Miércoles 21 DE Noviembre DE 2018
Domingo

El artista de Pediatría

Danni tiene 10 años y desea ser doctor. Pero una tuberculosis pulmonar en la columna vertebral hacen que esta se le deforme.

Fecha de publicación: 02-12-15
Foto: Walter Peña Por: Isela Espinoza iespinoza@elperiodico.com.gt
Más noticias que te pueden interesar

En los corredores del hospital Infantil de Infectología y Rehabilitación, Danni juega con un globo azul, aunque lo hace con cautela. Desde hace un mes una habitación de este hospital se ha convertido en su hogar y en el escenario de su creatividad.

Provenientes de Santo Domingo, Suchitepéquez, Delfina Pan y su hijo vinieron a la capital en busca de un diagnóstico.

Hace 5 años, mientras Danni jugaba, su mamá veía cómo su hijo se cansaba muy rápido o se le adormecían las piernas. Luego empezó a notar hinchazón en su mano derecha y el tobillo izquierdo hasta que le afectó su movilidad.

Angustiada buscó ayuda en el hospital nacional de Retalhuleu donde quedó hospitalizado durante tres meses por una supuesta infección de huesos, además de ser operado. Tras darlo de alta, nuevamente su movilización volvía a estar afectada. En medio de su desesperación acude a Fundabiem.

Con Danni en los brazos, y cuando recién marcaba las primeras horas del día, Delfina salía de su casa para recorrer 40 minutos a pie y tomar un bus que la llevara a esa institución. Ahí, el pequeño recibía fisioterapia y ocupación en las manos y piernas. Aunque se notaba su mejoría, había algo que aún no estaba bien.

“Los terapistas me decían que la tos que Danni tenía y las flemas que expulsaba no eran normal. Que mejor lo llevara al hospital”, recuerda su madre quien decidió en octubre volver a internarlo pero ahora en el Hospital nacional de Mazatenango, en donde estuvo en el intensivo. En ese momento los médicos dijeron que tenía neumonía. Además observaron unas lesiones en la columna vertebral, por lo que le diagnostican osteomielitis, una infección en los huesos. Sin embargo, decidieron referirlo al Hospital de Infectología de la zona 11.

Una ambulancia los trasladó. Al llegar se le observaban lesiones en las manos y en los pies y deformidad en su columna. Le diagnosticaron tuberculosis diseminada en el pulmón izquierdo y en la columna vertebral, una enfermedad conocida como el Mal de Pott.

“La tuberculosis es una enfermedad latente en Guatemala y se desarrolla despacio”, señala la doctora Melina Muralles, quien tiene a cargo el caso de Danni.

Tras los tratamientos, su salud ha mejorado, incluso ha ganado peso. Pero para mejorar su calidad de vida necesita una operación en la columna vertebral. Si esta operación no se lleva a cabo puede perder la habilidad de caminar y se disminuiría su capacidad pulmonar.

Muralles afirma que un médico del Hospital Roosevelt se ofreció a operarlo. Sin embargo, ambos hospitales no cuentan con el material quirúrgico necesario, cuyo costo es de Q18 mil a Q20 mil.

Delfina ha estado junto a su hijo desde que inició cada uno de sus padecimientos. Actualmente, no tiene trabajo. En Suchitepéquez ejercía como trabajadora doméstica. Además, tiene otros dos hijos de 9 y 5 años, quienes se quedaron a cargo de su abuela que vive en una finca posando.

“Necesita una recuperación adecuada y ciertas condiciones en casa. El perfil social del niño también le afecta para su enfermedad”, comenta la doctora.

“Sólo Dios sabe cuánto he llorado y pedido para encontrar a alguien que me ayude. Deseo tener algo mejor para que él no tenga una recaída”, cuenta Delfina.

Mientras Danni se recupera y alimenta su esperanza de ser operado, en un cuaderno realiza sus mejores dibujos. Algunos son personajes de caricaturas mientras otros surgen de su imaginación. El pequeño sueña con volver a jugar canicas junto a sus hermanos y asistir a la escuela. También le gustaría poder jugar con una bicicleta cuando esté bien. Este año, cursaba el cuarto grado pero tuvo que abandonarlo debido a su enfermedad.

Danni necesita:

-Una operación en la columna vertebral que se le está deformando debido al Mal de Pott. Su costo es de Q18 a Q20 mil.

-Un trabajo para Delfina Pan Sanán, su madre.

-Una bicleta.

>Ropa para los niños (tallas: 12, 10 y 8) y zapatos (tallas: 34, 33 y 28).
>Víveres

Sin-título-3

Etiquetas: