Paula ya no recibía llamadas de su esposo, el padre de sus ocho hijos. Cuando regresaron en abril pasado, él le dijo que ya no la quería más. Durmieron en habitaciones separadas hasta julio, cuando él decidió retirarse de la casa. Pero, no se fue solo. Mientras no estaba Paula, el padre de Cindy abusó sexualmente a su nuera, la esposa de Eswin, la secuestró, y desde hace un mes y medio que ella regresó con su marido, los ha perseguido y amenazado de muerte.

Ahora doña Paula debe cuidar a Cindy, a los tres hijos de Eswin, a Eswin, a dos nietas que le dejaron encargadas sus dos hijas que viven en otros departamentos, a sus dos hijos adolescentes que trabajan a veces y no estudian, y a un tío que se trató de suicidar.

Con un ingreso de Q1 mil aproximadamente al mes por lavar ropa ajena y hacer tortillas, a doña Paula no le alcanza para el transporte quincenal a la capital por el chequeo de Cindy que le cuesta alrededor de Q500, tampoco tienen cómo pagar la electricidad que debe desde hace muchos meses, ni para reacondicionar su vivienda con el fin de que su pequeña esté en un lugar acorde a sus necesidades.

Cindy Necesita 

>Reacondicionar su hogar con el objetivo de tener un lugar seguro donde vivir y jugar.
>Ayuda económica urgente para medicinas, transporte, comida y gastos de la casa.
>Una muñeca, animales de peluche y juguetes, para ella y los niños de la casa, con los quepuedan divertirse, es su deseo para Navidad.
>Víveres

 

Sin-título-7

Etiquetas: