Miércoles 19 DE Septiembre DE 2018
Domingo

Mr. Magoo versus Estadista

Fecha de publicación: 04-10-15
Más noticias que te pueden interesar

César A. García E.

Recuerdo perfectamente las elecciones de 1985, cuando participó –sin éxito– el hoy presidente. Casi logro visualizar su comercial, en el que declaraba “haberse bajado del Cadillac, para caminar a pie”… y yo me preguntaba –a mis entonces 24 años– ¿De qué otra forma se puede caminar sino a pie? Se hacía acompañar del ya fallecido, Mauricio Quixtán y estaba, de esa forma la mancuerna presidencial, un tanto adelantada a su época. Quixtán, con su infaltable atuendo que parecía más disfraz que traje típico… por lo pintoresco y poco natural, fue un personaje beligerante y teatrero, con tintes populistas obvios que –creo– lejos de abonar en la figura de Maldonado, la abarató. Por su parte, el actual presidente, siempre pausado, educado y con un acervo cultural, ya para entonces, contrastante, con la mayoría de los políticos que pululan, con credenciales de vida, bastante magras, desde el nacimiento de nuestra desastrosa democracia. En todo caso, 30 años después de aquella intentona, y de haber participado en la cosa pública, en variopintos puestos… Dios le da la ocasión de servir a la patria, como el empleado más importante de la República, lo cual parece que aún no lo realiza… sin contar con mucho tiempo para lograrlo y hacer lo prioritario, en el ánimo de pasar a la historia como un estadista valiente y cerrar su carrera de vida, de forma digna y hasta plausible.

Su nombramiento –que implica la espera de tres décadas para definir que lo que predica lo puede hacer– le llega en los “años dorados”, cuando jamás lo hubiese esperado y le plantea un enorme reto que –me parece– se está demorando demasiado en aprovechar… carece del hoy insoslayable, sentido de prioridad. Tenía el presidente –antes de su lamentable caída y lesión en la rodilla– “la urgencia” de que el Congreso le nombrara su segundo a bordo, pero sus argumentos, no me convencieron. Insistía –mediáticamente– le nombraran vicepresidente, “para poder asistir a la cumbre de la ONU”, lo cual declaró a los medios de comunicación; yo me pregunté ¿Es prioritario que un presidente nombrado para pocos meses, con un país saqueado y con finanzas públicas desastrosas viaje a la ONU, para contar lo que ya publicaron todos los medios mundiales? Creo que no, pero tampoco pudo ir, enviando –porque no tuvo otra– al vicepresidente, quien fue justamente a eso… a repetir “la gran gesta cívica de los guatemaltecos que logró derrocar la corrupción”. Esta letanía que se repetirá en los libros de historia, omite –deliberadamente y como gran parte de nuestra leyenda– hechos cruciales y reales, sin los cuales, los guatemaltecos, jamás habrían salido de su zona de confort… hechos tan visibles, como ignorados que hacen el relato sea trágicamente inexacto. En resumen, de no ser por la CICIG y el embajador de EE. UU., la funesta pareja “Perezdetti”, seguiría viviendo en una monarquía fabricada por ellos y aceptada por todos… salvo por elPeriódico y uno que otro periodista honrado… especie en –trágica– extinción. Luego del escándalo… “todos son honrados, dignos y valientes” y se aprestan a hacer leña del árbol caído, pero –previo al escándalo– eran, por acción u omisión, comparsas del saqueo, junto a diputíteres y “partidos de oposición”. Por cierto la corrupción está muy lejana a erradicarse, solo hay que voltear a ver, a los desastrosos “representantes del pueblo” en el Congreso; ojo, contar una historia incompleta, como la del “heroísmo chapín” ya es falta de integridad y por ende implica corrupción.

Finalmente el presidente, ha integrado su equipo, con algunas luces y muchas sombras… un poco más de lo mismo… amiguetes, recomendados y advenedizos; últimamente políticos reciclados y quemados que jamás han administrado y carecen de credenciales de vida, pero ahora “se encargarán” de las carteras en mayor desgracia, como la de Salud… pero también se vislumbra gente honrada, de noble corazón y carácter, como el profesor Rubén Alfonso Ramírez, quien ha mostrado firmeza y elocuencia –al menos– en sus declaraciones. La crítica generalizada, por la edad de varios miembros del gabinete, me parece es inválida, porque –si los “ungidos” muestran verticalidad y contundencia– la edad, puede ser una fortaleza, tienen poco que perder… y mucho por ganar. Peinar canas debe significar: sabiduría, honradez, principios y capacidad de tomar las decisiones más difíciles, si no es así… se ha envejecido en vano. Excluyendo al profesor Ramírez, el resto de los nombrados, han seguido la triste retórica que implica: 1 – Relatar las desgracias de sus antecesores y de la situación de la cosa pública… que ya sabemos de sobra y 2 – Decir cómo se “deberían” hacer las cosas pero excusarse en que “no hay tiempo para hacer mejoras”. Lo que NO se nota –trágicamente y en términos generales– es el deseo vehemente de dejar legado en su trimestre de ejercicio y eso que cuentan con todo el apoyo –del pueblo y de la comunidad internacional– para hacerlo, así como nada que perder y todo que ganar. Repito, dado el perfil, la edad y trayectoria del presidente, vicepresidente y algunos miembros de su equipo, indudablemente cuentan con las condiciones óptimas, para dejar, no arreglado el gobierno, pero sí bastante saneado… extirpando algunos tumores purulentos y erradicando sucias costumbres “de Estado”. He aquí algunas ideas, Presidente:

  1. PROPONER UN NUEVO PROYECTO DE PRESUPUESTO AL CONGRESO: Ya vimos que el pasado gobierno dejó todo listo… para que su sucesor, tuviera bastante para robar. Ya se demostró que la falacia de que “no hay ingresos suficientes” es una patraña en la que concursan rimbombantes técnicos de organismos multilaterales y tecnócratas reciclados y anquilosados que siguen enquistados en los gobiernos. Es un crimen y una vergüenza que cada niño guatemalteco (uno de cada dos desnutrido crónico), nazca con una deuda de mil USdólares (US$1,000), lo cual ha ido en –obsceno– aumento, pues apenas hace cinco años, la deuda per cápita era de US$700 (ya alta, pues fue dedicada al robo y disfuncionalidad). Este fenómeno de endeudamiento inmoral –no hay que olvidar– fue apoyado por la empresarialidad organizada (no por los empresarios apolíticos), mediante su cómplice silencio y participación de ministros nombrados por ellos y sus representantes directos en la Junta Monetaria, fue apoyado por el Congreso y promovido por los ladronotes que se querían hartar… y lo siguen haciendo. Es decir, el caos que viene y los desequilibrios que implicarán –eventualmente– ajustes, como alzas en las tasas de interés y reducción drástica de la actividad económica, se la debemos a una decisión colegiada y fétida de la Junta Monetaria y del Congreso… coyotes de la misma loma. Conociendo que sus antecesores y financistas, se han robado entre el 25 por ciento y el 30 por ciento del presupuesto, anímese presidente Maldonado, a presentar un nuevo proyecto que no exceda los Q52 millardos y atrévase a denunciar los rubros principales de latrocinio, plazas fantasmas y sobrecostos.
  1. ERRADICAR EL SINDICALISMO CRIMINAL Y VITALICIO: Plausible sería, el gobierno, se decidiera a sanear el sindicalismo y las falsas dirigencias sociales; si bien es cierto es un derecho la organización sindical, también es un hecho que gente oscura, aliada a los corruptos de siempre se ha convertido en “extorsionistas con licencia”. Para mencionar tres nombres de líderes sociales falsos y mañosos: Joviel Acevedo, Nery Barrios y Luis Lara. Anímese presidente a evidenciarlos y purgarlos del sistema, dele una oportunidad honrosa a líderes verdaderos, para que defiendan los derechos que quieran… sin aprovecharse de la ignorancia de las masas, sin robar, sin enriquecerse ilícitamente, sin hacer política y garantizar el rezago. Saque –a través de la vía legal pero expedita– a esta gentuza que avasalla, encarece y denigra la función pública. Bien haría el ex diputado Copy paste hoy Ministro de Salud, en reivindicar su nombre, enfrentando a Lara y sus cómplices; esa lucha que requiere virilidad y frontalidad… no demagogia y diálogo aparente.
  1. DESARROLLAR Y ENTREGAR UNA AUDITORÍA PLENA, PROFUNDA Y SIN TAPUJOS: La Contraloría General de Cuentas, debe hacer un trabajo extraordinario, si Carlos Mencos quiere “lavar cara” que lo haga bien… que deje de babosear a la opinión pública –o a usted presidente– con que es bueno y persigue a los malos y ¡Qué lo haga! Una buena idea, sería licitar una auditoria forense para la Contraloría General de Cuentas, a fin de que pusieran sus barbas en remojo y procedieran con celeridad, sin perder más tiempo, a localizar todos los “muertos en los clósets”, que deben abundar. La persecución penal de los exconcubinos y exgobernantes, no es suficiente, deben abrirse todas las cloacas y debe fumigarse a todas las cucarachas y ratas… porque “durmiendo la nigua”, “dándole largas al drama” o hablando bonito, mientras espera poder caminar “para dar un paseo por la sexta con su gabinete”, como Usted ha manifestado –presidente– es su ilusión, no será recordado por la historia, más que como el elocuente adulto mayor… y no creo que para eso haya esperado 30 años. Deje de pensar en proponer leyes, proponga y ejecute acciones concretas y radicales… por eso preside Usted el “ejecutivo” y para ello ha cultivado un buen nombre, hasta hoy… muy respetado.
  1. DESLIGAR A GUATEMALA DEL PARLACEN: Cada parásito (porque no produce sino solo se nutre a expensas de los contribuyentes) que “nos representa” en el Parlacen, se embucha US$4 mil 500 mensuales, más otras prebendas, dignas –solamente– de sinvergüenzas. Pero lo más codiciado de este hediondo ente, es la impunidad conseguida, a través de la “inmunidad”. Una colección de inútiles y corruptos que no resuelven nada, no suman nada, no generan ni aportan nada… eso es el Parlecen. En este caso, es necesario se haga una relación costo-beneficio (hacer esto le llevará media hora), Usted se dará cuenta presidente que tuvieron harta razón los ticos de no querer participar en ese foro de vergüenza e impudor. Tome la decisión valiente para iniciar el retiro de nuestra cuasi quebrada Guatemala, de ese lugar… atrévase a darle a esos recursos –dentro del marco de la ley– un uso prioritario y hágalo porque es su obligación y porque es urgente… ¡No está la virgen para fustán con picos…!

Guatemala no tiene tiempo que perder, la falacia de que “en tres o cuatro meses no se puede hacer nada” es incomprable; todos los días, al llegar a los cinco años, la mitad de nuestros niños pierden su cerebro… para siempre, todos los días mueren ancianos en los hospitales y de hecho la mitad de nuestros adultos mayores viven en las calles. El país requiere la acción de un estadista serio y valiente… no la visión de Mr. Magoo ¡Piénselo!

Etiquetas: